The Raconteurs – Broken Boy Soldiers (XL Recordings – Everlasting)

A Jack White no se le vio en plena forma durante la última actuación de los White Stripes en España (Barcelona, 19/10/2005). Pocas veces había resultado tan evidente lo agotador que resulta eso de cargar con todo el peso de los Stripes y defender su propuesta formal y sonora sobre el escenario. Por eso no sorprende que Jack White haya decidido tomarse un respiro. Claro que para él eso de descansar significa escribir unas canciones junto a Brendan Benson, reclutar a la sección rítmica de los Greenhornes, grabar un disco e irse de gira. Son The Raconteurs. Su debut, Broken boy soldiers, no depara grandes sorpresas (más adornado y matizado que cualquier cosa de los White Stripes, más duro que el trabajo anterior de Benson), pero es un disco incontestable. Diez canciones, 34 minutos sin tregua. Un ejercicio de power-pop que convencerá a los seguidores más exigentes de Big Star o Teenage Fanclub. Y por supuesto ocupará un digno lugar junto a la discografía de los White Stripes.

Jack White sigue brillando en su nuevo rol como coprotagonista. La colaboración con Benson le permite relajarse un poco y jugar con un sonido más enriquecido sin perder inmediatez. Los diálogos entre voces y guitarras son la baza ganadora de Broken boy soldiers. Ambos autores están presentes en cada momento del disco, ya sea en primer o segundo plano. Hilando fino, adornándose, pero siempre alrededor de buenas canciones. Nada de rellenos ni desperdicios procedentes de los respectivos proyectos principales, cosa rara en una banda paralela. El pop contundente domina el álbum (“Steady as she goes”, “Hands”, “Level”), aunque a veces toma formas más reflexivas (“Together”) o se combina con el folk (“Yellow sun”) y el blues (“Blue veins”).

El debut de los Raconteurs es un gran escaparate para que Benson y los Greenhornes accedan a un público mayor; y sobre todo es la confirmación de que el líder de los White Stripes es incapaz de entregar un disco flojo. Siempre, siempre hay que estar atento a lo que se cuece en la cocina de Jack White.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien