Especial: 40 años de Simple Minds en sus mejores canciones

Simple Minds celebran sus cuatro décadas de vida con la publicación estos días del directo Live in the City of Angles, un álbum que captura la esencia de los escoceses en directo, recogiendo algunos temas grabados en su última gira por Estados Unidos durante 2018.

Más de una veintena de álbumes contemplan la historia de la banda nacida en Glasgow en 1977, una formación que muchos asocian al rock de estadio por su flamante popularidad conseguida a mediados de los 80, cuando miraban de tú a tú a los U2 pre The Joshua Tree (1987), pero la discografía de Simple Minds es mucho más rica que todo eso. Si tuviera que quedarme con una de sus etapas lo haría sin duda con la primera, esos cinco primeros discos en los que se convirtieron en máximos embajadores de los mejores tics del post-punk, la new wave y el synthpop. Esa pentalogía formada por Life In A Day (1979), Reel to Real Cacophony (1979), Empires and Dance (1980), Sons and Fascination/Sister Feelings Call (1981) y New Gold Dream (81/82/83/84) (1982), aglutina sin duda los momentos más sugerentes e inspirados del lote. No queremos olvidar álbumes tan exitosos como Once Upon A Time (1985), Sparkle In The Rain (1984) o Street Fighting Years (1989), en ellos están algunas de las canciones que les hicieron internacionales y en sus giras arrasaron con todo, pero somos más de esa primera etapa.

Bien es cierto que en los 90 sufrieron un bache, los nuevos sonidos venidos de EEUU con el grunge o de Gran Bretaña con el britpop, triphop o la electrónica dejaron a un lado a esas formaciones de rock épico ochentero, que en algunos casos supieron adaptarse (véase lo que hicieron U2 con Achtung Baby), pero a los de Jim Kerr la jugada les salió rana. Esto unido a la salida en 1991 de Mick Macneil uno de sus principales compositores, lo que lastró sus siguientes entregas hasta entrar en un preocupante periodo de intrascendencia que duró más de una década.

El nuevo siglo les trajo de vuelta con las pilas cargadas, entregando dos de sus mejores discos en mucho tiempo. Black & White 050505 (2005) y Graffiti Soul (2009) y sus correspondientes giras les hicieron recuperar el crédito perdido y volvieron a hacer de ellos la excelente banda de directo que siempre han sido. Nadie puede negarles haber vendido 60 millones de álbumes, tener números 1 mundiales como “Don’t You (Forget About Me)” o temas tan exitosos como “Alive And Kicking”, “Promised You A Miracle”, “Biko” o “Kick It In”. ¿Qué tal si recordamos su carrera haciendo parada en sus hitos más importantes?

Life In a Day (1979)

 

Viajar al debut de Simple Minds sorprenderá a muchos que desconozcan sus primeras canciones. ¿Saben de dónde viene el sonido de bandas actuales como The Horrors, White Lies y demás? Busquen en el postpunk de los escoceses y lo encontrarán.

I Travel (1980)

 

La canción que abría Empires & Dance (1980) da buena muestra de esos primeros Simple Minds, que bebiendo del postpunk, abrazaban los sintetizadores mostrándose por entonces varios pasos por delante de muchas de las formaciones del momento.

Theme For Great Cities (1981)

 

Recordemos uno de los mejores cortes de Sons and Fascination/Sister Feelings Call (1981) y quedémonos en el sonido desolado de aquella etapa, ese pasaje instrumental en el que se mostraban oscuros y a la vez, miraban al futuro apoyados en ambientes y sintetizadores. Una genialidad.

Someone Somewhere In Summertime (1982)

 

New Gold Dream (81/82/83/84) (1982) es posiblemente el álbum más brillante de Simple Minds. En él se encontraba otra de nuestras canciones favoritas, la emocionante “Someone Somewhere In Summertime”, que sigue siendo casi cuatro décadas después, uno de sus himnos.

Waterfront (1984)

 

“Waterfront” es sin duda uno de los temas más sólidos de la historia de los de Jim Kerr, en ella se van cimentando todos los ingredientes que luego aderezaron sus canciones más inmortales. Épica y emoción de la que bebieron bandas como Tears For Fears pocos años después.

Don’t You (Forget About Me) (1985)

 

Antes hablábamos de himnos, el suyo sin duda es este. Esta es una canción obligatoria para conocer al grupo, para escuchar en sus conciertos y para recordar el mejor pop de los 80. No es necesaria más explicación para alabar sus muchas virtudes. Curiosamente, el tema no está en ningún disco, sino la banda sonora de la película The Breakfast Club. El sencillo vendió 6,5 millones de copias.

Alive And Kicking (1985)

 

Aprovechando la popularidad internacional de su anterior single y su portentosa actuación en el Live Aid en el verano de 1985, Simple Minds lo dieron todo en su disco Once Upon A Time (1985) entregando singles tan épicos como esta “Alive And Kicking”; todo un éxito en Estados Unidos, Canadá y en Europa, donde el disco llegó al nº1 en países como Italia.

Let There Be Love (1991)

 

Muchos reprocharon a Jim Kerr y compañía su giro en los primeros 90 hacia los sintetizadores, a remolque de los U2 de entonces, obviando que en sus primeros discos se habían hartado de utilizarlos. En este tema aunaron su conocida épica con los ritmos de la época y si bien es cierto que no es una de sus composiciones más memorables, pensamos que debería estar en esta recopilación para conocer mejor todas sus etapas.

Dolphins (2005)

 

Tras peregrinar injustamente por el desierto una década y pico, Simple Minds recuperaban credibilidad en el nuevo siglo. Sus canciones más maduras, reflexivas y atmosféricas en mucho tiempo les devolvían a esa Primera División de la que nunca debieron descender.

Moscow Underground (2009)

 

El crédito recuperado en Black & White 050505 (2005) lo mantuvieron con Graffiti Soul (2009), un álbum en el que retomaban parte de los tics que en sus días les hicieron grandes. Ellos ya no solo eran una banda de estadio, sino que sabían jugar con ambientes y mantener el tipo con dignidad.

The Signal and the Noise (2018)

 

Y terminamos en el presente de la banda. Su último disco hasta la fecha es este Walk Between Worlds (2018), en el que retomaban las vidriosas guitarras y los nuevos ritmos de la era postpunk, acompañándolos de sintetizadores.

Ellos fueron pioneros de un nuevo tipo de rock en los años ochenta, cuando partiendo de ese postpunk y el art-rock y construyeron un Coloso musical al agregar coros y un toque de alma tradicional. Celebremos sus 40 años y recordemos su importante legado.

8 comentarios sobre “Especial: 40 años de Simple Minds en sus mejores canciones

  • el 12 Noviembre, 2019 a las 10:29 am
    Permalink

    ¡Que grandes y que buenos Simple Minds! Felicidades por el monográfico tan magnífico, en Muzikalia, a Manuel Pinazo.

    Respuesta
  • el 12 Noviembre, 2019 a las 11:13 am
    Permalink

    Muy de acuerdo en destacar esos primeros discos. La gira de hace unos años fue cojonuda

    Respuesta
  • el 12 Noviembre, 2019 a las 12:33 pm
    Permalink

    Grande Pinazo y gran especial. Los primeros discos son una delicia. Es entrar en un bucle y no salir nunca.

    Respuesta
  • el 12 Noviembre, 2019 a las 12:47 pm
    Permalink

    Felicidades a Manuel Pinazo, muy buen reportaje y completamente de acuerdo en sus primeros cinco discos. Los que amamos a Joy Division y The Cure es lógico nos guste una época mas que otra de Simple Minds. Espero vuelvan pronto a Madrid para sentir su calidad.

    Respuesta
  • el 12 Noviembre, 2019 a las 6:02 pm
    Permalink

    Muchas gracias por vuestros comentarios 😉

    Respuesta
  • el 12 Noviembre, 2019 a las 11:40 pm
    Permalink

    Enorme banda. Nunca dejara de sorprenderme la calidad de grupos memorables que habia en los ochenta, irrepetible.

    Respuesta
  • el 13 Noviembre, 2019 a las 12:15 am
    Permalink

    Me faltan muchas por cierto, sobretodo The American.

    Respuesta
  • el 15 Noviembre, 2019 a las 12:17 pm
    Permalink

    De su primera época echo en falta “Someone” que abria su album de debut, tema pegadizo y arrollador.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.