Ben Lee – El Sol (Madrid)

Parece que por fin el joven australiano empieza a tener un poco más de repercusión en nuestro país. A pesar de su juventud (26 años) y de ser ésta su primera visita ‘oficial’ a España (el pasado mes de Junio, gracias al programa Siglo 21 de Radio 3, ofreció un concierto exclusivo en el Circulo de Bellas Artes), Ben Lee ya es un veterano con cinco discos a sus espaldas, diversos eps y diferentes proyectos paralelos, sin olvidarnos del comienzo de su andadura con el grupo Noise Addict, que formó cuando sólo era un quinceañero y con el que obtuvo elogios de grupos como Sonic Youth o Nirvana.

Con un poco de retraso, el bueno de Ben apareció con una enorme sonrisa, su guitarra y cantando sobre la añoranza de dejar la ciudad natal de “Ship my body home”, para después rendir homenaje a su admirado Jonathan Richman con la versión de “Back in your life”. Unas primeras canciones a modo de presentación de sus discos anteriores y de sus ídolos de juventud, como “I wish I was him”, una irónica oda a Evan Dando (para el que, por cierto, ha compuesto varios temas de su último disco) que fue el primer éxito de su primera banda, Noise Addict. Entre risas y bromas y el buen humor que le caracteriza, Ben se metió al público en el bolsillo él solito (bueno, salvo excepciones, ya saben, esos que no tienen otra cosa que hacer más que ir a molestar a los conciertos), aunque la ausencia de instrumentación se notaba pero no importaba.

Ya acompañado por el resto de la banda el entusiasmo crecía entre el respetable al son de las canciones de su último disco, Awake is the new sleep (05), y de otros temas redondos como “Cigarettes will kill you” o “Bruised”, que compuso con sus amigos Ben Folds y Ben Kweller para un ep que editaron los tres bajo en nombre de The Bens, como no podía ser de otra forma. Un auténtico recital de pop contagioso y luminoso al ritmo de palmas y risas en una especie de estallido de felicidad de poco más de una hora, en el cual no faltó, por supuesto, “Catch my disease”. Sí, sí, la canción del anuncio de RENFE.

Creo que la única pega que se puede poner es que fuera tan corto, pero si de regalo nos vamos con “The debt collector” y la pegadiza “ We´re all in this together” cantando todos como en un karaoke, la sonrisa y satisfacción está garantizada.

La vitamina perfecta para un día triste. La medicina perfecta para quien diga que el pop ha muerto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.