Incubus – Palau d’esports Vall d’Hebron (Barcelona)

Es fácil describir lo que pasó el sábado por la noche en el Palau de la Vall d’Hebrón de Barcelona. Simplemente impresionante. El despliegue de energía, calidad y virtuosismo encima del escenario fue digno de elogio.

Los californianos venían a presentar último trabajo A crow left of the murder y a su nuevo bajista Ben Kenney y, aunque Brandon Boyd hizo los honores a media actuación, Kenney se presentó a su manera con un solo de bajo para abrir el bis que dejó asombrados a los tres cuartos de entrada que fueron a disfrutar de su música.

El single “Megalomaniac” sirvió para abrir el espectáculo y dejar al descubierto un correcto escenario, con el fondo a modo de cielo estrellado, digno de los cinco grandes músicos que son Incubus. El repaso a A crow left of the murder fue extenso pues al single le siguió “A crow left of the murder” sonando a lo largo de la noche la intensísima “Priceless”, “Talk show son mute”, la reivindicativa “Pistola” con un espléndido Eizinger tras la guitarra, “Here in my room” y “Sick sad little world” que, con un final hipnótico con Kenney y el Eizinger demostrando de lo que son capaces, sirvió para cerrar la primera parte del concierto.

Si su último disco sirve para demostrar la evolución y la madurez musical de Incubus, su directo no se queda atrás. Incubus reinventa su fórmula mágica encima de las tablas una y otra vez; prueba de ello es la versión, con Eizinger al piano, de “Drive” o la ejecución de la contundente “A certain shade of green” con un interludio en el que Eizinger, Chris Kilmore, Kenney y Pasillas dieron muestra de su virtuosismo tras los instrumentos.

Otro de los momentos mágicos de la noche se produjo con “Vitamin”, segundo corte de S.C.I.E.N.C.E, donde los de Calabasas decidieron dar paso a ritmo de jazz a una batucada inolvidable que acabaría con una exhibición de Pasillas tras la batería para deleite del público asistente.

Si los guiños a Make yourself fueron escasos, sonaron “Drive” y “Make yourself”, no fue así con su anterior disco, Morning View, del que sonaron “Warning”, “Just a phase”, “Wish you were here”, “Circles” y “Are you in?” estas dos últimas dentro del bis y que sirvieron para cerrar una brillante actuación de casi dos horas en la que el público terminó totalmente entregado.

Etiquetas como la del nu-metal se quedan realmente pequeñas ante la música que los californianos despliegan encima de los escenarios. Su coctelera se llena de ingredientes mucho más exquisitos y produce un resultado impecable.

Es posible que Incubus, no sea el grupo más conocido de su generación, ni el que haya vendido más discos pero creo que si que son, creativa y musicalmente, los mejores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.