alt-J – The Dream (BMG) 

Si bien ya apuntaban maneras con un debut deslumbrante y tan llamativo como fue An Awesome Wave(Canvasback, 12) –Mercury Prize incluido–, queda la sensación de que alt-J han crecido (incluso madurado) a pasos agigantados, confirmando así ese potencial que señalaba a un tipo de banda especial y ampliamente imaginativa. Solo una década de vida ha sido suficiente para certificar esas valiosas especificidades, en una trayectoria que incluye aquella fantástica continuación de título ‘This Is All Yours’ (Atlantic, 14) y ‘Relaxer’ (Atlantic, 17), currículum que ahora se completa con el cuarto larga duración de los de Leeds.   

The Dream’ (BMG, 22) sugiere, de manera categórica, que el trío formado por Joe Newman, Thom Sonny Green y Gus Unger-Hamilton es una de las formaciones destacadas de su generación, capaces de lucir en esplendor como paradigma de modernidad y buen gusto pero con su pose arty más matizada que nunca. La referencia de notable alto presenta a un grupo confiado, que juega sus bazas sabiéndose ganador de antemano y aprovechando esa sólida base que proporciona la aceptación previa. Los británicos se despachan a gusto y dan rienda suelta a toda su inspiración a lo largo de doce temas entre los que muestran diferentes bandazos creativos.  

Todo partiendo de ese indie-pop contemporáneo y de ribetes electrónicos, que resulta tan insinuante como capaz de trascender. Un álbum que los autores reparten a su antojo, comenzando con la solemnidad de “Bane” antes de dar paso a dos singles tan claros y convincentes como son “U&ME” y el animadísimo “Hard Drive Gold” con su ramalazo glam. Al mismo nivel destacarían la emocionante “Happier When You’re Gone” y el interludio introspectivo y folk de “Get Better”, que separa las dos partes del elepé y tiene continuidad en la delicadeza a lo Sufjan Stevens de “Chicago”. Ya en el último tramo se focalizan otros aciertos como las elegantes “Philadelfia” y “Losing My Mind”, “Walk A Mile” o la final “Powders”.  

Con imponente portada a cargo del reconocido artista Joel Wyllie, ‘The Dream’ (BMG, 22) es un disco diverso y de nuevo inspiradísimo durante buena parte de sus piezas, en donde la banda apura sus capacidades evocadoras. Un puzzle con la inconfundible rubrica de alt-J, que supura ese tipo de textura que sigue resultando adictiva y poco menos que hipnótica. La banda orienta su mirada al frente, con la intención de seguir avanzando en pos de nuevas metas que, esperemos, en el futuro queden concretadas en discos tan ambiciosos y bien perfilados como resulta ser la presente obra. 

Escucha alt-J – The Dream

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien