Angel Olsen + Cálido Home – Sala Charada (Madrid)


La señorita Olsen, de ángel tiene además del nombre, la cara, ciertos aires inmaculados y sobre todo la voz, aunque para su concierto de Madrid la trajera malherida. De ello se excusó una cuentas veces, con ese tono de niña buena, inocente y frágil, sensaciones tan presentes en las canciones que manejaba en su primer álbum Half Away Home (Bathetic, 2012).
El lunes pasado en la sala Charada de Madrid, le tocaba a la artista de Missouri presentar la arrebatadora continuación a ese debut, Burn your Fire for no Witness (Jagjaguwar Records, 2014). Una firme confirmación sin más novedad estilística que unas composiciones perfectamente resueltas, más cercanas al indie lo-fi que al quebradizo esquema guitarra-voz tan parecido a Torres o Lady Lamb the Beekeeper.   
Pero en su visita capitalina Angel Olsen, ignoro si por su incipiente afonía, decidió rizar el rizo y sin su principal arma a pleno rendimiento, prefirió optar por el repertorio más introspectivo estilo “Iota” que golpear sin miedo con “Forgiven/Forgotten”, directamente ausente.  No le niego cierta magia al asunto susurrante y delicado, pero hubiera preferido más momentos del estilo de “Stars”, lo mejor de un concierto que me resultó bastante escaso. 
Y es que en apenas 60 minutos despachó con irregulares resultados un setlist igual de irregular. Ni le sobró tiempo para un minúsculo bis. Afectada su principal baza, su voz, todo quedó algo deslucido. Instrumentalmente contenida como el resto de la banda, ejecutó sus canciones con el mismo carisma que un cactus.  Mejor salud y sobre todo mayores ganas, para otra ocasión. 
Mención especial merecen Cálido Home, desde Barcelona, abriendo la velada con una propuesta musical marcada a fuego lento y más compleja de lo que pueda aparentar un diálogo entrelazado de voces y acústicas. Presentaban un primer largo titulado Vulpes Vulpes (Desert Pearl Union, 2013) y aunque transitan por demasiados lugares comunes, digamos del folk mediterráneo, consiguieron algún que otro momento muy inspirado.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.