The Orielles – Disco Volador (Heavenly Recordings)

Los millennials tienen una baza en lo musical que los jóvenes de otras épocas no tuvieron: su bagaje musical, tanto por acceso a material sónico, como por estudios de solfeo e instrumentos, ha sido mucho más amplia. Eso les permite dejarse invitar por géneros diversos y mezclarlos sin tapujos con el pop, creando algo diferente, efervescente y fresco. El porqué la inmensa mayoría no lo hacen y terminan tocando lo de siempre, es algo que escapa a mi entendimiento, pero de vez en cuando aparece una banda, como The Orielles, que no tiene miedo, da en el clavo y ¡zas! flechazo inmediato.

Otra cosa -en este caso, hándicap- que tienen las bandas jóvenes de hoy es que cuando su disco de debut ha tenido una repercusión más o menos grande, a muchos les pasa que llegados al segundo no pueden o no les dejan reivindicar todos los parabienes recibidos. En esta sociedad de consumo rápido de cultura, no se profundiza. No se espera a ver si el disco va creciendo con las escuchas. Tiene que tener impacto inmediato o si no, a la papelera.

Eso podría perfectamente haberle pasado al cuarteto de Halifax. Tras un disco tan laureado en su país como Silver Dollar Moment (2018), era difícil subir la apuesta. El entonces trío pasó de repente de soplar las velas de su dieciocho cumpleaños, como quien dice, a agotar entradas en sus conciertos. Eso descentra a cualquiera, pero ellos se las han apañado para en tan sólo doce meses componer y grabar un álbum que decididamente supera al anterior y probablemente les sitúe entre lo mejor de su liga este año.

Disco Volador es el título -así, en castellano- de esta burbujeante mezcla de jazz, boogie ochentero, score sesentera, tropicalismo, sci-fi y pop recuperado de las cubetas de Postcard y Cherry Red. Amplían su paleta, pues, de una forma aún más sorprendente de lo que habría cabido esperar tras la magnífica anomalía que fue su debut.

Sin ir más lejos, los primeros compases del single “Come down on Jupiter”, que abre el disco, parece que nos sitúen en la banda sonora de una serie de los sesenta dedicada al misterio, pero no, de repente todo se abre de una manera sugerente hacia el espacio exterior, hacia texturas arrebatadoras y exóticas con querencia a la ciencia ficción, que parece ser la constante temática de este conjunto de canciones. Ellos dicen que es un disco de escape, y probablemente sea algo más que eso, su ensoñadora manera de ofrecer diversión empuja a la evasión de una manera parecida a la que antaño ofrecieron bandas tan importantes como Stereolab o Broadcast. Encuentran ese “algo” a lo que sólo saben acudir quienes están tocados por la varita mágica, por la ausencia de miedo a experimentar y dejarse ir y que por tanto, promueve la evasión, pero con enjundia.

La banda de las hermanas Hand-Halford es capaz de confeccionar un amasijo importante de diferentes corrientes sónicas y convertirlas en algo concreto, infeccioso y pop. Por eso “Rapid I” convence enseguida con su estribillo arrebatador, “Bobbi’s second world”, con su acercamiento al afro beat, incita de inmediato al baile desenfrenado o “Space samba (Disco Volador theme)” supone uno de esos cierres por todo lo alto que sólo tienen los discos brillantes.

Grabado en los Eve Studios de Stockport en un ambiente relajado y a las órdenes de la prestigiosa productora Marta Salogni (Björk, Liars…), que al parecer les ha pillado el punto de verdad y ha conseguido que todo el músculo que requieren estas complejas estructuras que tejen lxs chavalxs en sus canciones funcionen como deben, el disco consigue, en resumidas cuentas, lo que pretende: hacerle a uno despegar, viajar a otro planeta y olvidarlo todo. Es un trabajo inteligentemente tejido y arreglado para afianzar a la banda como algo más allá que una nueva promesa. Son ya una banda que importa.

Escucha The Orielles – Disco Volador

 

Un comentario sobre “The Orielles – Disco Volador (Heavenly Recordings)

  • el 3 Julio, 2020 a las 8:08 pm
    Permalink

    Otra vez el término “milenial” mal utilizado. Algún día sabré por qué nadie sabe lo que significa y por qué cada uno lo usa como le va mejor.
    En fin: los milennial (o generación Y) son todos aquellos nacidos entre 1980 y 1994. Es decir, que hay millenials que tienen 40 añacos. Son la generación que se crió con Depeche Mode o The Cure.

    Los que vosotros llamáis millenials (los adolescentes de hoy en día) son la generación Z (e incluso la T) y son los hijos de los milennials. Hay hasta dos generaciones por en medio. Se puede consultar en cualquier libro de sociología, pero vamos, que esto sale hasta en la wikipedia…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.