Las mejores canciones de la década de los 90 (4 de 5)

Se acerca el final de nuestra lista de las mejores canciones de la década de los 90, poco a poco vamos sumando nuevos temas a esta colección de canciones que hemos elaborado entre los redactores y las redactoras de Muzikalia.

Te dejamos con los puestos del 40 al 21:

40. Red Hot Chili Peppers – Under The Bridge

 

Cuando Hillel  Slovak, guitarrista de los primeros Red Hot Chilli Peppers, murió de sobredosis, Anthony Kiedis quedó devastado. Aquella temprana muerte fulminó sus ganas  de continuar cuesta abajo y sin freno. En el quinto álbum de los Peppers, Blood Sugar Sex Magic,  escribió una de sus mejores letras, volcando en ella su vacío y su sentimiento de pérdida.  “Under The Bridge” se eleva gracias al magnífico trabajo de un recién incorporado  John Frusciante y a los estratégicos coros del final ideados por el productor del disco, el señor Rick Rubin. Debajo de aquel puente, alguien echó a perder su vida. Kiedis y los suyos encontaron el éxito.

Berto Álvarez

39. The Cranberries – Zombie

 

Manteniendo la resonancia del folk irlandés sugerente y atmosférico de sus primeras canciones, pero inyectándole la mordiente y entrañas típicas del rock alternativo de la época, The Cranberries se descolgaron en No Need To Argue (1994), su disco más aclamado, con su canción por antonomasia. Compuesta en clave de denuncia hacia un atentado del IRA en la ciudad británica de Warrington, y con una contundencia instrumental insólitas hasta la fecha en la banda, la honda y polifacética paleta vocal de Dolores O’ Riordan, que basculaba desde el quejido más íntimo y supurante hasta la nota más estentórea, dominaba con brillantez la canción, y aportaba su rasgo más distintivo. La sobreexposición que sufrió jamás pudo quemar su grandeza ni minar su trascendencia.

Pedro Rubio

38. Family – La Noche Inventada

 

Fueron una estrella fugaz en una noche de verano. Javier Aramburu e Iñaki Gametxogoikoetxea legaron el DISCO -así, en mayúsculas- que ha marcado a toda una generación. El indie patrio es lo que es gracias en gran medida a Un Soplo En El Corazón. Siempre bordeando la fina línea entre lo trascendente y lo cursi, los donostiarras daban con la tecla maestra. Un álbum que de tan perfecto parece imposible, y que contiene esta “Una Noche Inventada” en la que comparten fantasías llenas de cohetes espaciales, noches pintadas de plata, y  un cúmulo de emociones garabateadas de una fragilidad aplastante.

Luis Moner

37. Edwyn Collins – A Girl Like You

 

Edwyn merecía este éxito. Al fin y al cabo él y unos cuantos más en el escocés sello Postcard inventaron el indie. Tras dejar a Orange Juice se embarcó en una carrera en solitario que tuvo aquí su pico. Un éxito que no tuvo continuidad y por eso el público le recuerda como one hit wonder, pero sumergirse en su discografía es sencillamente apasionante.

Juanjo Frontera

36. Placebo – Without You I’m Nothing

 

Un escalofrío se clava en la espina dorsal desde el primer segundo en que suena esta letanía sobrecargada de devoción, laceración y sumisión compuesta por Placebo. Un hilo de tensión que explota en un desgarrador crescendo final en el que nos disolvemos presa de la necesidad más brutal e irremisiblemente insaciable: la que se siente por quien lo es todo mientras su figura se difumina ante nosotros.

Raúl del Olmo

35. The Chemical Brothers – Hey Boy Hey Girl

 

Superstar DJ’s… Here we go! Dicho y hecho. The Chemical Brothers venían lanzados desde su anterior elepé, el celebrado Dig Your Own Hole, y acabaron la década con el genial Surrender, del que este tema se convirtió en su primer sencillo. Fue toda una declaración de intenciones: sus ritmos progresivos, acomodados a la más pura música sintética y a una sensación constante de éxtasis festivo, indicaban claramente hacia donde debían mirar las pistas de baile del nuevo milenio. Tremendamente influyente en la definición de su estilo, también lo fue para otros que vieron cómo se aflojaba un poco el corsé de la electronica y los acercaba a un futuro que ya había llegado.

Álvaro de Benito

34. Supergrass – Alright

 

Contaba Gaz Coombes en una entrevista que están bastante hartos de “Alright” y por eso no la tocan (casi nunca) en directo. Se entiende. Personalmente no creo que sea la mejor canción de Supergrass, ni siquiera de ese disco. Pero hay que reconocer que ejemplifica como pocas, quizá al lado de “Girls and boys” de Blur, la cara más hedonista y juguetona del britpop.

Raquel García 

33. Sr. Chinarro – Quiromántico

 

Si tuviera que escoger tres canciones de la primera etapa de Sr. Chinarro, una de ellas sería sin duda esta “Quiromántico”, incluida en su mejor disco de entonces, El porqué de mis peinados (1997). Un álbum extraño, con ese sonido oscuro en el que la voz apesadumbrada de Luque, los coros de Sandra y los teclados de Belmonte combinan con guitarras españolas, creando unas atmósferas a lo The Top de The Cure. Esta canción sigue siendo a día de hoy un reclamo en los bolos del ilustre sevillano.

Pablo Almendros

32. Mercury Rev – Holes

 

En los 90, la idea de álbum como concepto puntuaba al alza –tanto para grupos como para aficionados–, y no fueron pocos los que lograron completar discos con sentido global e intachables en su totalidad. Mercury Rev cumplieron ese cometido con el enorme Deserter’s Songs (1998) y “Holes” era la pieza que inauguraba tan destacada obra con seis minutos etéreos, de extrema delicadez y una belleza casi mística. Pura magia. 

Raúl Julián

31. Pearl Jam – Jeremy

 

Pensar en la historia de Jeremy Wade, un adolescente que se suicidó delante de sus compañeros en 1991, impacta de tal manera que la mayoría de las veces nos olvidamos del poder musical de esta canción. Eddie Vedder, profundamente dolido, escribió sobre la tragedia apoyándose en una de sus mejores interpretaciones vocales y logrando así uno de los temas más célebres del disco debut de Pearl Jam; Ten. El mensaje es desagarrador, la impotencia palpable, la rabia de Jeremy chilla cada vez que la escuchamos y nos sobrecoge. El videoclip no censurado es de los que marcan cuando lo ves a los quince años.  “try to forget this. Try to erase this.” No, no se olvida.

Berto Álvarez

30. PJ Harvey – Ride Of Me

 

Quizá Rid Of Me (1993) no sea el mejor disco de PJ Harvey (1993), pero sí es el más vibrante y directo, con permiso de su debut. La canción que le da título es todo un calambrazo de energía rabiosa a propósito de una ruptura amorosa. Uno de los imprescindibles de la británica, que disco a disco ha ido sorprendiéndonos con esa innata capacidad para mutar hacia lo inesperado.

Amaia Prados

29. Chucho – Magic

 

Es paradójico que un himno tan vitalista, luminoso y esperanzador como “Magic”, fuera escrito para un amigo agonizaba en el hospital. La canción más exitosa (de momento) en la carrera de Fernando Alfaro, se incluyó en el imprescindible Tejido de Felicidad (1999), pero fue compuesta en los últimos tiempos de Surfin’ Bichos. Esa base disco a lo Chic sobre la que Chucho daban rienda a su eclecticismo, contiene una letra que si el mundo fuera justo, hubiera desbancado al “Resistiré” ante cualquier episodio de resiliencia global: “Si preguntáis por mí, me encontraréis aquí, disfrutando del tiempo que me queda por vivir”.

Manuel Pinazo

28. Pixies – Velouria

 

Una canción menor dentro de un álbum mayúsculo, la senda correcta de una década grabada a fuego en la memoria del rock alternativo a nivel universal la iniciaba un Frank Black a pleno rendimiento, cuando cada movimiento de su banda era observado y jaleado en loor de multitudes. Luego volvió a intentar dejar constancia en solitario de que para él (y para muchos y muchas) este tema era esencial, algo que ya había quedado claro desde el principio.

JJ Caballero

27. U2 – Stay (Faraway, So Close!)

 

El tema “Stay” supone uno de los incontables instantes mágicos de U2. Su vocalista de leyenda, Bono, declaró en la revista Rolling Stone que, probablemente, ésta era la mejor canción de toda la discografía de esta histórica formación. Fue durante las sesiones de grabación del LP Zooropa, cuando el cuarteto recibió una petición del cineasta Wim Wenders para ver si tenían una canción para su film, aún en rodaje, ¡Tan lejos, tan cerca!. De tal modo, los músicos irlandeses visionaron dicho metraje para inspirarse y hacer nacer dicha composición.

Txus Iglesias

26. Soundgarden – Black Hole Sun

 

Chris Cornell convirtió una noticia de TV malentendida, en el hit más memorable de Soundgarden. Declaró en varias ocasiones que construyó la lírica simbólica y oscura, en torno al contradictorio título “Black Hole Sun”. Un surrealista juego de palabras, libre de ser llevado al universo que a cada uno le parezca, como en el apocalíptico video promocional. Sin duda, una de las mejores alineaciones de letra, música e imagen que existen.

Paco Mayoral

25. Björk – Bacherolette

 

El huracán creativo que desató la islandesa Bjork en el arranque de su carrera hizo cumbre en Homogenic, obra que consiguió acercar el pop más vanguardista al gran público, obteniendo un reconocimiento tan unánime como merecido. Épicos arreglos de cuerda, programaciones y ritmos híper noventeros y su inimitable y poderosa voz se mezclan en canciones como “Bachelorette”, uno de los himnos de una década que sin ella habría sido mucho más aburrida.

Edu Cornejo

24. Teenage Fanclub – Neil Jung

 

Teenage Fanclub fueron un milagro de los 90. Como REM unos años antes, pero de una manera más clásica, tras unos inicios más ruidosos relanzaron el sonido limpio y cristalino de los primeros Byrds y lo adaptaron al fin de siglo. Posiblemente su mejor álbum sea Grand Prix (1995), y no menos de cinco canciones del disco podrían aparecer en esta lista. El juego de palabras en el título entre Carl Jung (el psicoanalista) y Neil Young (el músico) tendrá su rollo, pero de Teenage Fanclub lo que nos enamora son sus melodías y armonías como las que aquí lucen de manera inmejorable.

Fidel Oltra

23. Nick Cave & The Bad Seeds – Into My Arms

 

En 1997 Nick Cave confirma su cambio de registro, de profeta apocalíptico gira a crooner romántico sentado al piano. The Boatmans Call es un disco de ruptura, donde el desamor goza de todo el protagonismo y la canción que lo abre “Into my arms” es el mejor exponente del Cave baladista en la que los versos se resbalan dejando un rastro de sublime hermosura.

Carlos Artero

22. El Niño Gusano – Pon Tu Mente Al Sol

 

La irresistible portada de El Efecto Lupa fue lo primero que me convenció para adquirirlo, y alguien que tenía el suficiente valor para bautizarse como El Niño Gusano hizo el resto. El tristemente desaparecido Sergio Algora lideró una banda que sobre todo derrochó pop e inteligente humor a raudales, además de una vitalidad que sigue iluminando días presentes: “No, ninguno de nosotros estamos hechos con frío”.

Chema Domínguez

21. Beastie Boys – Sabotage

 

Hace cuarenta años nacieron los Beastie Boys, la revolución musical que nadie esperaba. Un conjunto ecléctico, pionero, salvaje y sobre todo irónico. Su cuarto álbum de estudio, Ill Communication (1994), es una mezcla de hip hop , jazz -funk, hardcore, punk, rock, entre muchos otros estilos. Este trabajo fue su segundo disco en llegar a la primera posición en las listas Billboard y la culpa fue de la última canción grabada, “Sabotage”. Un himno inmortal dedicado al productor de sonido que les pedía rapidez a la hora de la composición.

Víctor Terrazas

 

(Carátula Las mejores canciones de la década de los 90: Álvaro de Benito)

Disfruta de la playlist ‘Las mejores canciones de la década de los 90’

Consulta también:

Las mejores canciones de la década de los 90 (Del 100 al 81)
Las mejores canciones de la década de los 90 (Del 80 al 61)
Las mejores canciones de la década de los 90 (Del 60 al 41)
Las mejores canciones de la década de los 90 (Del 40 al 21)
Las mejores canciones de la década de los 90 (Del 20 al 01)

 

5 comentarios en «Las mejores canciones de la década de los 90 (4 de 5)»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien