Yo La Tengo – I am not afraid of you and i will beat your ass (Matador/Pop Stock!)

Yo La Tengo no tienen que demostrar nada a nadie. Una longeva carrera basada en la honestidad y la humildad artística les convierte en una banda tremendamente cercana, como los viejos conocidos del barrio con los que quedamos cada cierto tiempo para no perder su pulso vital.

El burlón título de I Am Not Afraid of You and I Will Beat Your Ass supone el décimo segundo trabajo editado en estudio por los de New Jersey y destaca por su eclecticismo disperso; un cóctel heterogéneo de difícil digestión lastrado por lo extenso de su minutaje (77 minutos nada menos) y por una incómoda sensación de déjà vu (la sombra de Velvet Underground es tan alargada…).

El electrificado inicio de más de diez minutos con “Pass the hatchet”, “I Think i’m Goodkind”, con esa maraña de guitarras sustentada en una minimalista línea de bajo, nos insinúa una senda que recuerda los tiempos de “Electr-O-Pura”, pero que no se retoma hasta el final análogo con “The Story of Yo La Tango” (¡!).

Los sutiles arreglos de cuerda y viento tienen aparición en el primer tercio del disco; el pop naïf de “Beanbag Chair” o “Mr. Tough” se mueve entre la intrascendencia y la complicidad. Es con la susurrada tonada otoñal “I Feel Like Going Home” y la notable “Black Flowers” cuando la escuela clásica edifica grandes momentos. A partir de ahí “Yo La Tengo” entra en una dinámica poco estimulante que se rompe tan sólo con la instrumental “Daphnia”, enigmática composición que suscita la más reposada lisergia onírica.

El caleidoscopio sonoro del trío no ha conseguido reflejar esta vez su talento como debiera, pero no olvidemos que la falta de ambición de Ira Kaplan y compañía es la que construye las cosas que pasan de puntillas por tu vida, las que no quieren ser vistas, pero merecen ser apreciadas –unas veces más que otras, eso sí-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.