Los 10 mejores discos de los Bee Gees, del menos bueno al mejor

Para concluir esta semana dedicada a los Bee Gees (mañana es Navidad y descansaremos), tras revisar la historia de “Stayin’ alive”, reseñar en profundidad su último documental y entrevistar a Bill Oakes, responsable de la BSO de Saturday Night Fever, hoy retomamos una de las cosas que más nos gustan en Muzikalia, y en general a los amantes de la música: las listas. Como ya hemos hecho con otros muchos artistas (Morrissey, Prefab Sprout, Billy Joel, Supertramp, Lenny Kravitz, Red Hot Chili Peppers, Steely Dan, U2, Depeche Mode…), hemos escogido nuestros discos preferidos (en este caso lo hemos limitado a 10) de los Bee Gees, los hemos ordenado (según un criterio estrictamente personal, debo aclarar) del menos bueno al mejor y hemos confeccionado esta lista, con breves comentarios sobre cada uno de ellos. También queremos puntualizar que no hemos incluido la banda sonora de la película Fiebre del Sábado Noche porque en realidad no es un disco de los Bee Gees e incluye canciones de otros varios artistas y bandas. Dicho todo esto, ahí van nuestros diez discos preferidos de los Bee Gees, del menos bueno al mejor.

Bee Gees logo

10. MR. NATURAL (1974)

Bee Gees Mr Natural portada

Mr. Natural es un disco de transición que marca el final de su época más oscura y el inicio de la vuelta a la cumbre. Es su primer trabajo con Arif Mardin, el productor de Atlantic y uno de los principales responsables de su reconversión artística. Se nota, fundamentalmente, en los arreglos, más cercanos al soul de Filadelfia y al R&B, de manera que canciones que no superan demasiado en calidad a las de discos anteriores se ven envueltas en una capa de frescura que el trío había empezado a perder desde 1969. Hay tímidos intentos de introducirse en la música de baile (“Down the road”) que de momento son como balbuceos de lo que está por venir. Todavía hay una insistencia en las baladas que lastra algo el disco, resultando más interesantes canciones como “Mr Natural”, “Heavy breathing” (lo que podría haber sido con un buen falsete) o el inesperado recuerdo a su pasado barroco y orquestal que es “Had a lot of love last night”. La semilla está plantada, el sonido anhelado sobre todo por Arif Mardin se ve más o menos cercano en el horizonte, pero aquí todavía faltan canciones. El problema pronto quedará resuelto con el milagro de Miami.

 

09. LIVING EYES (1981)

Bee Gees Living eyes

Los Bee Gees venían de repetir la jugada exitosa de Saturday Night Fever con Spirits Having Flown, pero debido a la debacle de la música disco habían optado por un perfil bajo y componer para otros artistas. El gran éxito que tuvieron con canciones como “Guilty” les animaron a volver al estudio con la idea de desmarcarse un tanto del sonido discotequero con el que, inevitablemente y muy a su pesar, se les había asociado ya para siempre. Sin embargo las sesiones fueron problemáticas, y los músicos que les habían acompañado durante la segunda mitad de los 70 acabaron dejando el grupo. El uso de afamados músicos de sesión como Don Felder, Steve Gadd o Jeff Porcaro no oculta que los Bee Gees ya no sonaban como un grupo cohesionado. Hay coletazos, ecos de glorias pasadas como “Livin’ eyes” o “He’s a liar”, y los medios tiempos / baladas se mueven entre lo interesante (“Paradise”), lo soportable (“Nothing could be good”) y lo anodino (“Be who you are”). La producción tampoco acaba de funcionar en varios de los temas, y el retorno de Robin y Maurice a la voz solista es una buena noticia para los que odian el falsete de Barry, pero quizás no lo que esperaban los fans de su etapa 70s.

 

08. TRAFALGAR (1971)

Bee Gees Trafalgar

La travesía del desierto que los Bee Gees, primero sin Robin y después con él, tuvieron que sufrir durante los primeros años 70 es difícil de defender a uñas y dientes. Se trata de una época de transición, por no decir de declive, que realmente se disfruta más con un buen recopilatorio o una selección de canciones escogidas de aquellos discos. Aquí, por ejemplo, está “How can you mend a broken heart”, una de sus mejores canciones, que al abrir el álbum hace que el resto parezca mucho peor en comparación. Temas como “Israel”, “The greatest man in the world” o “Remembering” muestran a una banda un tanto desorientada, insistiendo en una fórmula agotada que solo despertaba con un par de zarpazos en cada disco. De todos modos hay otros como “It’s just the way”, “Don’t wanna live inside myself”, “Walking back to Waterloo” o la propia “Trafalgar” que mantienen el recuerdo, aunque lejano, de los Bee Gees de sus primeros discos. Un disco menor, pero quizás el menos menor de esos años de relativa oscuridad en comparación con el éxito masivo del que habían disfrutado en años anteriores.

 

07. SPIRITS HAVING FLOWN (1979)

Bee Gees Spirits Having Flown portada

La situación después del tremendo éxito de las canciones que compusieron para Saturday Night Fever debía ser complicada. ¿Seguir por el mismo camino con el riesgo de repetirse, o tratar de innovar y quizás perder la ola buena? Los Bee Gees apostaron por una solución intermedia para un disco que resultó ser su mayor éxito hasta la fecha pero que también marcó el inicio del fin, vendiendo millones y siendo despreciado de repente después de la infame celebración del “Disco-demolition” y el declive súbito de la música disco. Sin embargo Spirits Having Flown es mucho mejor de lo que pudiera parecer en su momento por la presión de los reaccionarios machos alfa por un lado, y la de los tecnopoperos, punkies y nueva-oleros por otra. Pueden gustar más o menos, pero sacarse de la manga dos canciones como “Tragedy” y “Too much heaven” para abrir un disco es una jugada maestra, por mucho que se las quiera hacer pasar por imitadoras de “Stayin’ alive” y “How deep is your love”. Por si hubiera dudas, ahí están “Love you inside and out” o “Spirits having flown” para demostrar que los Bee Gees eran algo más que un grupo de música disco y que su sentido del ritmo era lo bastante elegante como para no necesitar grandes explosiones ni arreglos espectaculares, aunque canciones como “Search, find” demuestran que no han perdido el “mojo” discotequero. Ese acercamiento al minimalismo lo llevan aún más lejos en canciones sorprendentes y chocantes como “Stop (think again)”, la maravillosa “Reaching out” o “I’m satisfied”, por no hablar del desconcertante cierre con “Until”.

 

06. CHILDREN OF THE WORLD (1976)

Bee Gees Children of the world portada

Children of the World corre el disco de ser considerado un disco menor encajado entre dos pelotazos como el de Main Course y el puñado de canciones que compusieron para la BSO de Saturday Night Fever. Además, abandonados por Atlantic, se lanzan a producir ellos mismos y se repiten, para lo bueno y lo malo, la fórmula exitosa de su anterior álbum. Abren de nuevo con un mágica y energética píldora funk-disco, la archiconocida “You should be dancing”, para luego serpentear por terrenos no ajenos pero menos obvios con canciones como “You stepped into my life” o “Boogie child”. Estos temas, como “Can’t keep a good man down”, demuestran como los Bee Gees no se subieron a ningún carro de la música disco sino que, simplemente, les fascinaba el llamado “sonido Miami”, el funk, la música R&B de mediados de los 70. El experimento se les va algo de las manos en “Lovers”, pero lo compensan con tres de las más bellas baladas que jamás han escrito: “Love so right”, la más trivial pero igualmente exquisita “Love me” y la casi desconocida pero melódicamente impecable “The way it was”. En la canción homónima que cierra el álbum vuelven a arriesgar, pero esta vez con más sentido, sin perder su identidad.

 

05. HORIZONTAL (1968)

Bee Gees Horizontal

Horizontal contiene el primer gran éxito masivo de los Bee Gees, “Massachusetts”, y otro gran tema de esta primera época como “World”. Hay sin embargo otras canciones más que interesantes, como “Lemons never forget”, la típica balada de Robin Gibb “And the Sun will shine”, una “Harry Braff” cercana a los Kinks o el tema que da título al disco, que de nuevo les muestra ensayando ciertos pasos que darán en un futuro. Los Bee Gees empiezan a demostrar que no solo saben hacer “hits” sino que también se desenvuelven bien en terrenos más vanguardistas y que han aprendido las lecciones de los Beatles del Sgt Peppers (“The earnest of being George”). Quizás sea un disco demasiado disperso para la época. Tal vez el alcanzar el éxito muy rápido, la presión de sacar pronto un segundo álbum, haya perjudicado lo que podría haber sido un gran álbum, al menos uno más cohesionado al nivel de Odessa. De todos modos vale la pena indagar en las canciones más conocidas, lejos del transitado camino pop de sus éxitos, para darse cuenta del verdadero talento compositivo de los hermanos Gibb. No se me va la cabeza la idea de lo que podría haber sido un único álbum en 1968 con las mejores canciones de Horizontal e Idea.

 

04. IDEA (1968)

Bee Gees Idea

Para mi gusto Idea se encuentra un escalón por encima de Horizontal, principalmente debido a su inicio y su final. En la parte central contiene “I’ve gotta get a message to you” donde en Horizontal podemos encontrar “Massachusetts”. El arranque con “Let there be love” me parece excepcional, creo sinceramente que es una de las mejores canciones de los primeros Bee Gees aunque no tenga la fama de los sencillos que todos conocemos. “Kitty can” es divertida, demuestra que el trío sabía componer canciones de diferentes estilos sin encasillarse en baladas o en psicodelia, y que también sabían sonar costumbristas y dicharacheros como los Beatles o los Kinks. Véase también “Such a shame”, en ese sentido. El resto de canciones de la parte intermedia del disco, salvo la mencionada “I’ve gotta get a message to you”, resultan fácilmente olvidables. La belleza de temas como “When the swallows fly” es más superficial que duradera, y más o menos lo mismo se puede decir de “Down to Earth” aunque me parece mejor. Sin embargo el trío final de ases es el que decanta la balanza hacia Idea: “I started a joke”, quizás uno de los mejores temas de Robin; “Kilburn towers”, una anomalía folk sin estribillos ni apenas variaciones sobre una melodía que, eso sí, es de una encantadora sencillez; finalmente, el cierre con la bellísima e infravalorada “Swan song” deja un delicioso sabor de boca.

 

03. MAIN COURSE (1975)

Bee Gees Main Course portada

El primer disco de su segunda etapa gloriosa iniciada con su traslado a Miami. Todo lo que se insinuaba en Mr Natural, su primer disco con Arif Mardin, explota inesperadamente aquí con un puñado de irresistibles canciones que anticipan lo que vendrá en los años siguientes. Es también el disco en el que el falsete de Barry Gibb empieza a convertirse en seña de identidad de la banda. La incorporación del teclista Blue Weaver, y la sugerencia de Mardin de que escucharan más funk y R&B al estilo de Stevie Wonder, fueron cruciales para el nuevo sonido de los Bee Gees, explosivo en sus temas más bailables (ya sabéis, “Nights on Broadway”, “Jive talkin’”, “Fanny (be tender with my love) o “Winds of change”) y americanizado incluso en las canciones más lentas, que adquieren un delicioso sabor country-folk (“Come on over”, “Country lanes”). Temas como “Songbird” o “Baby as you turn away” quedan como enlace entre sus baladas barrocas de los 60 y futuras canciones como “Too much heaven” o “How deep is your love”.

 

02. BEE GEES 1ST (1967)

Bee Gees 1st portada

Se trata del primer disco de los Bee Gees lanzado internacionalmente, de ahí el nombre aunque hubiesen publicado ya un par de álbumes en Australia. Estamos ante un compendio de enormes canciones que parece mentira que pudieran surgir de la mente de un veinteañero y dos críos de 17 años. Todas las canciones son originales, algo sorprendente en un debut (aunque no fuera su debut real), pero además es casi un grandes éxitos de su primera etapa con temas inmortales como “Holiday”, “New York mining disaster 1941”, “To love somebody”, “I can’t see nobody”, “Every Christian Lion hearted man will show you”. Sin despreciar las magníficas “Turn of the century”, “Red chair fade away” o “I close my eyes”. En realidad todas las canciones están a un nivel tan elevado que convierten este primer disco británico de los Gibb en un álbum que puede competir cara a cara con clásicos legendarios de un estilo similar como el Odessey & Oracle de los Zombies.

 

01. ODESSA (1969)

Bee Gees Odessa portada

Aunque no sea el disco que contiene sus canciones más populares, Odessa es la cima de la creatividad de los Bee Gees. Es también el disco que da por finalizada su primera etapa, ya que durante su grabación se produce la baja de Vince Melouney y se recrudecen las tensiones entre Robin Gibb y el resto de la banda, especialmente con su hermano Barry y con Robert Stigwood, lo que finalmente desembocará en el abandono de Robin y la conversión de los Bee Gees en un dúo. Estamos ante el momento cumbre de un giro que los Gibb habían empezado a dar ligeramente en sus anteriores discos, un movimiento que los alejaba del fenómeno fans en el que se habían convertido con sus tiernas canciones de pop barroco y que los acercaba definitivamente al sector más tangencial y fino de la psicodelia. Aunque fue lanzado como doble álbum, su duración no es excesiva para la actual era del CD, ya que no llega a los 70 minutos, así que no se hace largo a pesar de los temas instrumentales. Aunque contiene canciones tan conocidas como “Melody fair” o “First of May”, no hay que perder de vista joyas como “Black diamond”, “Edison”, una “Marley Purt Drive” aparentemente inspirada en The Band o “Lamplight”, la canción de la discordia que Robin Gibb quería que fuera single y al final salió como cara B de “First of May”. Un disco excelente, absolutamente recomendable, misterioso y sorprendente.

 

 

Como “bonus track”, aquí tenéis una emotiva presentación de los Bee Gees todavía en su más tierna infancia, al menos los gemelos Robin y Maurice.

 

Y finalmente, para poner definitivamente la guinda a esta semana Bee Gees en Muzikalia, una playlist de Spotify con 50 temas seleccionados de entre toda la discografía de los hermanos Gibb incluyendo sus colaboraciones con otros artistas, entre ellos alguno que hicieron para su hermano pequeño Andy.

 

 

 

 

11 comentarios sobre “Los 10 mejores discos de los Bee Gees, del menos bueno al mejor

  • el 24 Diciembre, 2020 a las 2:22 pm
    Permalink

    Muy interesante. Hemos aprendido mucho de Bee Gees esta semana gracias a vosotros

    Felices fiestas

    Respuesta
    • el 24 Diciembre, 2020 a las 6:27 pm
      Permalink

      Gracias a ti por leer, Marga. Felices fiestas.

  • el 24 Diciembre, 2020 a las 5:59 pm
    Permalink

    Discrepo contigo.
    Que situes Living Eyes el 9º es completamente injusto. Es uno de los discos mejor valorados por los fans, y considerado una Masterpiece junto a Odessa (ahí coincido), pese a los problemas y desavenencias entre los hermanos, como bien cuentas. El gran disco olvidado.
    Omites “One”, tal vez el disco con mayor emotividad y sentimiento que han grabado jamás, immediatamente posterior a la muerte de Andy. Las mejores composiciones… ahí.
    Y Still Waters, que coincidió con su entrada en el Rock & Roll Hall Of Fame.
    Y Trafalgar el 8º?? Uno de los considerados 1001 discos que deberías escuchar antes de morir?
    Aunque coincido contigo con Mr. Natural, ves por donde.
    Y deduzco que te has limitado a sus discos hasta el 81.

    Respuesta
    • el 24 Diciembre, 2020 a las 6:27 pm
      Permalink

      Hola, Xavi. No me he limitado a sus discos hasta el 1981, pero sí que quise limitarme a poner 10 discos. Como dices, seguramente One podía haber entrado, quizás Still Waters también, incluso pensé en poner This Is Where I Came In, pero… ¿Cuál quito? Por el mismo motivo no están discos que me gustan incluso más como To Whom It May Concern. Living Eyes me parece mejor disco de lo que la gente piensa, pero no podía ponerlo más arriba porque los ocho de delante me gustan más. En fin, que es una lista totalmente subjetiva sin voluntad de sentar cátedra ni establecer ningún tipo de ranking objetivo. Gracias por leer el artículo y por el comentario.

  • el 24 Diciembre, 2020 a las 6:28 pm
    Permalink

    Estoy en absoluto desacuerdo con quién ha hecho está muy pero que muy pero que muy subjetiva lista es evidente que el autor de la misma se inclina por los Bee Gees clásicos de los 60 desprecia los Bee Gees super éxitos de los 70 einor a los Bee Gees que vinieron después. No se puede poner living eyes en el noveno puesto ni borracho de vino porque es un álbum absolutamente genial con canciones épicas himnos absolutos como por ejemplo living eyes o paradise y decir qué la épica y preciosa a la par que sinfónica be who you are es algo anodino por el amor de Dios ….después como es posible poner el álbum más vendido de los Bee Gees cómo es spirits having flown con un trabajo absolutamente alucinante por parte del equipo de producción integrado por Albhy y por Karl tan atrás en el listado. Por otra parte no sé cómo es posible ignorar álbumes como one o size isnt everything con la mítica from whom the bell tolls…. O el álbum still waters con su último número uno cantado con falsete la canción alone. Con todo respeto es me ha parecido un copia y pega de otras críticas antaño realizadas a esos álbumes por críticos muy estereotipadores

    Respuesta
    • el 25 Diciembre, 2020 a las 10:42 am
      Permalink

      Efectivamente. como dices es una muy subjetiva lista y no lo he negado en ningún momento. De hecho, si has leído el primer párrafo, y no solo los títulos y el orden de los discos, habrás visto que pone “(según un criterio estrictamente personal, debo aclarar) ”

      “Alone” ciertamente es un temazo y por eso está en la lista de Spotify. “From whom the bell tolls” es otro temazo, y por eso también está en la lista. Sus respectivos discos no me parecen mejores que los que he puesto en la lista de 10. ¿Cuál quitaríais para poner One o Still Waters o Size Isn’t Everything?

      Y no he copiado y pegado nada, si es una mierda es únicamente responsabilidad mía.

      Saludos y felices fiestas.

  • el 24 Diciembre, 2020 a las 8:15 pm
    Permalink

    Una buena lista con 10 discos de Bee Gees!
    Yo pondría casi 10 diferentes y seguiría siendo buena
    La mia sería algo así
    1..Main Course
    2..One/High Civilization según el día que me pilles
    3..Mr.Natural
    4..This is were i came in
    5..Children of the World
    6..Size isn’t everything
    7..First
    8..2 years on
    9..Odessa
    10..To whom it May concern
    Como “anecdota” debo decir que la época fever es la que menos me gusta y Spirits se me atraganta,es el disco que menos he escuchado de ellos,no puedo con tanto falsete.
    Saludos y gran lista ehhh!

    Respuesta
    • el 25 Diciembre, 2020 a las 10:52 am
      Permalink

      Buena lista la tuya también. Si no te gusta su etapa “disco” es bastante coherente poner los discos que has puesto, aunque entonces me extraña que esté Main Course el número 1. También me extraña que no aparezcan Idea ni Horizontal, pero cada uno tienen sus gustos y estos son siempre subjetivos.

      Saludos y felices fiestas

  • el 28 Diciembre, 2020 a las 5:26 pm
    Permalink

    La etapa fever para mí empieza desde que sacan la BSO hasta el Spirits con los temas de Andy por medio.Esa en la que el grupo es Barry acompañado por los 2 mellizos y es todo falsete.
    Ni Children of the World ni Main Course iban de ese palo.Teniamos las típicas pinceladas de Robin aquí y allí y temazos como Country Lanes o Love me.
    No pongo ni Idea ni Horizontal porque como dices son 10 y cual quito? Jaja
    Si hasta Life in a tin can me parece un muy buen disco
    Saludos y feliz año!

    Respuesta
  • el 1 Enero, 2021 a las 2:30 pm
    Permalink

    Ante todo, es un placer descubrir que no estoy solo en el mundo de los superfans de Bee Gees.
    En segundo lugar, todas las listas son válidas, pues el gusto de cada uno es intransferible. Dicho esto, yo entiendo que una lista de 10 discos de Bee Gees debe quedar encuadrada entre 1967 y 1979 (lo más, 1981). Ahí va la mía:
    1. Odessa
    2. Main Course
    3. First
    4. Mr. Natural
    5. Horizontal
    6. Children of the World
    7. Cucumber Castle (vaya por delante mi predilección por Robin; ¡Qué disco hubieran hecho juntos!)
    8. Spirits Having Flown (si no fuera por el empacho de falsete de Barry estaría más arriba, pues su riqueza estilística es impresionante).
    9. 2 Years On (a pesar del sonido lamentable que tiene la grabación)
    10. Trafalgar (leí en un libro que este disco es caldo concentrado de Bee Gees; no se me ocurre mejor definición).
    Me gustaría hacer varias puntualizaciones.
    Para mí, Idea es un disco más flojo que los demás de su época. A pesar de tener dos o tres canciones insuperables (Let There Be Love, I Started A Joke…), se desploma en varios momentos. Fundido con Horizontal hubiera sido perfecto.
    Respecto a Living Eyes, fue durante 20 años mi disco favorito pero se me ha ido desplomando con el tiempo.
    Por último, como buen amante del country, hago una mención especial al infravalorado Life In A Tin Can, en el que Barry se empieza a hacer con las riendas del grupo.

    Respuesta
  • el 10 Enero, 2021 a las 6:36 am
    Permalink

    Entre los primeros 5 deberían estar spirits… Size Is … This Is …

    Respuesta

Responder a Xavi Parellada Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien