Confeti De Odio – Hijos Del Divorcio (Sonido Muchacho)

Uno de los elementos más duros, y a la vez más clarificadores, es darnos cuenta de que nuestros referentes también son humanos. En este mundo nadie es perfecto, no hay nada que sea impoluto. Hay lazos que se desataron antes de que nosotros tuviéramos conciencia. La angustia, por decirlo de alguna manera, surge cuando durante el crecimiento vital te vas dando cuenta de estos detalles. En algunas ocasiones, es un proceso gradual, pero en otros es espontáneo. Al final el resultado es el mismo: la fachada que tú habías creado del otro se desvanece como un castillo de arena, ya sean tus padres, tus profesores o tus referentes culturales o políticos. Te das cuenta de que todos están igual de perdidos que tú.

Esta idea general es la que desprende el nuevo trabajo de Confeti de Odio, titulado Hijos del Divorcio. Un álbum donde Lucas Vidaur enfatiza en la lírica costumbrista, tan presente en la nueva oleada musical del indie español, para presentarnos doce cortes certeros en torno a la soledad, el desamor o la futurofobia.

Publicado a finales de septiembre del 2020, este trabajo supone su segundo elepé de larga duración, además del debut con la discográfica Sonido Muchacho. Un álbum muy esperado tras el éxito en la crítica que supuso Tragedia Española, disco que gozó de una prensa excelente y de bastante reconocimiento. Este nuevo proyecto confirma las virtudes y la esencia de ese trabajo, consolidando una fórmula personal basada en una lírica melodramática y una honestidad desbordante. Las canciones son sólidas y trabajadas. Hijos del Divorcio es un buen reflejo de la ironía, la inteligencia y la capacidad letrística innata que tiene este artista.

Un elemento que me parece bastante curioso de Confeti de Odio, y que habla muy bien del trabajo continuo que está realizando, es que ninguna de todas las canciones que ha publicado ha sido capaz de superar la barrera del millón de reproducciones (a diferencia de las que ha escrito para artistas como Amaia). Pese a ello, se ha convertido en uno de los músicos independientes más respetados, siendo capaz de crear un sonido distintivo en ambos álbumes.

Desde mi punto de vista, este nuevo trabajo está un escalón por debajo de su álbum debut. En ocasiones se hace anodino, repitiendo de diferentes maneras la misma idea global. Otras, en cambio, tira de una mayor imaginación para sorprendernos, como es el caso de “Déjales entrar”, un tema con mayor ruidismo o “En la oscuridad” una canción con carencias ochenteras.

Aun así, sin duda alguna, los dos grandes hits que sobresalen de este disco son “Sálvese Quien Quiera” y “El Malo final”. Dos canciones que representan muy bien la esencia de este nuevo trabajo.

La primera de ellas es una radiografía certera del momento que nos ha tocado vivir. Como ejercicio musical merece la pena escuchar esta canción y comprarla con “Sálvese Quien Pueda” del grupo Vetusta Morla. Ahí uno ve cómo ha evolucionado el mensaje y el sonido del indie español en apenas una década. En el caso del tema “El Malo Final”, uno de los primeros adelantos del nuevo disco, es una canción con toques pop rock noventeros que se mueve en la delgada línea entre la nostalgia, la desesperanza y la alegría.

¡Larga vida al drama pop!

Escucha Confeti De Odio – Hijos Del Divorcio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien