Tyler Bryant & The Shakedown – Truth and Lies (Snakefarm Records)

La esplendorosa antorcha del rock continúa muy despierta y hallando apasionados relevos de considerable pegada. Con nuestros siguientes protagonistas nos topamos con uno de los ejemplos más honestos del panorama vigente, acerca de dicho testigo generacional.  

Después de fundarse en 2009 y tras sus rocosos e irresistibles LPs de arranque Wild Child (2013) y un homónimo (2017), irrumpió también el tercer asalto en formato largo de Tyler Bryant & The Shakedown, denominado éste Truth and Lies (2019).

El hard-rock es el género que, quizás, mejor les encaja a esta formación, aunque lo amalgaman con generosas dosis de blues, rock sureño, sonidos melódicos y country. No en vano, el propio Bryant, aunque nació en Texas se estableció, desde adolescente, en Nashville y en consecuencia, la formación que él capitanea tampoco desdeña, en absoluto, verse empapada por las auras sonoras que más caracterizan a esta ciudad de leyenda.

Antes de nada, comentar que Tyler Bryant (voz principal y guitarra), Graham Whitford (guitarra), Noah Denney (bajo) y Caleb Crosby (batería), desde 2014, ya han teloneado a artistas del tamaño de AC/DC, Guns and Roses, Jeff Beck, Eric Clapton, B.B. King, ZZ Top o Aerosmith (apuntar además, precisamente, que el mismo Graham es el hijo de Brad Whitford, guitarrista de los propios Aerosmith). De tal modo, el crédito del cuarteto en cuestión ha ido ascendiendo, poco a poco, a lo largo de esta última década.

Varios de los históricos grupos referenciados hace un instante, también se han constituido en espejos para el propio cuarteto, además de otros como Rolling Stones, Black Crowes, Johnny Winter, The Faces ó Buffalo Springfield pero, ¿también Bon Jovi podría mencionarse entre estas muchas fuentes de Bryant y su tropa?

En cuanto al repertorio, de este año 2019, éste se abre de modo rotundo con la dureza, levemente pavorosa, de “Shock and awe”, el zarpazo altovoltaico “On to the next” y el equilibrado carruaje bluesy-southern rock “Ride” (éstas últimas armonías del Delta del Misissipi mixturadas con las de Texas también pueden aplicarse al persuasivo y fronterizo tema “Trouble”, ya avanzado dicho LP). Tras el vigoroso trípode de entrada, parecen sobrevenir unos segundos de respiro con las aposentadas emanaciones desérticas de “Shape I’m in”, aunque según avanza este corte, el mismo se va enrabietando, de nuevo, dentro de de unos párrafos sobre angustias vitales.

Como si enlazaran con la creciente adrenalina anterior, estos muchachos colocan más cargas explosivas de calidad a través de la flamígera, tensionada, gruñona y pantanosa “Eye to eye” o de la dramática “Panic Button”, aquí con otra narración que alude a la lucha y aceptación con respecto a los episodios de fuerte ansiedad del propio vocalista, Tyler Bryant.

Por otro lado, también mora por Truth and Lies el contagioso medio tiempo de textura más acústica “Judgement day” (con versos sobre diversas supersticiones). Con esas mismas coordenadas guitarreras, aunque de manera aún más aplacada, folkie y muy sentida se presenta la estética, dulzona y quebradiza (aunque, por contra, algo convencional) “Out there”.

Torna la engrasada ametralladora de Bryant / Whitford / Crosby / Denney, con la metálica “Drive me mad” (muy en la onda de AC/DC), con la forjada en su punto justo “Without you” o con la algo amenazante “Cry Wolf”; todo lo cual nos hace pensar lo valioso que resulta este proyecto para los suscritos al más ostentoso y compacto rock. En la ampulosa balada de cierre “Couldn’t see the fire”, Tyler Bryant y Graham Whitford completan también la exhibición a las seis cuerdas eléctricas que dicha dupla había venido desplegando durante todo el minutaje de este trabajo.

La labor de producción e ingeniería del 6 veces nominado en los Grammys, Joel Hamilton (el cual también trabajó con Tom Waits, Iggy Pop o Elvis Costello), se ha notado ostensiblemente en el bruñido y, a la vez, fornido y fresco sonido de esta agrupación, cuyo cuartel general se halla en Nashville.

Con Truth and Lies, grabado en dos semanas en los Estudios G de Nueva York, Tyler Bryant & The Shakedown han ensamblado varias armas para poder disparar un rock and roll de lo más aconsejable y prosiguen ellos acumulando puntos positivos para terminar de apuntalar su propia identidad. Holgado talento desprenden estos indomesticables norteamericanos para redondear tal fin, en futuras entregas disqueras.

Escucha Tyler Bryant & The Shakedown – Truth and Lies

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.