Stars – Heart (Everlasting Records)

Hay demasiados grupos estupendos desconocidos en el mundo y, por eso, me indigna que a los multitudinarios festivales de música siempre vayan los mismos, o que den oportunidad a los nuevos pero a horas absurdas al borde de la lipotimia. La banda y los asistentes. Arriegarse en ocasiones es evolucionar demasiado. Pero en fin, que aquí tengo entre manos otro disco maravilloso que apenas tendrá repercusión.

Siempre me ha llamado la atención la música electrónica capaz de hacer algo más en el oyente que invitarle a mover la cabeza y las extremidades rítmicamente. Heart es un disco enigmático, que sin llegar a la espontaneidad de su antecesor, aquél Nigthsongs del año 2001, consigue mantener mi credibilidad en que es posible que tu corazón tiemble escuchando sintetizadores. O voces distorsionadas. En realidad, es probable que en el futuro nadie use su voz para hablar de amor o del frío que se siente esperando llamadas o volutas de humo. Es más fácil, más cómodo, no reconocerse a uno mismo expresando sensaciones que desnudan. Cuatro chicos de Nueva York pretendiendo arañarte la mente mientras haces huevos con patatas. Porque de eso se trata: de unir emociones cotidianas, pop y ritmos electrónicos. Si lo piensas friamente, siempre será más divertido recordar cosas tristes mientras bailas que llorando escuchando a Migala. O menos patético.

Me gustan las voces de Chris y Torquil combinándose para llenar las canciones de texturas. Y los arreglos de cuerdas. Y “Elevator Love Letter” me parece un tema genial. Lo único que no me gusta es el inicio del disco, bastante feo. Pero rápidamente la cosa muta, de verdad. He leido por ahí que esta banda se da un aire a Saint Etienne. Podría ser una idea acertada, pero Stars tiene un toque más ochentero y más frescura que las últimas composiciones de los británicos. Melodías suaves, ritmos pegadizos, voces que susurran, letra creíble y mucha clase (“Romantic Comedy”, por ejemplo, tiene todo eso). Y me hace gracia que tú y yo hayamos estado bailando al borde de un acantilado canciones que hablaban de lo mal que lo hemos pasado los dos hace tan sólo unos meses. Pero la música tiene estas cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.