Fallece Alan Vega de Suicide a los 78 años

Alan Vega, miembro de Suicide, una de las bandas pioneras del protopunk ha fallecido a los 78 años. Junto a su compañero Martin Rev, puso en marcha en 1970 una de las formaciones más influyentes en la carrera de numerosos artistas que llegaron más tarde desde The Jesus & Mary Chain a Depeche Mode, Devo, Nine Inch Nails, Perfume Genius, Primal Scream, Sonic Youth… o hasta Bruce Springsteen, quien siempre se ha declarado un acérrimo seguidor y ha manifestado en numerosas ocaciones que Nebraska estuvo totalmente influenciado por ellos.

Su estilo rompedor y hasta entonces inclasificable les situaba entre el rockabilly, el punk y la electrónica y dio como resultado un buen puñado de álbumes y temas que forman parte no solo de la historia de la música, sino de los cimientos para entender su evolución.

Vega se ha ido mientras dormía plácidamente y ha sido el músico Henry Rollins quien ha comunicado la noticia. Se va uno de los mayores estandartes de la escena underground de nueva York que aparte de con Suicide, también publicó discos en solitario y colaboró con diversos artistas.

Os dejamos con el comunicado emitido por Rollins:

“Con una profunda tristeza e impotencia que solo una noticia como esta puede provocar, lamento informar de que el gran artista de fuerza creativa, Alan Vega, ha fallecido.

Alan murió pacíficamente mientras dormía en la noche del 16 de julio. Tenía 78 años de edad.

Alan no solamente era implacablemente creativo al escribir música y pintar hasta el final, también era sorprendentemente único. Junto con Martin Rev, al cominezo de la década los 70, creó la banda conocida como Suicide. Casi inmediatamente, su increíble e inclasificable música iba a contrapelo de todo. Sus confrontancionales presentaciones en vivo, años luz antes que el punk rock, son material legendario. Su álbum debut homónimo es uno de los más logros más desafiantes y notorios de la música americana.

Alan Vega era el artista por excelencia en cualquier nivel imaginable. Su vida entera la dedicó a dar salida lo que tenía dentro.

Uno de los aspectos más grandiosos de Alan Vega era su inquebrantable adherencia hacia las demandas de su arte. Él solo hizo lo que quiso. En otras palabras, él vivía para crear. Después de décadas de constante dedicación, el mundo aparentemente entendió a Alan y fue reconocido como un individuo que rompió los esquemas desde el inicio.

La vida de Alan es una lección de lo que realmente significa vivir para el arte. El trabajo, la increíble cantidad de tiempo que requiere, el coraje de seguir viéndolo y la fuerza de poder llevarlo hacia delante – eso era Alan Vega.  

Alan sobrevivirá gracias a su increíble familia, su esposa Liz y su hijo Dante. Su increíble trabajo, el cual abarca cinco décadas, se quedará con nosotros por siempre.”

Descanse en paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.