Love of Lesbian – Sala Razzmatazz (Barcelona)

Tercera noche de baño de masas de Love of Lesbian en Barcelona y demostración de fuerza de los barceloneses para reivindicarse como una de las bandas independientes nacionales con más poder de convocatoria, si no la que más. Sí, lo reconocen hasta los propios fans, La noche Eterna. Los Días No Vividos seguramente no será su mejor disco, pero les ha servido para llenar tres noches seguidas la sala Razzmatazz de Barcelona, tras hacer lo propio en Madrid hace unas semanas.
Los conciertos de Love of Lesbian son una celebración colectiva, una fiesta con la excusa de la música. Los fans saltan y cantan absolutamente todas las canciones, dejándose la voz hasta la afonía. Ellos, sobre el escenario, encaran los temas con precisión de autómata, confiando en Santi Balmes la misión de ejercer de showman y adornar los temas con arengas fiestero-reivindicativas y montones de dedicatorias. Su sonido es impecable y tienen el sentido del espectáculo que caracteriza a los conciertos “de estadio”. Ya saben, confeti, disfraces, llamativos juegos de luces, palmas, ritmo, parapás y lalalás y toda suerte de interacción con el público que implica agacharse, saltar o mover los brazos en el aire. Pero, aún siendo honesto e intenso, su espectáculo es previsible y poco original hasta cuando quieren ponerse extravagantes.
Aunque formara parte de la gira de presentación de su último trabajo, lo del sábado fue un concierto para festejar su discografía. La parte de su discografía desde que pasaron a cantar en castellano, me refiero. Abrieron con “La noche eterna” de su último largo, para seguir con un repaso a los temas más emblemáticos de su carrera y aquellos que mejor representan su pop-inmediato-de-letras-peculiares-pero-no-tanto que atesora discos de oro. Estuvieron todas: “1999”, “Si tú me dices Ben, yo digo Affleck”, por supuesto “Club de fans de John Boy” o “Te hiero mucho (Historia del amante guisante)” (donde invitaron a subir al escenario a una fan vestida de guisante). Sí, también “Los toros en la Wii – Fantástico”, famosa por el anuncio de cerveza. Y el público sin dejar de brincar enloquecido e incansable durante las más de dos horas y media de set, a pesar del calor insoportable de una sala abarrotadísima.
Y como en toda buena fiesta no faltaron los invitados. Ramón Rodríguez (Madee, The New Raemon) se subió al escenario para cantar “Los colores de una sombra” mientras que Carlos Cros (Selenitas) se encargó de hacer lo propio con “Algunas plantas”. Ni tampoco faltaron los bises, dos, que terminaron con un par de temas para bajar pulsaciones y “que en festival no vamos a tocar porque los festivales son para pasarlo bien”.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien