Coldplay – Everyday Life (Parlophone/Warner)

Cuando están a punto de cumplirse dos décadas desde el debut de Coldplay, llega su octavo trabajo. Por el camino han quedado obras de peso como Parachutes (2000), A Rush Of Blood To The Head (2002) o Viva La Vida Or Death And All His Friends (2008), saltos al primer plano de la comercializad más ramplona como los ofrecidos en el buenrollista A Head Full Of Dreams (2015) y el facilón Mylo Xyloto (2011) o sorpresas inesperadas con ese reflexivo Ghost Stories entregado en 2014. En ese tiempo, con más de 80 millones de discos vendidos, se convirtieron en una de las pocas bandas de su generación capaz de llenar recintos mastodónticos solo reservados para leyendas del peso de U2, AC/DC, Bruce Springsteen y muy pocos más.

Ahora están de vuelta con Everyday Life, dieciséis nuevas canciones contenidas en un álbum doble dividido en dos mitades: una dedicada al amanecer llamada Sunrise y la otra al anochecer (Sunset). Un disco que lejos del conformismo de los últimos tiempos, sorprende por el equilibrio en la acertada variedad de sus temas, conformando un manifiesto sobre el amor, la guerra, el racismo, el cambio climático, la fe o la amistad; ya saben, el buenismo de siempre, pero sustentando en sus mejores composiciones en mucho tiempo. En él veremos todas las caras que Coldplay han ido acumulando los últimos años, las buenas y las menos buenas, con prevalencia de las primeras.

La instrumental “Sunrise” abre el lote con unas cuerdas dolientes y desoladoras, que dan paso a las experimentales piezas de pop “Church” y una interesante y oscura “Trouble In Town”. El gospel llega en “BrokEn”, anticipando la frágil “Daddy”, a la altura de las mejores baladas de los de Chris Martin. Otro de los puntos fuertes de esta primera mitad es la conocida “Arabesque”, plagada de percusiones funk y vientos jazzies de altura. En la segunda parte del lote continúan con ese equilibro entre el riesgo y los caminos más trillados, ganando de nuevo la partida la parte positiva, porque esta vez sí, hay grandes canciones que lo sustentan. Prueba de ello son la acústica y antibelicista “Guns”, esa peculiar nana soul que es “Cry Cry Cry”, la épica “Champion Of The World” o las brumas que arropan “Everyday Life”.

Si en algún momento de su carrera te gustaron Coldplay, deberías dar una oportunidad a este disco.

Escucha Coldplay – Everyday Life

10 comentarios sobre “Coldplay – Everyday Life (Parlophone/Warner)

  • el 22 Noviembre, 2019 a las 10:46 am
    Permalink

    Auténtica basura….estos tios no tienen fondo

    Respuesta
    • el 22 Noviembre, 2019 a las 10:51 am
      Permalink

      Si lo oyes más de 13 segundos llenos de prejuicios seguidos, te darás cuenta de que no es así. No es un mal disco. Para mi el mejor desde Viva la vida

  • el 22 Noviembre, 2019 a las 11:37 am
    Permalink

    Buen disco, sí señor. Una critica muy certera

    Respuesta
  • el 22 Noviembre, 2019 a las 1:46 pm
    Permalink

    Prejuicios? Me he escuchado el disco entero por aquellos tres discazos que sacaron, otros 40 y pico minutos de mi vida tirados a la basura, añadidos a los que malinvertí en toda la patraña que han sacado desde el X&Y… donde está la maldición de los 27 cuando se necesita!

    Respuesta
    • el 23 Noviembre, 2019 a las 12:54 am
      Permalink

      Tus padres son hermanos, ¿verdad?

  • el 22 Noviembre, 2019 a las 3:31 pm
    Permalink

    Pues me ha sorprendido mucho. No esperaba gran cosa y efectivamente es su mejor disco en bastante tiempo

    Respuesta
  • el 22 Noviembre, 2019 a las 6:07 pm
    Permalink

    Gracias al detallado artículo de Manuel Pinazo le daré una oportunidad al disco de Coldplay.

    De momento, he escuchado dos canciones y me han gustado mucho. Ojalá vuelvan por los fueros de sus primeros tiempos Chris Martin y cia.
    Saludos.

    Respuesta
  • el 24 Noviembre, 2019 a las 12:54 am
    Permalink

    Pinazo, se te ha olvidado nombrar X&Y, por alguna razón? jeje.

    Respuesta
    • el 24 Noviembre, 2019 a las 8:02 am
      Permalink

      Es que no era de los buenos ni de los malos, era meh, por eso no hacía ni falta 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.