Two Gallants

Los conservadores americanos no son capaces de reconocer lo mucho que el país se ha beneficiado del rocknroll

Hace poco estuvieron por España presentando su último disco, The Bloom and the Blight, después de cinco años de silencio. En esta entrevista también hubo bastante de eso. Sin embargo, para lo poco que se mojó Adam Stephens, conseguimos que nos contara cosas bastante interesantes sobre su nuevo sonido, qué ha pasado durante el último lustro con Two Gallants y la situación política en España y Estados Unidos. Todo bajo el filtro abandonado, decadente y irreverente del rockero prototípico, caduco y algo pasado de moda.

¿Estáis satisfechos con el resultado del nuevo disco?
En mi vida jamás he estado satisfecho de nada. La satisfacción conlleva pereza y apatía.
 
Oigo las canciones y os imagino rodeados de una banda, aunque seguís siendo un dúo. Pero suena más como un disco de banda que de dúo. ¿Es deliberado?
Seguimos siendo un dúo. Las canciones eran más grandes, así que queríamos que sonaran más grandes en el disco. Pero sigue sin haber un bajista ni guitarras melódicas. Estamos un poco más gordos ahora que hemos llegado a la treintena, así que quizás sea eso lo que oyes.
 
Me gustan vuestros primeros discos, pero tengo la sensación de que, más arropados instrumentalmente, quizá las canciones pierden algo de inmediatez y crudeza. ¿Qué opinas?
Creo que imaginas cosas. Como ya he dicho no hay más instrumentos que antes. Estoy seguro de que algunas personas a las que les gustaron nuestros anteriores discos puede que no sean capaces de adaptarse a éste, pero no se puede esperar que tengamos el mismo sonido para siempre simplemente por temor a los primeros fans.
 
También creo que ese cambio hace que el disco tenga menos “blues” (no tanto el género como el sentimiento) y suene más rock.
Nunca hemos utilizado la palabra “blues” para describir nuestra música. Somos dos chicos blancos de San Francisco. Tengo demasiado respeto por el blues “real” como para suponer que lo que jamás podría tocarlo. Creo que este disco es más “rock” que los anteriores; pero, probablemente, también más grunge o metal que el rock tradicional.
 
¿Cuál ha sido el papel de John Congleton en todo esto?
John nos ayudó a centrarnos cuando nos perdíamos en los detalles. Mantuvo el tren en movimiento. Además, también es el responsible de algunos sonidos fantásticos de batería.
 
Han pasado cinco años desde vuestro ultimo disco. Habéis dedicado más tiempo a otros proyectos, ¿puedes hablar de ellos?
Bueno, Tyson estuvo de gira con Port O´brien durante un tiempo y luego sacó un disco bajo el nombre de Devotionals. Yo hice un disco y una gira con mi propia banda bajo mi nombre completo: Adam Haworth Stephens. Estuvimos con nuestros proyectos por separado hasta que estuvimos bien y preparados para empezar a tocar juntos otra vez.
 

 
¿Por qué decidisteis que era el momento?
Creo que ambos perdimos la intensidad tocando juntos. Al menos para mí, perdí los gritos y el sudor, y ese sentimiento de realización que siempre tenía cuando me bajaba del escenario después de un concierto de Two Gallants.
 
Este es vuestro primer disco con ATO Records en USA y Fargo en Europa, ¿no? ¿Por qué? ¿Cómo fue la salida de Saddle Creek?
Queríamos volver con una clara ruptura con el pasado. Nos encantan los chicos de Saddle Creek y estábamos agradecidos de sacar algunos discos con ellos, pero ya era hora de un cambio.
 
Ha pasado casi una década desde que formasteis Two Gallants, ¿cuál es la diferencia entre hacer un disco a los 23 y hacerlo a los 31?
Ahora sabemos mucho más sobre cómo grabar. Pero no estoy seguro de que eso sea algo bueno.
 
Estuvisteis por España hace poco, ¿qué tal la gira?
España siempre es una de nuestras paradas favoritas en una gira. Es el primer país al que viajé por mi cuenta, cuando tenía 18 años, por lo que siempre ha tenido cierto significado para mí. Hemos tenido la suerte de visitar gran parte del país a lo largo de los años.
 
Recuerdo que tuvisteis un incidente desafortunado con un policía fuera de control en Houston hace unos años. Aquí ahora mismo estamos bastante sensibilizados con el tema policial. ¿Qué sabéis de la situación en España?
He leído algo sobre las protestas masivas en la calle en respuesta a las medidas de austeridad. Por aquí, mostrar interés por el bienestar de tu vecino o conciudadano se considera antiamericano; realmente no tenemos muchos servicios sociales como la atención sanitaria o ayudas a la cultura, así que no nos pueden quitar mucho.
 
Como ya he dicho, en comparación con la mayoría de gobiernos europeos, aquí no tenemos casi ninguna ayuda para las artes. Los conservadores americanos no son capaces de reconocer lo mucho que el país se ha beneficiado de rocknroll.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.