Triángulo de Amor Bizarro – Triángulo de Amor Bizarro (Mushroom Pillow)

La incursión de Triángulo de Amor Bizarro en la escena indie española supone un paso adelante en cuanto a nuevas propuestas y actitudes, sin lugar a dudas enriqueciendo notablemente el abanico musical español y alejándose un tanto del sonido de raíces tanto americanas como inglesas ligadas a los 60´s y 70´s tan presente en las bandas de nuestro país.

La actitud vigorosa que posee la banda gallega nos sumerge en los excesos del feedback, el peligro evocado por la distorsión, el etéreo shoegazer de los My Bloody Valentine… todo ello bajo el particular acelerador de los de A Coruña. Si los Jesus and Mary Chain más veloces de aquél Psychocandy te parecieron arriesgados con esas enmarañadas guitarras, te llevarás una sorpresa con esa actitud un tanto machacona, utilizando el krautrock y la no wave como medios perfectos para crear ese ambiente obsesivo, violento y repetitivo a partes iguales.

El debut, Triángulo de Amor Bizarro (Mushroom Pillow, 2007), supone un paso adelante y un reconocimiento que ya se preveía en las maquetas semifinalistas del Proyecto Demo del Festival Internacional de Benicassim.

La velocidad y la actitud tan directa del trío gallego se vislumbra en la mayoría de los cortes del álbum, como se puede observar en “El Crimen: cómo ocurre y cómo remediarlo”, con ese estribillo tan provocador (“Llevar navaja siempre es conveniente”); o en el single “El himno de la bala”, con ese rasgado guitarrero tan velvetiano. Temas cortos y directos que pueden crear adicción. En “¿Quiénes son los curanderos?” se observa esa aceleración del ritmo y el tratado del sonido tan eléctrico típico de los Sonic Youth más veloces de finales de los ochenta.

Pero no todo es garra, pasajes obsesivos y una cruda distorsión, sino que los TAB también saben lavarse la cara y dar una imagen más cautivadora y llena de belleza; como bien demuestra “El Fantasma de la Transición”, usando esos recursos a lo Loveless que proporcionan una placentera aureola al sonido del trío gallego. Otro de los momentos estelares del disco es “Estrella azul de España”, el rara avis del disco que consigue atraparnos con una simplona batería, un mínimo riff guitarrero y un apoteósico final de feedback y distorsión.

Con todo este armamento sonoro, el directo de la banda coruñesa promete ser al menos curioso, y según muestra el disco, puede convertirse en brutalmente adictivo. Lo podemos comprobar en la actual gira que está realizando la banda por nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.