Band Of Horses (Sala La Riviera) Madrid 20/11/22

Había muchas ganas de ver a Band Of Horses en Madrid, tras la forzosa cancelación del pasado mes de marzo a cuenta de las dudas generadas por los últimos coletazos de la pandemia. Pero, también, porque su reciente entrega, Things Are Great (BMG, 22), se antoja un disco más que notable que incluye algunas piezas a la altura del mejor repertorio de los de Seattle. No es de extrañar, por tanto, que La Riviera presumiese de aspecto para recibir a un quinteto que se mostró igualmente entusiasmado desde el momento en el que tomó el escenario a las nueve y cuarto de la noche. La formación se mostró empática y tremendamente disfrutona, con la intención de ofrecer uno de esos conciertos impecables que quedan en la retina.

Una actuación con la que, de paso, se pasaron por el forro de sus camisas de cuadros aquel tópico que apunta a la mala acústica de la sala en cuestión, tras apurar un sonido impecable durante la mayor parte de la velada. Band Of Horses son una espléndida banda de estudio que, a lo largo de década y media de carrera, han amasado seis discos y una nada desdeñable cantidad de temas incorruptibles con marcado (y actualizado) sabor a raíces americanas. Pero es al contacto con las tablas cuando el combo potencia virtudes, hasta lograr una mixtura de sensibilidad y solidez interpretativa que resulta apabullante y agudiza emociones de manera exponencial. La embaucadora voz de Ben Bridwell y el propio manejo plagado de matices valiosos del cantante la convierten en un instrumento adicional, sumándose a las tres guitarras y la impagable base rítmica de bajo y batería. Bridwell condujo, entre los soberbios pasajes levantados sin fisuras por sus compañeros, una actuación de intensidad intocable que combinó la torrencial puesta en escena de los protagonistas con una conmoción mayúscula.

Los norteamericanos se manejan en torno a ese arriesgado remate de épica, que no vuelve la cara a las cualidades del pop y transita por una fina línea que separaría lo artificioso de la profundidad más convincente, para caer siempre del lado adecuado. Sin fallo, convenciendo en todas y cada de una de las diecinueve seleccionadas, con diferentes velocidades manejadas con la idea de evitar cualquier exabrupto que violase la harmonía de la magia. Sucedió desde la inicial “For Annabelle” hasta la apoteosis final de “The Funeral”, con paradas destacadas en “No One’s Gonna Love You”, “The Great Salt Lake”, “Older”, el acercamiento más country concretado en la versión del “Neon Moon” de Brooks & Dunn, “Lights” o “Is There a Ghost”. También brillaron cuando se dejaron caer hacia un particular power-pop en temas como ”Laredo” o “Crutch” o, ya en los bises, al sorprender haciendo suyo el “Never Tears Us Apart” de INXS y regalar ese cierre a la altura que fue “The General Specific”.

Band Of Horses es uno de esos grupos que cuentan con unas cualidades excepcionales y que, cuando de presentar su música en directo se trata, lucen descaradamente engrasados. Entre otras cosas, y quizás ante todo, porque parecen disfrutar sobremanera cuando ejecutan esas composiciones ante un público al que solo le queda rendirse y apuntarse al festín. La armada sensibilidad y las arrasadoras formas que la banda mostró a su paso por orillas del Manzanares dejaron como consecuencia que cualquiera que estuviera en La Rivera la noche del 20 de noviembre de 2022 ya nunca volverá a escuchar sus canciones de igual manera. Fue la muestra de poderío y el impagable regalo del grupo para con todos aquellos que hicieron la apuesta, a todas luces ganadora, de acudir a la cita en cuestión.

Fotos Band Of Horses: Alfredo Rodríguez

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien