Duo505 – Walzer Oder Nicht (Morr Music)

Duo505 es un grupo de electrónica formado hace ya unos cuantos años por el multi-instrumentista austriaco Bernhard Fleischmann, un músico versátil, de mente inquieta, presencia amable, y ninguna relación con el doctor en Alaska. Como es francamente poco lo que suele venir de un país tan austríaco como es Austria, este Walzer Oder Nicht despertaba un poco de curiosidad. Y resulta que no es una mala carta de presentación: once canciones instrumentales, amables al oído y cuidadas hasta el extremo, con influencias que van desde Explosions in the Sky hasta Eagles (¿es “3sids” un remake de “Hotel California”?).

Encontraremos por ejemplo “Whirligig beetle party”, un tema de electrónica guitarrera con una firma de sonido particular, y cuyo ritmo y estilo recuerdan muchísimo a los neoyorquinos Ratatat – con quiénes la música de Fleischmann parece tener cosas en común. Pero el eclecticismo de Walzer Oder Nicht ofrece todo un abanico de sonidos que se mueven por territorios musicales más amplios y bastante menos rockeros que en el caso de Ratatat u otras propuestas de ese género.

Sus composiciones son también claramente cinemáticas, en el sentido de que las canciones de Walzer Oder Nicht tienen una estructura más o menos constante de introducción, nudo y y desenlace, sus cambios de ritmo o de melodía suelen seguir crescendos o diminuendos progresivos y las sorpresas o golpes de efecto son más bien escasas. Música de ambiente, tal vez, pero con pelo en el pecho: las melodías pueden ser progresivas, sin duda, pero su sonido puede ser en ocasiones descaradamente agresivo – un ejemplo claro sería “No mail” – y el disco puede llegar a calificarse, por momentos, de perturbador.

En esta simpática esquizofrenia melódica Duo505 podrían acercarse al estilo de Godspeed You! Black Emperor – que parecen una influencia clara en su estilo – aunque por supuesto los austríacos carecen de esa maratoniana capacidad de desarrollar canciones hasta sus límites absolutos, y prefieren quedarse tranquilamente en temas de entre tres y cinco minutos. Además, los tintes inquietantes de Walzer Oder Nicht son eso, tintes, y el disco en general es amable y optimista; nada que ver con la grandiosa demencia sinfónica de los canadienses, aparte de algún toque ocasional.

En esta ensalada de registros de electrónica ambiente, post-rock, guitarreo soleado, y lo que uno quiera echarle, Duo505 ofrecen un disco digerible, que nos puede animar desde una excursión de surferos hasta una fiesta infantil. Y, por lo escasamente arriesgado de su propuesta, Walzer Oder Nicht en ningún momento pincha estrepitosamente; no tiene malas canciones, ni, claro, llega a ser un triunfo. Con lo cual los aficionados al género tendrán entre manos un buen disco, con pocas sorpresas, buenas intenciones, buen sonido, y buenas canciones.

Y naturalmente los que no conozcan a ninguno de los grupos mencionados como referencia (los Eagles no cuentan) pueden coger este disco y descubrir el género con él: es, desde luego, suficientemente bueno y accesible como para pinchar la curiosidad a cualquiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.