Alavedra: La culpa fue del MDMA de El Carmel

El agua de Madrid es especial, diferente al resto de la península. Esto es algo irrefutable. Diferentes medios e informes lo confirman. Desde Telemadrid, que nos exponía una investigación demostrándonos como “el agua de la capital es la mejor por su sabor y sus propiedades”, hasta el grupo Camellos que nos mostraba en una de sus canciones las particularidades curativas de la misma, “crece el pelo y vuelves a sonreír. El mejor agua del mundo”. Aun así, y aunque como fiel madrileño me cueste reconocerlo, creo que hay un agua incluso superior a la del centro del país, donde sus propiedades son más mágicas si cabe. Es la del barrio barcelonés del Carmel.

¿Puede ser que la calidad sonora de este barrio venga gracias al MDMA (Mullar el Dit en la seva Meravellosa Aigua/ Mojar el Dedo en su Maravillosa Agua)? Puede ser. No tengo datos, pero tampoco dudas.  Si no, ¿cómo es posible que diferentes grupos como Pantocrátor, Diamante Negro o Alavedra sean capaces de mostrarnos una identidad sonora particular a partir de un retrato irónico de nuestro día a día?  La inmensa mayoría de medios apuntan a una pequeña discográfica llamada The Yellow Gate Records. Ambas opciones son válidas, y por qué no decirlo, complementarias.

Este conjunto barcelonés conformado por Dani (Daniel Belenguer), Xiri (Oriol Romani), Ret (Albert Rams) y Genis Pena, es uno de los grupos más interesantes del underground de la Ciudad Condal.  Alavedra se conformó en 2018 gracias a “un polvo precioso de Bad Gyal con Ignatius Farray en los baños del Pachá”, como dice su carta de presentación. A partir de ese enigmático suceso, sus canciones se han creado como una mezcla de sonidos que van desde punk, al pop, pasando por el garaje, todo ello mezclado con letras mordaces e irónicas y un directo energético y cuidado.

Debutaron en el 2018 con el disco A la Merda, en el que podemos encontrar una canción titulada “Jordi Pujol”. En ella versionan la aclamada canción “Johnny B. Goode” de Chuck Berry, y nos muestran todo su potencial. Un año después nos presentaron su siguiente disco, Tu Rostro Mañana, dentro del cual destaca una canción titulada “Cisgluten”, que nos enseña como el trigo es el nuevo eje del mal.

A principios del 2020 han publicado su nuevo EP, Mendizábal, un disco más sarcástico si cabe, más crítico con la sociedad que estamos viviendo, y con un sonido más suave en lo que ellos denominan como Tropipop. Y no es que sea pop tropical, sino como ellos mismos dicen, si añades tropical a algo sales ganando. Luego escuchas la canción y aunque sea una mierda pues ese play que nos llevamos…. La verdad es que las canciones que podemos encontrar en este nuevo EP tienen una calidad bastante buena, unos ritmos pegadizos y unas letras muy sarcásticas. Encontramos cuatro canciones como “La de Instagram”, en la que hablan sobre la dificultad de asentarse en la industria musical; el tema “Lo que siento por ti”, en la que mediante una melodía muy pop nos hablan sobre las situaciones de nostalgia amorosa un domingo de resaca; “Teleoperador”, donde ponen de manifiesto el drama de que te despierte de la siesta una llamada que no te interesa vendiéndote algo que no necesitas; y, por último “Ada Colau”, un manifiesto irónico en la que muestran las típicas frases rancias de un cuñado de bar.

 

Alavedra es más que un grupo de música, es una forma de afrontar la cotidianidad a base de humor y descaro. No sabría deciros si la culpa de todo la tiene el agua de El Carmel, pero lo cierto es que se está generando un universo sonoro local bastante interesante.

 

 

Alavedra en redes sociales:

Instagram
Facebook

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.