Foals – Life Is Yours (Warner)

La cima de popularidad alcanzada por Foals con el efectivo y efectista Holy Fire (Warner, 2013) vino a completar una trilogía con la que los de Oxford alcanzaron un sólido estatus dentro del entramado de bandas inglesas que cada temporada aparecen dispuestas a hacerse un sitio en la poblada escena de las islas. Con ese disco dieron un volantazo en su sonido tras el el mucho menos obvio pero bastante más interesante y arriesgado Total Life Forever (Warner, 2010), que les abrió las puertas del éxito en ventas y dotó a su repertorio de una generosa cantidad de himnos hedonistas destinados a hacer saltar a la gente en sus directos. La pirotecnia del rock de estadio se fue apoderando de su modus operandi compositivo, y pasaron de aplicados artesanos de las melodías menos accesibles pero más elaboradas, capaces de conjugar math-rock y querencias funk sin resultar previsibles, a asaltar por la vía directa a riesgo de caer en lo intrascendente y vacío. Esta inercia no les funcionó tan bien en el irregular What Went Down (Warner, 2015), algo más de lo mismo pero peor, acabando por cerrar una etapa que denotaba cierto desgaste con el excesivo y fallido Everything Not Saved Will Be Lost (Warner, 2019), entregado en dos volúmenes de difícil digestión. 

Ahora vuelven reducidos a trío dispuestos a recuperar la inmediatez y la inspiración  perdidas en este fresco Life Is Yours (Warner, 2022) en el que consiguen su objetivo a medias. La sensación general es la de que estamos ante un trabajo irregular, como suele suceder con ellos, pero con momentos destacables. La agradecida vitalidad del arranque con el tema titular, da paso a un tema de corte clásico dentro de su reducido target sonoro actual como es “Wake Me Up”, un single menor si nos remontamos al nivel de sus tres primeros álbumes. Los coros llaman a gritar cerveza en mano las arengas vitales de un Yannis Philippakis que nunca fue un letrista afilado (I’m walking through a dream / I’m walking through the finest place I’ve ever seen / Hey man, won’t you wake me up?), pero la melodía no acompaña como antaño. Suerte que “2am” y  “2001” conjugan con buen tino los aromas funky que tan bien funcionaron en su debut con su característico sonido de guitarras, consiguiendo redondear la jugada con dos estribillos decentes. El disco entra entonces en un tramo anodino entre experimentos fallidos (“Flutter”), remedos que traen a la mente a Friendly Fires y que no acaban de cuajar (“Looking High”) y ejercicios de estilo que pronto se desvanecen en la nada (“Under The Radar”), haciendo temer lo peor. Y es en ésas cuando nos sorprenden con su mejor canción en años, la notable “Crest Of The Wave”, en la que recuperan la magia pretérita y consiguen combinar los ingredientes de su receta en la proporción justa. Recuerdan a los Foals capaces de llegar con un estribillo épico y emocionante sin necesidad de artificios.

Un rayo de esperanza que viene a constatar que aún tienen cosas que decir. Tras él, “The Sound”, con su inicio tan The Rapture, incita al baile con nervio y pegada, dando paso a la escapista “Wild Green” con la que se apaga el latido de una entrega que no pasará a la historia ni cambiará el devenir de la música pop pero que atesora tres o cuatro momentos vibrantes a sumar a su agradecido repertorio para ser disfrutado en vivo, que es donde se crecen y resultan más convincentes.

Escucha Foals –  Life Is Yours

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien