Aisha Blue: aire fresco de la sierra madrileña

Una palabra que siempre me ha gustado es “serendipia”; tanto por su musicalidad como por su significado. Literalmente, serendipia es un descubrimiento valioso e inesperado fruto de la casualidad. En demasiadas ocasiones encontramos grupos o canciones que nos gustan de manera accidental, ya sea digitalmente (cómo puede ser leyendo este artículo), o de una manera más física, por ejemplo, entrando en una estación de metro justamente cuando está tocando un artista. Y es que, muchas veces los mayores placeres de la vida nacen justamente de lo que no está planificado, de lo fortuito.

Para mí, escuchar por primera vez a Aisha Blue fue fruto de una casualidad, de estar en el lugar adecuado en el momento preciso. Un grupo perfecto para expresar una palabra con tanto significado. Un dueto formado por Jaime y María que conforman una unión que nació hace menos de un año en la sierra madrileña; aunque ellos se conocen desde hace más de una década, lo que es prácticamente la mitad de su vida. Una simbiosis perfecta entre una voz cálida y suave y otra robusta y poderosa.

Lo primero que pensé al escuchar fue ¿por qué no los habré conocido antes? Aisha Blue es un soplo de aire fresco dispuesto a descontaminar la polución de la urbe madrileña. Sonidos que nos recuerdan a un folk, con un fuerte carácter norteamericano, ejecutado como un dueto de forma magistral. De momento, no podemos encontrar en internet las diferentes canciones que tienen, pero sí las podemos escuchar en sus directos. Una de esas canciones que sí tienen en la nube es “Plastik”, un tema en el que oímos ese sonido folk mostrando las voces de cada artista en el momento que la canción lo necesita. Una ejecución magnifica de un tema que nos explica el sentimiento de la juventud frente el paso del tiempo, y, como, pese a las circunstancias, debemos seguir hacia adelante.

 

Encontrar grupos magníficos de forma casual siempre es un placer, pero también es necesario apoyar la música novel. Sin artistas como Aisha Blue (y tantos otros) que están empezando sus carreras musicales, sin locales donde estos grupos puedan mostrar su vitalidad y sin revistas como esta que les den la oportunidad de que puedan llegar a un público más amplio, la música perdería el sentido de ser. No debemos dejar todo en manos del azar, aunque, muchas veces, este nos pueda sorprender como este grupo me sorprendió a mí.

Aisha Blue en Facebook

En Spotify

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.