Clairo – Immunity (Fader)

A simple vista, podríamos estar ante un lamento más de adolescente atormentada sin aparentes problemas reales y en busca del abrazo unánime de buena parte del público millenial, que fácilmente se vería identificado en la figura de Clairo, con su aspecto desaliñado y su estudiada fragilidad de diseño. Pero lo cierto es que el debut en largo de Claire Cottrill, es mucho más que eso. A todos los niveles.

Grabado con mimo y con la inestimable mano del trío estelar conformado por Rostam Batmanglij a la producción, Dave Fridmann a las mezclas y Danielle Haim aportando baterías, los detalles recorren cada surco de estas canciones, convirtiéndolas en pequeñas obras de orfebrería pop. Lejos anda en intenciones y resultados de lo que fue su EP de estreno diary 001 (2018), juguete inofensivo que la convirtió en una inesperada estrella en youtube, a donde subía sus temas (como esa “Flaming Hot Cheetos”, que dedicó a sus snacks favoritos, o la notable “Pretty Girl”).

A pesar de ser hija de un reputado empresario americano, se puede tener una vida difícil, como demuestran las letras de esta especie de autobiografía que recorre capítulos delicados, con intentos de suicidio incluidos (la desarmante “Alewife” trata sobre esto), amén de otros como la homosexualidad, sobre la que versa la enorme “Bags” en la que narra el tránsito de la amistad al amor con su mejor amiga, construyendo, de paso, uno de los números a subrayar entre la banda sonora de este 2019. Con tan solo veinte primaveras, impresiona la crudeza con la que relata aspectos tan delicados de una existencia a veces dolorosa.

Resulta también dulce su forma de narrar el amor, consiguiendo que empatices por su sinceridad y sencillez, como muestran los versos naive de la irresistible “Sofía”, una de las cimas del álbum (I think we could do it if we tried / If only to say, you’re mine / Sofia, know that you and / I Shouldn’t feel like a crime), con un ritmillo juguetón en cuyo esqueleto se reconoce una melodía muy The Strokes. Tampoco deberíamos olvidarnos de “Closer To You”, “North” o “Impossible”, singles claros en los que brillan los arreglos de un Rostam que borda una producción meticulosa, en la que menos es más. Consigue dotar a cada tema de una atmósfera ideal, haciendo que el disco suene cálido y cercano desde la primera escucha, y elevando esa deliciosa mezcla de pop y soul digital o R&B a una categoría superior (“White Flag” es un buen ejemplo de ello). Incluso en los momentos más íntimos y desnudos, como en el cierre “I Wouldn’t Ask You”, logra emocionar con el poder de su voz, sentida y vulnerable (vean, si no, la actuación en el show de Jimmy Kimmel, acompañada de un coro de niños).

En definitiva, es éste uno de esos trabajos que esconden mucho más de lo que parece si se profundiza más allá de un aspecto aparentemente inofensivo. Detrás hay un mensaje sincero y honesto, talento juvenil y mucha actitud. Por todo ello, y sobre todo, por la calidad del material aquí reunido, este Immunity merece ser considerado como uno de los mejores debuts del año que se nos va.

Escucha Clairo – Immunity

Un comentario sobre “Clairo – Immunity (Fader)

  • el 21 Noviembre, 2019 a las 5:20 pm
    Permalink

    una de las sorpresas del año para mi

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.