Entrevistamos a The Undertones

The Undertones son una de las grandes bandas del afterpunk. Nacidos en Derry, Irlanda, a mediados de los 70, bebieron de las influencias del punk, la new wave y bandas como The Beatles Small Faces, para crear su inconfundible sello.

Estuvieron en activo hasta 1983 que se separaron, para regresar en 1999, eso sí, ya sin su cantante original Feargal Sharkey. Desde su reforma, The Undertones ha lanzado dos álbumes de material original con Paul McLoone como vocalista: Get What You Need (2003) y Dig Yourself Deep (2007). Además de su single de 2013 “A Too Late / When It Hurts I Count To Ten”.

The Undertones  acaban de publicar el grandes éxitos West Bank Songs 1978-1983, un doble LP que incluye siete de sus éxitos Top 40 (incluyendo 4 Top 20): ‘Teenage Kicks’, ‘My Perfect Cousin’, ‘Here Comes the Summer’, ‘Jimmy Jimmy’, ‘You’ve Got My Number (Why Don’t You Use It!)’, ‘Wednesday Week’, ‘It’s Going to Happen!’ además del remix de Kevin Shields de 2016 ‘Get Over You’. Aprovechando su lanzamiento, hemos hablado con dos de sus miembros originales, el guitarrista John O’Neill y su bajista Michael Bradley. 

“A John Peel le debemos todo, sin él nunca hubiéramos firmado con nuestra compañía y lanzado otro disco”

¿Cuál fue vuestra motivación para poner en marcha The Undertones en 1974?

John O’Neill: Obviamente en aquel tiempo en Derry era imposible ignorar que la vida era inestable política y socialmente, pero éramos jóvenes y sabíamos que teníamos que aferrarnos a cualquier apariencia de normalidad. Las distracciones más obvias fueron el fútbol y la música. Nuestra casa estaba muy cerca del parque local y se convirtió en el lugar de reunión que finalmente nos trajo la idea de montar una banda.

¿Qué música escuchabais por entonces, qué os gustaba?

John O’Neill: Crecimos siendo grandes admiradores de la música de los años sesenta y el glam rock se apoderaba de las listas de éxitos cuando pudimos empezar a comprar discos. Esa escena glam también coincidió con un renacimiento del rock and roll de los años 50, por lo que, durante un par de años, la música en la radio y las listas fue bastante sorprendente. Creo que eso fue lo que probablemente dio forma a nuestro amor por el single de 7 pulgadas. Nuestras primeras colecciones de canciones incluían a los Rolling Stones, T.Rex, Creedence Clearwater Revival, Them y The Kinks. En 1976 descubrimos a The Velvet Underground, The New York Dolls, MC5 y los Stooges. También el recopilatorio Nuggets de bandas de garage y lógicamente, los Ramones, se convirtieron en una gran influencia para nosotros. Nos encantaron los Sex Pistols, Wire y The Clash, pero creo que sentimos más afinidad con Buzzcocks, quizá debido a su tono pop.

¿Qué pensáis al echar la vista atrás más de 40 años para recordar vuestro álbum de debut?

John O’Neill: Tocar en una banda fue una vía de escape para abstraernos los problemas del mundo “real”, por lo que fuimos muy afortunados. El primer disco fue básicamente nuestro set en vivo en ese momento, por lo que fue razonablemente sencillo de grabar. Capturaba la ingenuidad e inocencia que teníamos en ese momento. Básicamente intentamos hacer de cada canción un sencillo potencial, una especie de homenaje a ese recopilatorio Nuggets y a los discos de principios de los sesenta.

¿Nacer en una ciudad pequeña como Derry os hizo tener que luchar más para dar a conocer vuestra música al mundo?

John O’Neill: Tuvimos mucha suerte de tener un manager como Andy Ferguson, sin él posiblemente nos hubiéramos separado después del primer o segundo LP. Esa fue una gran ayuda. Todavía se ocupa de algunas cosas. Sabíamos que era importante seguir viviendo en Derry para mantener cualquier tipo de integridad, después de todo, éramos una banda de punk. Sin embargo, en términos de promoción y posiblemente de progresión, quizá no fue un movimiento particularmente inteligente.

¿Qué importancia le dais a John Peel en vuestra carrera? (Él siempre consideró “Teenage Kicks” su canción favorita).

John O’Neill: Habíamos estado escuchando a John Peel desde 1973, más o menos. Incluso antes del punk ya era el mejor y más experimentado DJ en la radio y cuando el punk finalmente emergió en 1976, fue el único que se lo tomó en serio. Ahora es obviamente una leyenda. Por lo tanto, es difícil expresar correctamente lo abrumados que estábamos, incluso que estamos cuando dijo eso de  nuestra canción. No estoy seguro de por qué lo dijo. No es una canción particularmente genial, pero es un gran disco, captura una inocencia juvenil, incluso ingenuidad, que escuchas más en el rock and roll de principios de los 50. Tal vez por eso le gustaba tanto, le recordó por qué se enamoró del rock and roll cuando tenía nuestra edad, no lo sé… Sin él nunca hubiéramos firmado con nuestra compañía y lanzado otro disco, así que le debemos todo.

“Tocar en una banda fue una vía de escape para abstraernos los problemas del mundo ‘real'”

 ¿Por qué os separasteis en 1983?

John O’Neill: Supongo que nos estábamos quedando sin vapor. Nos estábamos haciendo mayores, creciendo separados, teniendo diferentes ambiciones. El tercer y cuarto L.P.s no se vendió particularmente bien, todavía vivíamos en Derry, lo que no ayudó, así que cuando Feargal nos dijo que se iba, fue un alivio. La diversión había desaparecido.

¿Y cuál fue la motivación para regresar en 1999?

John O’Neill: Solo pretendía ser un concierto “único” para la apertura de un nuevo desarrollo multimedia en Derry llamado Nerve Center, al final nos gustó y seguimos con ello.

Pero al final decidís seguir, con otro cantante, eso sí.

John O’Neill: Nunca íbamos a pedirle a Feargal que se involucrara y tener a Paul McLoone ocupando su lugar fue una suerte increíble. La diversión volvió, las canciones todavía suenan tan frescas y relevantes como siempre. La mayoría de nosotros tenemos trabajos diarios, por lo que generalmente solo tocamos los fines de semana, lo que disminuye la presión de tomarlo demasiado en serio y esa es la razón principal por la que todavía lo hacemos hoy. Aún disfrutamos de la compañía de los demás y creo que eso se lo transmitimos a la audiencia para la que tocamos.

Acabáis de publicar el grandes éxitos West Bank Songs 1978-1983. ¿Ha sido complicado seleccionar las canciones?

John O’Neill: La selección la ha hecho mi hermano Damian O’Neill (el otro guitarrista de la banda), supongo que es bastante obvio qué canciones elegir de todos modos. Con cada disco siempre había algunas canciones que no funcionaban tan bien como otras.

La portada de West Bank Songs 1978-1983 está inspirada en el Aftermath de The Rolling Stones. ¿Es una influencia clara para vosotros?

John O’Neill: En el sentido de lo que proponía sí. La mayoría de esos discos clásicos de mediados de los sesenta todavía tenían un enfoque básico de rock and roll, canciones pop de tres minutos, cada una diferente. Esa era nuestra intención: mantén cada canción corta pero diferente, trata de no apegarte a una fórmula.

¿Qué opinas de la nostalgia que lo invade todo estos días?

John O’Neill:  Creo que es inevitable. Recuerdo que en los años setenta nos sentíamos nostálgicos por los sesenta y después de salir del cine de haber visto American Graffiti, sentir nostalgia por los cincuenta. En la música, el cine, el arte o lo que sea, siempre necesitamos una influencia, algo que los inspire. No veo nada malo en eso. El secreto es buscar las cosas más oscuras y menos conocidas para salirse del cliché.

¿Conoces alguna banda actual que te recuerde a The Undertones?

Michael Bradley: Cada vez que una banda me recuerda a The Undertones, generalmente es por su aspecto, en lugar de por lo que suena. Y si además, hay un poco de actitud ahí, creo recordar que también tuvimos eso. Si parece que una banda se está divirtiendo, que no se preocupa por lo que les espera y parece que no gastan mucho dinero en ropa, entonces puedo vernos.

Musicalmente, sí, hay muchas bandas que suenan como The Undertones, pero luego, puedes rastrear eso más atrás que nosotros. Bandas como The New York Dolls, The Ramones e incluso los primeros Rolling Stones.

No mencionaría qué bandas me recuerdan a The Undertones porque creo que les estaría quitando algo. Según nuestra experiencia, no te sientas y copias conscientemente otra banda. Es un caso de “lo que pasa en el oído sale en la guitarra”.

¿Oís mucha música actual?

Michael Bradley:  Antes de responder, ¿puedo decir que Bandcamp es el mejor invento de los últimos años? Además de los grupos antiguos me gustan cosas como Tacocat, Gino & The Goons, Amyl & The Sniffers, Yellow Melodies, Dot Dash, Sister Ghost, Waldorf y Cannon, Foundlings. Es una larga lista. Y siempre están The Beatles, claro.

2 comentarios sobre “Entrevistamos a The Undertones

  • el 11 Marzo, 2020 a las 4:08 pm
    Permalink

    Entrañable entrevista. Gracias por esto

    Respuesta
  • el 15 Marzo, 2020 a las 10:56 am
    Permalink

    Los hermanos pequeños de Buzzcocks, una gran banda

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.