M83 – La Riviera (Madrid)

Mantengo intacta mi capacidad de asombro con respecto al poder de convocatoria de internet. Cómo es posible que un grupo nada popular en nuestro país, como no lo es M83, consiga abarrotar con semanas de antelación la sala La Riviera de Madrid. Su estupendo single de presentación, del último largo (y tan largo) “Midnight city”, apenas se radia, no suena en el hilo musical del Bershka, ni aparece anunciado en T.V. y aún así los promotores se han visto obligados a cambiar la sala, porque la primera opción se quedó pequeña y la segunda se llenó hasta los barrotes. Fenómeno que se ha repetido también en Barcelona, la otra cita española del proyecto de Anthony Gonzalez.

Lo que dejaron claro durante toda la noche es que daba igual conocer o no conocer lo más mínimo su discografía, la noche no iba de conciertos, aunque así nos lo habían hecho creer, la noche iba de fiesta. Rebautizando la sala de conciertos La Riviera en una discoteca à là Space of Sound, tirando de efectivismo y de electrónica transversal M83 abandonaron el synth pop más elocuente y las cuerdas de las guitarras por un misticismo limpio de beats y condensado de arreglos de percusión electrónica que hicieron las delicias de los niños y las niñas…. guitarra, bajo, batería y teclados al servicio de la pista de baile.

El monstruo que presentó la actuación, el mismo que aparece en las fotos promocionales, dio paso a la tremenda “Intro” de su último disco, Hurry up, we are dreaming, sin la presencia, obvio, de Zola Jesus. A partir de ahí un mecánico y medido desvarío electrónico que tomaba derroteros por donde nadie lo esperaba, subiendo y bajando cada quince minutos cronometrados, no fuera a ser que alguno se despistara, la montaña rusa por la que viajamos contenía los loops y efectos necesarios para descargar adrenalina y comer algodón de azúcar al mismo tiempo.
Un gozo programado, y no por ello menos disfrutable. Como venimos diciendo, poco o nada importara que no conocieras las tonadillas, aquello no iba de conocer a priori, sino de saber a posteriori, y es que a juzgar por la reacción del público, estoy seguro de que en la próxima visita a la capital, M83 sobrepasaran el aforo de la Riviera, alentados ya para aquel entonces más por el boca-oreja que por las virtudes del youtube.

Un concierto con tan buen empaque, que incluso sonaba digno en la siempre enlatada Riviera, lo que se merece nuestro más elogiado beneplácito, a pesar de que ignorase por completo su primer gran éxito por estas tierras “Kim and Jessie”. La próxima parada por España será en mayo, en que actuarán en el Primavera Sound 2012, sin duda el telón de fondo de un festival, le viene que ni pintado al espectáculo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.