Attic Lights – Love in the time of shark attacks (Elefant)

Ha habido que esperar varios años, más de lo habitual en estos tiempos que corren, pero por fin tenemos nuevo álbum de Attic Lights. Además ofreciendo lo que se espera de ellos: cortita y al pie, sin complicarse la vida. Diez canciones de pop atemporal, ese pop que bebe de las fuentes clásicas (Beatles, Big Star, Byrds, Kinks…) y se cuya buena nueva se ha propagado a través de las décadas con gente como Teenage Fanclub, Fountains of Wayne o Posies, por mencionar solo algunas bandas en esta línea.

«Never by myself» es una buena muestra de ello. Una canción sencilla en su proposición pero perfecta en su acabado, como lo son las grandes canciones de pop de toda la vida. El resto no se quedan atrás: «Ruby’s song», «People come on», «Louis» o «Kings of whatever» siguen en esa misma línea de pop pluscuamperfecto, tradicional y directo. Canciones que recuerdan a los grupos mencionados más arriba, también a los Redd Kross más pop, a R.E.M. y a otros tantos artesanos de la melodía contagiosa y alegre. Para que no quede todo tan bucólico hay también algún medio tiempo delicioso como «Come back to me», una balada acústica llamada «Fables» que recuerda a los Big Star cuando se ponían sentimentales, y otra balada con más sabor americano llamado «Palace of losers» que, como su nombre indica, rompe un tanto con la línea despreocupada y ligera del resto del álbum. Sin embargo no se rompe la coherencia del disco, algo que sí está a punto de ocurrir con otra balada llamada «Back rub», esta al piano, que pone el broche final dejando un poco descolocado al oyente, puesto que no se parece en nada al resto de canciones y casi diría que a nada que hayan hecho Attic Lights anteriormente.

En cualquier caso, un disco que si no alcanza la excelencia al menos es muy destacable en su terreno. Un terreno que parece fácil de conquistar y que, de hecho, cualquiera está en condiciones de pisotear. Sin embargo, andar por él con garbo y elegancia, ofreciendo entretenimiento de calidad, honrando la historia del pop sin resultar repetitivos ni miméticos, eso no está al alcance de todo el mundo. Attic Lights tienen ese don, aunque lo manifiesten de tarde en tarde y el mundo no parezca enterarse. Aquí lo sabemos.

Escucha Attic Lights – Love in the time of shark attacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.