Amyl And The Sniffers – Big Attraction And Giddy Up (Damaged Goods Records)

Hubo un tiempo en el cual ser de las antípodas, era garantía de calidad en cuanto a sonidos “garajeros”. De unos años a esta parte, el reino perdido parece que tiene su revalida en toda una legión de artistas dispuestos a conquistar el viejo mundo. El caso de Amyl and the Sniffers es un buen ejemplo de lo comentado. Este cuarteto de una pequeña localidad llamada St Kilda, en las cercanías de Melbourne no tiene mucha historia, las cosas como son; no llevan tocando juntos ni cuatro años, pero han sido suficientes para editar dos EPs, que ahora se ven reeditados en forma de L.P por la discográfica Damaged Goods.

Para qué nos vamos a engañar, Big Atrraction and Giddy Up no será recordado por reformular los apostolados del punk, ni siquiera por insuflar nuevas ideas al Rock & Roll, la amiga Amyl y sus tres compinches saben que ya todo está inventado y se dedican a hacer canciones, y qué canciones amigos. La cara A comienza fuerte con “I´m Not a Loser”, llevándonos de cabeza a la Australia más sucia de los setenta, coros glam incluidos. Al sugerente título de “Blowjobs” es inevitable encontrarle un parecido más que sospechoso con el comienzo de “Cretin Hop” de los Ramones, menos mal que la base rítmica, con una enfatización del bajo poco común en estos géneros musicales “cazurros”, logra que la canción pase por nueva.

También tienen trallazos de menos de un minuto, que nos hacen recordar el “early hardcore” californiano de los ochentas, encarnados en los temas: “Mole” o “Stole my Push Bike”, o canciones como: “Balaclava Lover Boogie”, con el “australiano” muy subido, como si los viejos Cosmic Psychos se hubieran metido en los cuerpos de estos jovenzuelos.

Innegable también es su capacidad para hacer hits inmediatos que te atrapan sin remedio, si no, escucha: “Westgate” o “70´s Street Munchies”, con clara vocación de singles.

No faltan los que se han apresurado a comparar a Amyl con la Deborah Harry de los mejores tiempos de Blondie, no es de extrañar, el look y el físico no pueden ser más parecidos, pero me da a mí que a Amyl le gusta mucho más la birra que a Debbie.

No salvarán el Rock & Roll, pero nos harán pasar un buen rato y nos propinarán unas cuantas bofetadas sonoras.

Escucha Amyl and the Sniffers – Big Attraction And Giddy Up

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.