Eels – La Riviera (Madrid)

La actual popularidad de Mark Oliver Everett impulsada por su sincera autobiografía, junto a casi una década sin pisar escenarios españoles y la presentación de la infravalorada trilogía formada por Hombre Lobo (2009), End Times (2010) y Tomorrow Morning (2010), situaban la gira de Eels como uno de los acontecimientos de la temporada.

Tras la surrealista presencia de un ventrílocuo y la oficiosa interpretación de Alondra Bentley, llegó el turno del bipolar artista contrastado entre el blanco nuclear de su vestimenta y el camuflaje aportado por gafas oscuras, enmarañada barba y pañuelo anudado en la cabeza. Resulta ingenuo esperar que alguien que ha publicado tres discos con medio centenar de canciones en poco más de un año, ofrezca una actuación pulcra y ordenada, encorsetada en parámetros tradicionales y plena en hits, más si asumimos encontrarnos ante un artista esclavo de la anárquica inspiración que le ha convertido en figura de culto.

Mr. E mostró su faceta acústica y descarnada en el trío inicial formado por “Grace Kelly Blues”, “3 Speed” y “End Times” junto a las posteriores aportaciones de “In My Younger Days” o “In My Dreams”, para poseer una sala abarrotada a base de emoción, presencia, y el enérgico poder de su voz rasgada. Era el momento ideal para romper el guión, recuperar las excelencias de una banda completa y echar por tierra la pesimista creencia popular acerca de la acústica del local. El tránsito por los sudorosos caminos que van del indie-rock al blues garajero hizo precisas paradas en composiciones propias como “Prizefighter”, “Tremendous Dynamite” o “Paradaise Blues” mimetizadas con endiabladas versiones del “She Said Yeah” de The Rolling Stones y una ardiente “Summer In The City” de The Lovin´ Spoonful.

Para entonces la sudorosa audiencia ya reverenciaba al músico. Al excéntrico y al carismático, al descarado y al bailongo, al macarra y al sensible que aún debía emocionar con unas bellísimas “Spectacular Girl” y “That Look You Give That Guy”, arrasar con el extra de distorsión de “Souljacker Part 1”, aullar en “Fresh Blood”, mirar al pasado con “Mr. E´s Beautiful Blues” ensamblada con el clásico “Twist And Shout”, apropiarse del “Summertime” de George Gershwin para repartir helados entre sus fieles, y abandonar las tablas tras una “Looking Up” pretendidamente más blusera que la registrada en su última obra.

Dos únicos extras -“I´m Going to Stop Pretending That I Didn´t Break Your Heart” y “I Like the Way This Is Going”- sorpresivamente repartidos en diferentes actos, completaron noventa escasos minutos que por lo exclusivo del evento reclamaban esparcimiento con canciones coleccionadas a lo largo de quince años. Pero el protagonista de la pasada noche era Mark Oliver Everett. Y precisamente esa rotunda personalidad y turbadora sinceridad lo convierten en pieza imprescindible de la cultura contemporánea. Aunque costase asumir que no habría un tercer bis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien