Malpas – Rain, River, Sea (Killing Moon Records)

Parece que hasta el propio nombre que da título a este álbum debut de Malpas sea un resumen de su forma de entender la música y ejecutarla.

“Rain, River, Sea”: la lluvia, que fluye por los ríos hasta llegar al mar. Así transcurre esta colección de 10 temas, que van desgranándose y complementándose uno a uno hasta formar un todo que nos traslada a una atmósfera liviana, pero llena de mensaje.

Malpas nace de la unión del productor Andy Savours, (My Bloody Valentine, Sigur Ros), y el compositor Ali Forbes, ambos procedentes de Birmingham con base en Londres. Ya dieron señales de vida con un primer EP llamado “Promise” en el que adelantaban cuatro de las canciones que aparecen posteriormente en este álbum debut.

Lo que algunos han llamado una forma “poco inteligente” de comenzar un álbum con un single que cautiva, yo lo llamo “saber comenzar una historia” desde el minuto 0. Es lo que ocurre con “Under her sails”. Imposible no dejarse llevar por esa historia y ese “tintineo”. La voz de Forbes va in-crescendo durante todo el tema, al igual que la instrumental, en la que comenzamos a palpar la atmósfera humana y eléctrica de Malpas.

“Where the river runs” es el segundo corte, que avanza ‘por capas’, desde un ritmo suave hasta crear un mensaje marcado y eléctrico, gracias a la colaboración en este tema de Alex Dromgoole en la programación posterior. Es en este punto cuando vamos cerciorándonos de la capacidad de este dúo para aunar las pistas de voz junto con las instrumentales electrónicas y acústicas, como si se tratase de varios niveles, que encajan para formar un todo perfecto.

Cobra fuerza el protagonismo de sintetizadores y voces armoniosas junto con la acústica en “Sea Decide”. Aterrizamos en la canción que da nombre a su primer EP, “Promise”, sin duda la que resume mejor la esencia Malpas, con un mensaje lírico sencillo que a la vez cala, combinado por una cuidada instrumentación que va creciendo en intensidad hasta desembocar en un estribillo del todo alegre. Imposible no sonreír.

“Us afloat” quizás comience un poco falto de motivación, pero a la altura del minuto 2:20 otra vez aparece esa electrónica in-crescendo con ayuda de una percusión que rescatan totalmente el tema. Quizás es ahí cuando uno se queda con ganas de más voz sobre ese intervalo. Nos quedamos algo impacientes. “The green light” es quizás el corte más ‘plano’, teniendo en cuenta la tónica del álbum en general, pero sin dejar de lado esas armonías tan características. Forbes tiene una voz que no acaba de despuntar, pero es la idónea, no necesita de más para hacer llegar su mensaje, no hace falta gran potencia cuando todo lo demás ayuda a la voz a brillar sin aderezos estrambóticos.

La canción más enérgica gracias a la percusión y su electrónica ‘rota’ es “Spiders”. Se hace realmente corta, con sus escasos 2 minutos. Ójala una versión para ahondar más en esa historia. Nos quedamos con ganas de más. “Charlemagne” es otro de los temas incluidos en el EP, que más bien parece hecho para una BSO, con toda la potencia de los instrumentos de cuerda editados electrónicamente, y en los que nos recreamos al término de la canción.

Las mandolinas vuelven a sonar en “Here comes the rain”, sin duda uno de los temas que prueban el folk inglés tan marcado en Malpas. Rain, River, Sea se cierra con “June exit strategy”, otro de los temas que engloba la esencia Malpas: el empleo de la electrónica minuciosamente con el único objetivo de conducir la intensidad de la melodía sin sobrecargar la composición final.

Un proyecto dominado por tres pilares principales: electrónica y humanidad unidas por una fantástica capacidad de cohesión. Mantengámonos atentos a sus próximos trabajos, porque Malpas aporta, y mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.