Lingua Ignota – Caligula (Profound Lore)

Kristin Hayter vuelve a aporrear la puerta de entrada que da acceso al infierno en el que yacen las más celestiales voces de la experimentación más cruda. Caligula es, tras Let the Evil of His Own Lips Cover Him (2017) y All Bitches Die (2017), el tercer larga duración que presenta la californiana, y el primero que no es autoeditado. Podría ser una señal de reconocimiento o simplemente la lógica en el crecimiento de una de las artistas más enigmáticas que ha parido el final de la década, pero lo que está claro es que ese salto no ha interferido lo más mínimo en la concepción de su particular mundo y en su asunción como enviada para perpetuar la angustia vocal como el más personal y efectivo vehículo para la catarsis.

Lingua Ignota sigue asombrando al mundo con su calidad interpretativa vocal, con una variedad de registros que, inevitablemente, nos recuerdan a esas grandes intérpretes que, envueltas en un aura de misterio y ocultismo, han influido notablemente en los estilos más innovadores. Podríamos trazar así un segmento horizontal en el cual uno de los extremos sería Lisa Gerrard y el otro Diamanda Galás y un segmento vertical con Jocelyn Pook y la última Nico para tratar de posicionar Caligula. Por ejemplo, el tema con el que se inicia este paso por el purgatorio, “Faithful Servant Friend Of Christ”, podría ubicarse en ese punto de polifonía, de conexión de una instrumentalidad clásica y rasgada con la de unas voces corales que producen un delicioso efecto. Lo extremo de “Do You Doubt Me Traitor” avanza que no vas a poder estar tranquilo, pero que tampoco vas a querer estarlo. No es un viaje sosegado, desde luego, pero nadie lo ha pedido.

El reconocimiento del Ars Antiqua como parte fundamental en la composición o las distintas fuentes clásicas de la que bebe Kristin Hayter son más que evidentes. Si “If The Poison Won’t Take You My Dogs Will” se aproxima a una cantata escénica en la que los coros se han suprimido en favor de bellos estertores, en “Butcher Of The World” la aflicción aflora sobre la base de “Music for the Funeral of Queen Mary”, de Henry Purcell, provocando un delicioso contraste sonoro, pero de una coherencia final maravillosa. Existen momentos en los que se puede tomar algo de aire, como en “Sorrow! Sorrow! Sorrow!”, “May Failure Be Your Noose”-en el que la instrumentación parece liderar la épica-, o en “Fragant Is My Many Flower’d Crown”, antes de enfrentarse a las advertencias de “Days Of Tears And Mourning” o de la intranquila “Spite Alone Holds Me Aloft”, que golpea conciencias sin descanso.

Para los últimos cortes, Lingua Ignota reserva la calma que viene detrás de toda tempestad. “Fucking Deathdealer” ilustra el fin, la muerte, la moraleja -más que moraleja, el sino inevitable- de manera magistral, una alegoría al descanso eterno que enlaza como “I Am The Beast”, magnífica pieza con la que Hayter se despide hasta la próxima con la sensación de que su nombre ya merodea el panteón de las grandes voces de la experimentación de este siglo.

Escucha Lingua Ignota – Caligula 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.