Sierra + La Plata (Teatro Barceló) Madrid 09/11/18

Algún día tenemos que hablar serio y tendido de Sonido Muchacho, un sello discográfico que empezó en Bandcamp editando a bandas incipientes como Juventud Juché o Tigres Leones, y ahora ficha a grupos con el recorrido de Airbag, Mujeres y La Estrella de David. Por el camino ha metido a media escudería en la banda sonora de Fariña (Atresmedia/Netflix), La Plata, Kokoshca, Sierra, Carolina Durante o Mujeres, y se está acostumbrado a llenar cada directo de organiza (hace un mes que ya no hay entradas para Carolina Durante en diciembre en el Ochoymedio). Ayer en Barceló, La Plata y Sierra no fueron excepción.

La Plata, que eran los teloneros, congregaron casi tanto público como Sierra, incluyendo a fans que habían ido especialmente a verles. Los valencianos, la mejor actualización posible de Parálisis Permanente o Décima Víctima, repasaron sin piedad su reciente debut en formato larga duración, Desorden. Descarnados y seminales, intercalaron sus singles, “Miedo”, “Un Atasco” (con pogo incluido), “Me Voy”, con medios tiempos y alguna sorpresa (“Nuclear Sí” de Aviador Dro), en un concierto que no decayó un segundo en intensidad.

La Plata

Mención aparte para el impecable trabajo de Carlos Hernández en la mesa de mezclas. El mítico productor con quien han colaborado en su LP, bordó el sonido tanto de La Plata como de Sierra, que salieron al escenario apenas quince minutos después.

Sierra

Los madrileños tienen hechuras musicales de grupo grande, pero se desenvuelven con tanta humildad que parecen el grupo que tienen tus amigos del colegio. Presentaban EP, que regalaban a los primeros que compraran la entrada del concierto. Lamentablemente, el disco no llegó, pero al menos sonaron las canciones que lo componen, “El Mundo Está Loco” y “Como la Arcadia”, que vienen a añadir músculo a un repertorio ya notable y repleto de hits como “La Noche Criminal”, “Amiga Extraña”, “Me destrozaré” y “A Ninguna Parte”. Con estos argumentos el concierto fue una infalible y reposada celebración ante un público rendido. Sierra siempre en mi trinchera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.