Muy Poca Gente – En Flor (Grabaciones en el Mar)

La bendita prensa musical de este santo país se dedicó durante años a bombardear a críticas cada trabajo que El Niño Gusano sacaba a la calle, mientras que los fans del grupo cada eran más numerosos y hacían más ruido. Es posible que con Muy Poca Gente, nuevo proyecto de Sergio Algora, pase algo parecido, pero lo que está claro es que nosotros nos apuntamos al carro de los fans.

En Flor es un disco absolutamente libertino, sorprendente y revelador, cualquier idea preconcebida que podáis haberos hecho se irá al traste con una sola escucha del disco, y es que Sergio Algora, rodeado de grandes músicos, ha dado vida a trece composiciones eclécticas, donde parece que la única norma es que no haya normas ni limitaciones al torrente compositivo y al talento interpretativo.

Destacan a lo largo de los sesenta minutos por los que discurre En Flor la variedad de registros musicales que se tocan, Muy Poca Gente prueban todos los palos, prueban todos los estilos y sacan lo mejor de cada uno, desde la brillante bossa-nova con el sex-appeal francés de Mi Pequeña Esteril, ¡qué música!, ¡qué música!, hasta el maravilloso sitar hindú que adorna el tema Chica Con Corona, que finaliza con tres minutos de ensoñación mística y coros burbujeantes, pasando por el soul más profundo que la garganta de Sergio Algora pudo encontrar en ¿Cómo Podéis Ir Así Por La Vida?.

Aunque claro, también hay lugar para el pop más clásico, las guitarras limpias de El Beso Más Grande Del Mundo acompañando a una voz dulce y emocionante y a unos violines y arreglos de cuerda que los propios Belle & Sebastián firmarían como propios. Y si hablamos de pop clásico también podemos recordar a los míticos Pale Fountains en las trompetas de Extras (t.b.o. doble).

Las letras, como os podéis imaginar, son punto y aparte, pero como ellos mismo se han esforzado en afirmar, no se parecen a la anterior época de Sergio Algora, ya que en su mayor parte han perdido ese toque de surrealismo casi gótico, para pasar a ser mucho más directas, sin imágenes ni metáforas, “…ya no puedo hacer nada contigo, y tú no puedes hacer nada por mi… a tu lado yo era el auténtico hombre orquesta, ahora sin ti soy un hombre sin concierto…”, dice Mi Pequeña Esteril. Aunque también hay lugar para la desconcertante lírica a la que Sergio Algora nos tenía acostumbrado, “…hay dos ojos en tu cama, siempre están sobre la almohada, son dos pedazos de cielo, agujero y caramelo, y se van por la ventana a ver el sol…”, como nos cuenta en Chimos.

En definitiva, un disco bello por la variedad y la brillantez interpretativa, que adquiere el matiz de grandioso por el atrevimiento que supone hacer algo absolutamente distinto a todo lo que creíamos haber oído hasta ahora. Además, este disco ya merecería la pena sólo por el Tour book que viene en el interior… una vez más innovando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien