The Black Crowes: De Entre Los Muertos

The Black Crowes se reúnen y hay que reflexionar. Vamos, si uno quiere. Porque es una reunión relativa (como tantas otras). Vuelven a juntarse Chris y Rich Robinson, los hermanos cainitas, la voz y la guitarra, autores de todas las canciones de la hasta hace poco extinta banda. ¿Tienen derecho moral a hacerse llamar The Black Crowes? Hombre, pues sí. Son los escritores de las canciones. ¿Que a lo mejor esta reunión se hace por razones pecuniarias? ¿Y cuál no? Los hermanos parecen más centrados que nunca en las entrevistas y se muestran comprensivos el uno con el otro, pero también es verdad que las cosas estaban muy mal entre ellos y resultaba difícil imaginárselos juntos de nuevo. No deja de ser una alegría que haya concordia, sin embargo, los sentimientos encontrados son inevitables.

Los Robinson han decidido no contar con ningún miembro clásico del grupo para esta refundación, no han llamado a gente que ayudó mucho a darle sabor a sus composiciones. Hablamos de músicos del nivel de Johnny Colt, Marc Ford y Steve Gorman, aunque este último estaba claro que no iba a ser invitado al reencuentro después de haber publicado su descarnada biografía. Por un lado, es lógico que los hermanos hayan querido hacer borrón y cuenta nueva, pero a cambio han perdido el carácter de banda. Ahora The Black Crowes son un dúo acompañado de asalariados, que es lo que la marca ha tendido desde mediados de los noventa, pero esa realidad es más patente que nunca. Y la química no va a ser la misma, algo que se pudo comprobar en su actuación en el programa de Howard Stern.

 

Eran Chris y Rich más cuatro tipos que tocaban de maravilla pero que en absoluto se les veía comprometidos con el tesoro de los hermanos. Y es que, para estar rodeados de gente que vaya absolutamente a muerte con sus canciones, los Robinson tendrían que haber llamado a los mencionados Colt, Ford y Gorman, gente que no iba a tener problemas en mirarles a los ojos y hablarles a las claras. ¿Habría sido más problemático todo? Seguro, pero también más auténtico. Esta banda nueva que los hermanos han fichado suena de miedo, pero falta feeling. Está todo en su sitio, pero hay algo que parece haberse perdido. Quizá el ambiente de familiaridad tan necesario en un grupo de rock clásico. Puede que simplemente se trate de una cuestión de rodaje, que a los tres conciertos del tour todo el mundo esté más integrado, pero ahora mismo la sensación es la contraria.

 

Por otro lado, la gira celebra el aniversario de su disco debut, Shake your money maker (1990), anunciando que lo tocarán entero además de algunos hits. ¿Esto qué quiere decir? Que va a ser un tour de grandes éxitos. Hay que tener en cuenta que de las diez canciones que componen el disco, cuatro son clásicos ineludibles (“She talks to angels”, “Jealous again”, “She talks to angels” y la versión del “Hard to handle”) y otras cuentan con mucho seguimiento entre sus fans (“Thick n’ thin”, “Stare it cold”, “Sister luck”). Súmale las necesarias (“Sting me”, “Thorn in my pride”, “Remedy” y “Wiser time”) más un par de versiones (en sus mini conciertos de retorno en NYC y L.A hicieron “It’s only rock and roll”) y tenemos el repertorio ganador con el que los Robinson pondrán el mundo a sus pies. Porque que nadie lo dude, esta maniobra les va a salir muy bien. Por una parte es lógica, por otra las grandes caras del grupo siempre fueron ellos -además de sus únicos autores- y están en forma. Chris sigue siendo súper carismático y cantando magníficamente, así que todo va a ir bien. Si dejan espacio a sus nuevos fichajes y los tratan como compañeros, quizá la química en el escenario crezca.

 

2 comentarios sobre “The Black Crowes: De Entre Los Muertos

  • el 19 Noviembre, 2019 a las 8:39 am
    Permalink

    poderoso caballero es don dinero

    Respuesta
  • el 19 Noviembre, 2019 a las 10:48 pm
    Permalink

    mientras las paginas de muzikalia se llenen de artículos de unos black crowes aunque sea a medio gas, y esto haga que decrezcan los artículos de j.balvin y Taylor shit, solo por eso ya merece la pena su regreso.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.