Perfume Genius – Set My Heart On Fire Immediately (Matador)

Es un poco difícil intentar reseñar un disco que ya lleva varios meses tan en el candelero como éste (hemos sido algo remolones con él) y ha sido saludado por la crítica como el mejor trabajo de su autor, así como candidato a lo más importante aparecido en este pandémico año. Ya se ha dicho, por tanto, prácticamente todo lo que había que decir. Tan sólo podemos confirmar que dichos parabienes están plenamente justificados.

El que es ya el quinto capítulo de una carrera rutilante, que siempre ha mirado hacia el infinito y que con discos como Too Bright (2014) dejó clara impronta en la década que abandonamos con este aciago e incierto año 2020 es, en efecto, probablemente el cénit de Michael Hadreas, más conocido como Perfume Genius.

Sus formas calibradamente manieristas – que le emparentan de algún modo con músicos como Rufus Wainwright – de ver el pop, con un barroquismo clasicista que se combina perfectamente con elementos de glam rock, score y electrónica, ha ido dando forma a una marca de fábrica que le sitúa a una distancia sensible de muchos compañeros de generación y en su nuevo trabajo, de título tan “ardiente” como Set My Heart On Fire Immediately, queda especialmente patente que Hadreas no desatiende ni la constante evolución de su obra, ni la coherencia con su pasado. Suena a él por los cuatro costados, pero a la vez aporta texturas nuevas, hallazgos sonoros que eran ya evidentes en el adelanto del disco, un “Describe” que emplea la táctica del in crescendo, capa sobre capa, para armar uno de esos singles épicos tan necesarios hoy día para llamar la atención del oyente. Pero no se alarmen: la épica, como evidencia el resto del disco, no es el tono general, pero todos los temas sí tienen en común un empaque sonoro que les hace relucir especialmente, sea cual sea el feeling predominante en cada caso.

Así, singles sencillamente perfectos en una concepción pop como son “Without you” o el hit “On the floor” emplean un empaque cercano al sonido disco setentero, pero adaptado a nuestros días; la querencia de nuestro protagonista por el pop barroco está especialmente presente en una pieza tan delicada como “Jason” o en la dramática “One more try”; las texturas eminentemente electrónicas protagonizan otra de las piezas más memorables, “Your body changes everything” y también se escuchan en “Nothing at all”, ambas, piezas recargadas que contrastan con el minimalismo de, por ejemplo, “Moonbend” o la casi cinematográfica “Leave”. Es un disco heterogéneo, pero todo suma para ofrecer una coherencia que le da solidez al conjunto, que funciona a la perfección escuchado en bloque y viene a alumbrar un año especialmente necesitado de iluminación.

Escucha Perfume Genius – Set My Heart On Fire Immediately

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.