Especial FIB 2016: ¿Un Festival Viejoven?

No sería justo decir que en España la cultura festivalera se asentó con el FIB, antes que él hubo un festival gigante en Pirineos, el Doctor Music Festival (que ya ha anunciado su regreso) cuyo cartel haría las delicias ahora de cualquier aficionado a los festivales de verano. Pero sí que debemos otorgarle al FIB el título del más grande, el más largo y el mayor espectáculo de la península, título que ha revalidado durante más de una década. Tras el abandono del timón de los hermanos Morán, los bandazos económicos que sufrió el mastodóntico festival fueron aprovechados por sus más acérrimos enemigos, esos que venían copiando su fórmula ganadora en la distancia. El Primavera Sound que hasta ese momento se había conformado con diferenciarse de su ídolo castellonense a base de programar grupos de nueva hornada, o el festival BBK de Bilbao, que durante muchas ediciones programaba a bandazo carteles de lo más eclécticos, con una importante presencia de “rock clásico”, y aprovechando las migajas indies que dejaba a su paso la arrolladora programación del FIB. Sin embargo, tras su sonado tropiezo económico, el Primavera Sound y el BBK supieron aprovechar ¡y de qué forma! las enseñanzas en políticas de contratación de artistas que ya no podían seguir practicando los nuevos dirigentes del FIB y así nos encontramos a fecha de hoy, con los papeles trocados. El BBK de 2016 ha confeccionado un cartel, fiel reflejo de la época dorado del cartel de Benicasim y el Primavera Sound barcelonés, ha conjugado su cada vez menos elitista estilo, para abrirse al mainstream de la música independiente y hacerse con la corona que un día le perteneció al FIB.

Como si se tratase de una Escarlata O’Hara musical, el FIB ha venido en las últimas ediciones aprovechando los rincones que sus máximos competidores no han querido cubrir para volver a retomar posiciones y volver a dotar de personalidad propia el festival y devolverle la tierra roja de Tara que un día le perteneció. Así que en un golpe de efecto sin precedentes, llega la nueva edición de 2016 con un cartel claramente inclinado hacia la electrónica, los sonidos urbanos y la música de baile. Un golpe de efecto que ha sido polarizado hasta el extremo por seguidores y detractores en los foros especializados no oficiales del festival (como el de Exiliados FIB que hace años sigue y analiza casi a diario cualquier noticia que afecte al festival, tanto a nivel de programación como de organización). Los hay que alzan la voz en contra de esta nueva vertiente que consideran enfocada más a los menores de treinta años, y los hay quienes aplauden de manera enérgica la apertura hacia unos sonidos más actuales, que posiciona al festival entre medias del Primavera Sound y el Sónar, aunando guitarras y sonidos más contemporáneos en un cartel que desde luego no resulta nada desdeñable. El caso es que razones no les sobran a ninguno de los dos bandos, hemos de admitir que la presencia de grupos de corte clásico festivalero como The Maccabeess, Muse, Bloc Party o The Vaccines resultan tan atrayentes como poco originales y por el contrario, la presencia en la parte alta de un cartel de grupos y artistas tan refrescantes, actuales o poco habituales por España como Kid Simius, Kendrick Lamar, o Jamie XX es un argumento más que de peso para defender a ultranza la nueva línea editorial del festival.

Así que bueno, si todavía no te has posicionado en ninguno de los bandos, que si guitarras de rock indie clásico o que si electrónica y bien de urban y negrateo, aquí te dejamos unos cuantos ejemplos para ayudarte con argumentos de peso a posicionarte en cualquiera de los dos bandos:

SONIDOS CLÁSICO DEL FIB: Gaspar Royant – 7” Club.

El festival que trajo a Amy Winehouse o a Antony and the Johnsons antes de que llegaran a ser iconos de nuestro tiempo, siempre se ha caracterizado por cuidar los sonidos con regusto soul. Este año lo hacen de la mano de este francesito, todo un acontecimiento en el país vecino que aúna guitarras, el espíritu de los Artic Monkeys y la delicadeza de un crooner revampirizado para ejercer de perfecto anfitrión de un sonido pop rock con tintes setenteros que a buen seguro copará más de un titular por su divertida puesta en escena.

SONIDOS CLÁSICOS DEL FIB: Hooton Tennis Club- Jasper

El sonido de este cuarteto que llegan del país del Brexit, encarnan a la perfección el espíritu del sonido FIB más característico. Tintineantes guitarras al servicio de pegadizas melodías, que codeandose con sus compañeros de cartel, los omnipresentes The Vaccines, sólo que mucho más afinados en sus resultados y con más calidad y calidez en el resultado final.

SONIDOS CLÁSICOS DEL FIB: Band of Skulls – So Good

Otra receta tan clásica como la del gazpacho en el line-up de este festival: una voz femenina al frente de una formación que parece tributo a INXS. Sus espaciadas composiciones, son la carta de presentación perfecta del rock que impera en la actualidad. Pop dulce, con algún que otro toque agresivo ¿quién dijo Texas?

SONIDOS CLÁSICOS DEL FIB: Doble Pletina – Música para cerrar las discotecas.

Este año el guiño al público español ha venido de la mano del sorprendente anuncio de que las carpas vuelven y patrocinadas por los dos clubs más emblemáticos del país, el Razzmatazz de Barcelona y el Ochoymedio de Madrid. Grupos tan apasionantes y dispares como Neuman o Doble Pletina congregarán buena parte del público patrio en lo que ya afirmamos que será uno de los puntos más divertidos del festival.

SONIDOS CLÁSICOS DEL FIB: Massive Attack – Teardrop

Pues aunque sean los amos de la electrónica de salón, y su sonido no pueda ser más actual aunque construido a base de trallazos electrónicos, el perfil como artista mítico de este dúo lo acercan más a los sonidos habituales del FIB que a las nuevas hornadas de grupos que irrumpen en la escena festivalera. Quienes han visto ya la nueva gira dicen que posiblemente sea el espectáculo más bonito girando actualmente por Europa.

SONIDOS NUEVOS EN EL FIB: Kendrick Lamar – King Kunta

El último disco que reivindicó David Bowie antes de su muerte fue To Pimp a Butterfly de Kendrick Lamar, y de hecho los paralelismos entre Blackstar, su último trabajo, y el del rapero son más que evidentes. Si a eso le sumamos lo imposible que resulta ver a estrellas americanas de tal entidad por España, desde luego tenemos que pensar en que su concierto es la gran apuesta del festival para reivindicar su nuevo cambio de rumbo.

SONIDOS NUEVOS EN EL FIB: Georgia – “Move Systems”

Siendo telonera de Hot Chip o de Micachu and the Shapes, y siendo considerada una de las mayores exponentes del Grime, era cuestión de tiempo que saliera a la palestra del cartel castellonense su enrabietado sonido, escrito con mucho tino y descaro. Esta londinense vendrá a ejemplificar el sonido de las nuevas corrientes que están llegando a la chavalería. ¡Ojalá fueran todas así de contundentes!

SONIDOS NUEVOS EN EL FIB: Kid Simius – Hola Chica!

No todos los sonidos del futuro vienen allende los mares. Sin salir de la península reivindicamos el magnífico trabajo del granadino José Antonio García Soler, que con su Wet Sounds, gestado en Berlín, ha revolucionado las revistas especializadas que etiquetan su obra como el sonido más contemporáneo de la música electrónica europea. Un destello y un derroche de creatividad a sus tiernos veintiocho años. Sin duda para nosotros su “Hola Chica!” debería ser elegido como el himno oficial del festival este año

SONIDOS NUEVOS EN EL FIB: Skepta –“Track 5”

Si hay alguien que se lo ha llevado crudo este año en cuestión de titulares en el reciente festival Glastonbury, ese ha sido Skepta. El más clásico de los raperos de nueva hornada, también viene a plantarle cara al magnánimo y todopoderoso Kendrick Lamar en una lucha de titanes que hará las delicias de los amantes del género.

SONIDO NUEVOS EN EL FIB: Louisahhh!!! – “Ego”

De las cenizas del ya casi desaparecido sonido minimal, y del atormentado electro, esta neoyorquina supone la más rabiosa modernidad, imperante en los clubes de Los Angeles. Sin duda una máquina de baile que conjuga hedonismo y postureo a la perfección. La crema de la música de baile internacional este año tiene nombre de mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.