Johnny Cash – Out Among the Stars (Legacy Recordings)

Desde Columbia dicen que Out Among the Stars no vio la luz en su momento (mediados de los 80) porque a Johnny Cash le pareció demasiado pop la producción de Billy Sherrill. A ver quién se lo discute. Cash no, desde luego. Lo cierto es que ya habían trabajado juntos en 1981, y The Baron, aunque se desinfló después, resultó algo revitalizante para una carrera que, 65 discos después, ya empezaba a flaquear (el single llegó al puesto número 10 en la lista de éxitos en Estados Unidos). En cualquier caso, resulta extraño que fuera el único hijo que tuvieron Cash y June Carter el que descubriera hace un par años un disco que, a todas luces, supera la media de lo que su padre publicó en los 80.

Out Among the Stars debe, pues, considerarse una anacronía conceptual en toda regla. Evidentemente, no se enmarca entre los últimos discos que Cash se dedicó a grabar con Rick Rubin para la saga de American Recordings, pero tampoco lo hace en gran medida entre lo publicado por Cash antes de los 90. O, mejor, si lo hace es en su versión más afinada. El sonido Nashville tan depurado que Sherrill le imprime al disco, cuyas canciones se grabaron entre 1981 y 1984, los adornos pop y ese carácter indiscutiblemente ligero habrían convertido a Out Among the Stars en una de las cimas del Cash post-anfetamínico.

Salvo “I came to believe”, “After all” y la avanzada “She used to love me a lot”, pocas concesiones más hay a la introspección; de hecho, aunque juega un poco a apagar las luces en su comienzo, el single acaba sucumbiendo al trote luminoso del countrypolitan de Sherrill. Probablemente no llega a los momentos más brillantes de su colaboración, pero Out Among the Stars recoge dos excelentes muestras del fantástico tándem musical que formaba el matrimonio Cash: en la más pura tradición de “Jackson”, “It ain´t me, babe” o “If I were a carpenter”, “Don´t you think it´s come our time” y “Baby ride easy” vuelven a demostrar la conexión entre Johnny Cash y June Carter. Algo parecido tenía el propio Cash con Waylon Jennings, con quien más tarde compartiría experiencia en el supergrupo de country The Highwaymen, y con el que graba “I´m movin´ on”, uno de los emblemas del Nashville sound en este disco. “Out among the stars” y “Tennessee” completan la colección de momentos entrañables.

Out Among the Stars es algo más que un jugoso descubrimiento para los titulares de los derechos de Cash. Los que lo preferimos taciturno y lóbrego reconoceremos en este alegre y pacífico producto, fantásticamente moldeado, a un Hombre de Negro que, si bien se veía acorralado por su propia discográfica, se encontraba aún en los mejores momentos de su trayecto vital y artístico. Los que lo prefieren en su papel de countryman de manual, hallarán en esta colección bañada de pop una de las mejores y más pulidas versiones del cantante. Una buena noticia para todos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.