Bunbury Experimental de Juanjo Ordás (Buenas Vibraciones)

Si algo caracteriza a la carrera en solitario de Enrique Bunbury tras el final de su exitosa andadura al frente de Héroes del Silencio, es el inconformismo. Pocos artistas de nuestra escena pueden presumir de esa capacidad de reinvención y la constante búsqueda de nuevos caminos sin perder en ningún momento su identidad.

De esa aplaudida inquietud y ese afán por experimentar y descubrir, trata este Bunbury Experimental, nuevo libro del crítico musical Juanjo Ordás que aparte de ser colaborador de esta casa, podéis leer en la revista EfeEme.com o habéis podido hacerlo en Popular 1 y Rolling Stone. Edita Efe Eme en la colección Buenas Vibraciones.

El texto arranca en ese punto y final de Héroes del Silencio, momento en el que el vocalista se anima a volar por su cuenta, se corta el pelo (“para que ningún pelo de mi cabeza pudiera decir que había pertenecido a mi anterior etapa”) y decide orientar el discurso de sus nuevas canciones hacia los sonidos en boga en aquella mitad de los 90. Ese 1997 (que recordamos recientemente en el podcast Conexiones) no solo fue el año de la consolidación del big beat con la publicación de aquél Fat Of The Land de Prodigy o Dig Your Own Hole de The Chemical Brothers. También debutaban Daft Punk, U2 abrazaban la pista de baile con Pop, Radiohead introducían electrónica en Ok Computer, Björk nos cautivaba con Homogenic o llegaba el rompedor Radical Sonora. Todo un título premonitorio para un trabajo incomprendido en su momento por lo radicalmente opuesto en su fondo y forma a lo que Bunbury llevaba desarrollando junto a Héroes desde mediados de la pasada década. Muchos de sus fans de toda la vida le dieron la espalda (pronto volvieron) y aún así, fue su mayor éxito de ventas.

¿Un Bunbury entre lo industrial lo electrónico y las influencias árabes? Pues sí, a pesar de ello la estructura de todas sus canciones y su deje vocal continuaban siendo totalmente reconocibles. El texto, que dedica varios capítulos a este rompedor debut, está plagado de anécdotas durante su grabación y testimonios del propio Enrique aparte de algunos de los protagonistas en su concepción.

Bunbury Experimental transita por toda la discografía del artista maño, del genial Pequeño (1999) a Palosanto (2013) pasando de puntillas por los álbumes más convencionales y haciendo alto en esas inmersiones en territorios más arriesgados, como lo fue Bushido, ese efímero proyecto que unió a Bunbury con Shuarma (Elefantes), Carlos Ann y Morti (El Fantástico Hombre Bala), donde juntos desarrollarían su creatividad con total libertad adentrándose de nuevo en los caminos más arriesgados.

Un libro para indagar aún más en dos décadas de búsqueda, de construir un repertorio que lejos de acomodarse o buscar el éxito de manera fácil, ha ido creciendo paso a paso, hasta terminar por convertir a Enrique Bunbury en la icónica figura mundial del rock en español que hoy en día es. Un autor que ha trascendido a su propia leyenda y que por suerte para todos, aún tiene mucho que ofrecernos.

Un comentario sobre “Bunbury Experimental de Juanjo Ordás (Buenas Vibraciones)

  • el 16 Octubre, 2017 a las 5:00 pm
    Permalink

    El libro no está mal, pero se centra demasiado en radical sonora, que para mi salvo Alicia es el peor disco de Bunbury

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.