León Benavente (La Riviera) Madrid 14/11/19

Noche fría y desapacible en Madrid la del jueves para lo que se presumía en clara antítesis un concierto de caldeado ambiente y volcánica defensa escénica.

La primera de las dos veladas consecutivas en las que León Benavente abarrotaría La Riviera presentaba un variopinto público expectante por la salida del cuarteto. Vamos a volvernos locos (19) se ha erigido como su obra cumbre; un compendio de todos sus logros en el que construyen, si es que no lo tenían ya, un discursos rabiosamente propio, reconocido e intransferible. Un disco hecho y pensado para su defensa en directo, una de las virtudes que más ha ido afinando también la banda.

De esta manera, fueron sus temas los que dieron arranque al show: “Cuatro monos”, “Amo” –deliciosamente obsesiva y tensa- y “Como la piedra que flota” asomaron bastante hercúleas y electrónicas, con un Abraham Boba que como frontman ha ido ganando un peso espectacular y el resto de músicos ejerciendo de máquina engrasada metrónoma.

La llegada de dos canciones pretéritas como “La ribera” y “Se mueve”, de su extraordinario EP En la Selva (17), caldeó bastante el ambiente y permitió desencorsetarse a público y músicos, con los primeros lances de comunión sudorosa y expansiva entre ambos.

Tras una discretísima “Mano de santo”, a todas vistas menor en su notabilísimo nuevo trabajo, tiempo de que asomaran himnos de su disco homónimo, las muy celebradas “Estado provisional” y “Ánimo valiente” que, sin embargo, a quien les escribe le sonaron fuera de contexto e incluso interpretadas con cierto automatismo.

Pero fue justo el momento en que afloraron otra ración de temas nuevos cuando el concierto logró por fin adquirir altura y ya surcar el olimpo de las grandes veladas de ahí hasta el final. Unas resultonas “volando alto” y “No hay miedo” dieron paso a tres interpretaciones apocalípticas seguidas de su flamante disco 2 (16), auténtica pieza vertebradora entre los primeros León Benavente y los actuales, un álbum que gana a cada escucha aún a día de hoy. Apoteósicas “Aún no ha salido el sol”, una rabiosísima “Tipo D” y una desquiciada “California” precedieron, antes de los agradecimientos pertinentes al equipo de gira, a dos trallazos recientes de altura: la dislocadísima y debilidad particular de mi persona que es “Disparando a los caballos” y uno de sus cénit compositivos y auténtico monumento al nihilismo de estos tiempos líquidos que es “Ayer salí”. Por entonces, la sala echaba fuego por las cuatro esquinas y León Benavente se retiraron en loor de multitudes.

Al poco, regresaron para rubricar un bis ganador por antonomasia con esa canción tan doliente que es, cómo no, “La canción del daño” –ojito al extraordinario estado compositivo actual en cuanto a letras por parte de mi estimado Abraham boba desde sus tiempos en solitario- , una descomunal “Ser brigada”, poderosísima y necesaria más que nunca, y ese final llevado al paroxismo con “Gloria”.

En efecto, “tengo el país que me merezco”. Un país que debiera pensar si se merece un grupo del empaque, inspiración y arrojo de León Benavente.

4 comentarios sobre “León Benavente (La Riviera) Madrid 14/11/19

  • el 15 Noviembre, 2019 a las 8:08 am
    Permalink

    Son la banda española con el mejor directo. Apabullantes

    Respuesta
  • el 15 Noviembre, 2019 a las 9:07 am
    Permalink

    Mano de santo es una de sus mejores canciones

    Respuesta
  • el 15 Noviembre, 2019 a las 3:11 pm
    Permalink

    En una crítica todo es opinión, pero la tuya es muy muy mala.

    Respuesta
    • el 15 Noviembre, 2019 a las 8:39 pm
      Permalink

      Anda mira, uno de VOX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.