Sergio Algora – Algora Campeón (Grabaciones en el Mar/Mushroom Pillow)

Sergio Algora fue dotado con una de las mentes más especiales que ha dado la literatura contemporánea de este país. Ya fuese a través de canciones, libros, poemas o artículos, su alucinada, irónica, y en ocasiones desorbitada visión de lo cotidiano, junto con una relumbrada capacidad para acercar esa personal percepción del mundo a los que ni siquiera podíamos llegar a imaginarla, quedarán como legado de un creador tan singular como forzosamente añorado.

Un año después de que el zaragozano iniciase su último viaje, ve la luz esta referencia ideada por Pedro Vizcaíno, capo de Grabaciones en el Mar, sello bautizado en su momento por el mismo Algora. El álbum no recoge inéditos ni versiones de otros músicos a modo de homenaje, porque ha sido editado con la única finalidad de proporcionar un bonito recuerdo a quién así lo desee, incluyendo un total de trece temas originales, uno por cada referencia publicada por el aragonés a lo largo de su carrera.

La canciones se extienden desde su primera y aún hoy añorada banda, los influyentes El Niño Gusano, de los que se rescatan auténticos himnos del surrealismo musical patrio como “Pon Tu Mente Al Sol”, las bellísimas “Duerme” y “El Hombre Bombilla”, “Menta” o “Yukón” de su debut en el EP Palencia (Grabaciones en el Mar, 94), junto a curiosidades como la peculiar revisión que Algora, Vinadé, Perruca y compañía hicieran en su día del “Hoy No Me Puedo Levantar” de Mecano.

Así mismo no faltan algunos de los mejores cortes registrados con La Costa Brava, su última y prolífica formación al lado del asturiano Fran Fernández. Cargadas de emotividad lírica encontramos “Quinceañeros” o la espléndida “Natasha Kampush (Hazme Una Perdida)” que inauguraba Velocidad de Crucero (Mushroom Pillow, 07), junto con la divertida “Mi Última Mujer”, “Mal Menor” o “Dos Ostras”, convertido en un clásico de la banda en directo.

Algora Campeón tampoco olvida la banda fundada tras la punzante disolución de El Niño Gusano, bautizada con el nombre de Muy Poca Gente. A esa etapa menos popular pertenece “No Hay Vacaciones” y alguna que otra rareza musical del gusto del autor, como los ritmos brasileños de “Mi Pequeña Estéril”, con la presencia de buena parte de la que luego sería formación original de La Costa Brava, como Dani Garuz y Eloy Cases.

Como tema extra y siguiendo el humor negro e hilarante tan del gusto del propio protagonista se incluye “Nadie Sabía Que Ya Estaba Muerto”, protagonizada de nuevo por LCB echando el cierre al compacto.

El libreto de veinticuatro páginas que lo acompaña incluye un sinfín de instantáneas enviadas por seguidores del músico, junto a él o enmarcadas en alguno de sus conciertos. Entre ellas destacan por significativas dos de las fotos principales. En la primera se ve a Algora caminando de espaldas por la Calle Alfonso, con la basílica del Pilar al fondo y tan próxima a la que fuera su casa y su Bar Bacharach. La segunda muestra una pintada aparecida muy cerca de allí tras su muerte, con la frase “Un Jardín En Cada Poro. A Sergio” extraída de la canción “Madame Dos Rombos” de El Niño Gusano.

En Zaragoza seguirán cantándose a gritos sus composiciones, mientras nos invade la emoción al escuchar su voz dando forma a las extraordinarias y alucinadas historias marca de la casa. Y me gusta creer en esa teoría que siempre mantuvieron sus amigos: aquel nueve de julio de 2008 Sergio en realidad se fue sin avisar de vacaciones a Las Bahamas. Porque Algora siempre fue un puto campeón, claro que sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.