Low – Double Negative (Sub Pop/Popstock!)

 Señalar a estas alturas que Low no es precisamente un grupo acomodado o sencillo resulta una evidencia, después de más de dos décadas de carrera y una docena de discos de estudio. Sin embargo, el trío acaba de publicar un álbum especialmente complejo y difícil dentro de su trayectoria, en el que apuran su faceta más experimental y retuercen las conocidas peculiaridades de su sonido. Si en los últimos años la delicadeza y el calado de sentimientos significó el motivo principal de discos mayúsculos como “C’mon” (Sub Pop, 11), “The Invisible Way” (13, Sub Pop) y (el menor) “Ones And Sixes” (Sub Pop, 15), ahora ambas cualidades se mantienen sólo como punto de partida para que la banda investigue en nuevas direcciones. Una exploración que conduce a terrenos turbadores, con frecuencia incluso tenebrosos y anómalamente sugestivos. En ello influye una fina y quebradiza capa de electrónica, con la que el combo parece rematar y también unificar el desarrollo de las once elegidas.

La referencia se abre con “Quorum”, pieza casi industrial cargada de distorsión y donde la voz de Alan Sparhawk se entrecorta hasta que la canción adquiere un aspecto fantasmal. Ésta enlaza con “Dancing And Blood”, corte de más seis minutos y amplio espacio instrumental donde Mimi Parker alarga la tendencia con su habitual profundidad interpretativa. La tensión se relaja con la emotiva “Fly”, que de nuevo evita la interrupción y forma un continuo con el resto de sus compañeras. “Tempest” vuelve a apostar por la bruma generosa llegando a tornarse casi shoegazer, y “Always Trying To Work It Out” sirve para que Sparhawk recupere la voz principal (aunque acompañado de su mujer), de nuevo entre distorsiones que contrastan con la fragilidad inherente a la propia creación. También frágil (y bellísima) resulta “Dancing And Fire”, con un talante clásico que a estas alturas es agradecido. “Poor Sucker” retoma la tendencia habitual de la entrega con manifiesta oscuridad, mientras que “Rome (Always In The Dark)” tiene una clara querencia post-punk. “Disarray” supone un cierre coherente con el conjunto, y pone el punto y final a la intensa experiencia.

Producido por BJ Burton, “Double Negative” (Sub Pop, 18) es, de inicio y a todas luces, un trabajo arriesgado, donde sus autores parecen haberse puesto a prueba arrastrando tras de sí al oyente, pero al que (una vez superada la confusión inicial) conviene acceder sin miedo para advertir un sinfín de recovecos y detalles significativos. Alan Sparhawk, Mimi Parker y Steve Garrington vuelven a completar un elepé mágico de Low. Etéreo, agitado y peculiarmente imaginativo, en una ruptura con su pasado reciente que los de Duluth seguramente necesitaban para volver a activar inquietud y riesgo creativo.

Escucha Low – Double Negative

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.