Belle And Sebastian – Days Of The Bagnold Summer (Matador)

El cómic no solo inspira películas de superhéroes marvelitas o de la casa DC sino que, de vez en cuando, también se lleva su trocito en el cine indie. Hace unos años cayó en mis manos Days of the Bagnold Summer (editado en España por Random House en 2012) que versa sobre la relación tormentosa de un adolescente heavy metal con su madre.

Es una obra curiosa, divertida con ramalazos snobs y cierto toque cultureta, pero se hace amena la lectura. Meses atrás leí que sería llevada al cine con un reparto excepcional que cuenta con actores como Monica Dolan (Eye in the Sky, The Falling, Pride), Earl Cave (The End of the F***ing World), Rob Brydon (The Trip, A Cock and Bull Story), Alice Lowe (Prevenge, Adult Life Skills, Sightseers), Tamsin Greig (Second Best Marigold Hotel, Tamara Drewe) y Elliot Speller-Gillot (Uncle), y entré en cierto subidón. Pero, a ser sinceros, cuando supe que la banda sonora sería manufactura de los escoceses Belle and Sebastian en un principio solté un WTF? porque ya me dirán ustedes como calza el estilo lirilí del grupo indie por antonomasia con el sonido metal que tanto adora Daniel Bagnold, así llamado el prota. Pero luego caí que el chaval en el cómic es un chico de carácter depresivo, y ya sabe; los Belle and Sebastian en eso son the Kings. Pues llevan escritos en su frente el concepto “canciones para adolescentes deprimidos”. Probablemente por eso, en su mandato de 23 años como realeza del pop independiente, muchos han sido las canciones de su repertorio que han paseado por series y películas; desde Juno a High Fidelity, pasando por The OC y Gilmore Girls entre otros.

La película, una adaptación de la novela gráfica del mismo nombre del director novel y la estrella de Inbetweeners Simon Bird, está protagonizada por Earl Cave (hijo de Nick Cave) como un adolescente igualmente obsesionado con el metal y la tristeza en la bañera. Su enojo solo aumenta cuando se cancelan los planes de visitar a su padre en los Estados Unidos y se ve obligado a pasar las vacaciones de verano solo con su madre, una aburrida señora británica

La banda sonora consta de 11 nuevas canciones de Belle and Sebastian y algunos instrumentales, junto con “I Know Where the Summer Goes”, del EP This Is Just a Modern Rock Song de 1998, y “Get Me Away From Here, I’m Dying” de 1996. También en el álbum está la antigua y excelente “Safety valve”, un himno a la codependencia que Stuart Murdoch escribió antes de que Belle and Sebastian se formaran, pero que nunca habían publicado.

El excelente “Sister Buddha” es muy de su onda, y ahí radica el éxito de este disco/banda sonora; la complejidad lírica de los “clásicos Belle and Sebastian” hacen que el resto de las nuevas parezcan de su viejo repertorio. Los instrumentales de Days of the Bagnold Summer, que comprenden la partitura de la película, son en realidad algunos de los mejores momentos del álbum. “We Were Never Glorious”, una canción de violín que podría subtitularse “música adecuada para caminar pareciendo que estás en una película”.

Mientras tanto, las nuevas canciones presentan un retorno a la forma para los escoceses, cuyos lanzamientos más recientes se han aventurado a alejarse de su estilo característico de “tristorros xtreme”, incluso abrazando lo dance, lo jazzy y, ocasionalmente, hasta temas pencos. Eso sí, han guardado los sintetizadores para este álbum, aunque espero que no sea por mucho tiempo; soy mucho del synth. Cuando veamos la película ya opinaremos. Mientras tanto, aquí tenéis la banda sonora.

Escucha Belle And Sebastian – Days Of The Bagnold Summer

3 comentarios sobre “Belle And Sebastian – Days Of The Bagnold Summer (Matador)

  • el 16 Septiembre, 2019 a las 12:24 pm
    Permalink

    Un disco genial, sí señor. Me alegra que comenten estas obras de arte. No solo de Rosalía vive el público…

    Respuesta
  • el 16 Septiembre, 2019 a las 12:29 pm
    Permalink

    Cierto es que una historia de un niño jeviaco con las canciones de Belle, de principio, suena raro. Claro que también el chaval es depresivo y tristorro, según el cómic, y ahí encajan los del Stuart como puzzle.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.