Sleater-Kinney – The Center Won’t Hold (Mom + Pop)

Sleater-Kinney nos tienen acostumbrados últimamente a largos periodos de silencio discográfico. Controlar una carrera como ellas han hecho siempre requiere pensar cada paso que das. Tardaron casi diez años en publicar No Cities To Love, y ahora era el momento de cortocircuitar un sonido-patrón que daba (algunos) signos de cansancio. A pesar de consolidar una insobornable independencia que las mantiene más o menos alejadas de las zarpas del establishment indie (Carrie Brownstein cortejó al target mainstream con Portlandia además de escribir unas memorias en el 2015 bajo el título guasón de “Hunger Make Me A Modern Girl”) cada paso que dan es examinado con lupa por sus fans.

En el proceso de grabación de este The Center Won’t Hold (Mom + Pop, 2019), Janet Weiss, batería del grupo que sustituyó a Laura Mcfarlane a partir del tercer disco de la banda tomó la decisión de abandonar el barco. Weiss declaraba en las redes sociales: “The band is heading in a new direction and it is time for me to move on”. Una marcha que ha pillado por sorpresa a Brownstein y a Corin Tucker, y que no ha sido bien recibida por la hinchada. ¿Por qué esta rabieta? La culpa échensela a St. Vincent, productora del disco, y que ha dejado su personal impronta en los surcos de este opulento cancionero. En una entrevista en The Guardian, las ahora dúo fundador de Sleater-Kinney comentan que, quizás, la desconfianza se cierna sobre el grupo por estas discrepancias internas que parecen que vayan a fracturar el ideario combativo de la banda, e inclinarse por una estética más sofisticada y cool.

Nada más lejos de la verdad. Tras este bonito envoltorio (portada en impresionista blanco y negro que recuerda a los retratos de Man Ray, y foto interior de Sleater-Kinney que juega con una irreal disposición de los cuerpos para deconstruir los roles de género) se hallan unas canciones que afrontan un pop con múltiples aristas, y cuyo mensaje no tiene un posicionamiento tan crítico con la realidad socio-económica del momento, pero sí que avanza por derroteros igual de políticos como antaño, pero esta vez delimitando un mensaje claro aunque más abstracto: el lugar de la mujer en tiempos apocalípticos, la soledad, las relaciones de pareja en fase de descomposición, o de la perfomatividad de los cuerpos en la sociedad mercantilizada.

Siguen levantando contundentes trallazos punk nuevaoleros con sacudidas industriales acompasando la voz teatral y bien alta de Brownstein (“The Center Won’t Hold, “Hurry On Me”). En las preciosas “Reach Out” y “The Future Is Now” se aprecian ecos de Depeche Mode, y son, en definitiva, muestras del mejor pop que se podrá escuchar este año. Los espasmos de Devo cimbrean la melodía de “Love”, el poso glam-disco a lo Roxy Music esculpe “Can i Go on”, y cierran de la mejor manera con la balada “Broken” con una Tucker declamando con un sentimiento a la altura de una Judee Sill en tiempos oscuros y traumáticos. Un disco valioso y valiente.

Escucha Sleater-Kinney – The Center Won’t Hold

2 comentarios sobre “Sleater-Kinney – The Center Won’t Hold (Mom + Pop)

  • el 21 Agosto, 2019 a las 10:07 am
    Permalink

    mucho mejor que su anterior disco. Sus parones son porque se separaron

    Respuesta
  • el 21 Agosto, 2019 a las 11:25 am
    Permalink

    Se nota Mucho el sonido de ST. Vincent. Darabia por un aparte porque ella me gusta pero está produciendo a otro grupo y parece un disco suyo cantando otra cantante.
    Buen disco después del gran The Woods.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.