Mark Lanegan + Duke Garwood (Teatro Lara) Madrid 25/05/16

Si hay algún artista generoso con sus reiteradas visitas a la geografía española, ese no es otro que Mark Lanegan. Ya sea solo o acompañado, defendiendo su cancionero propio o a través de sus múltiples proyectos y colaboraciones con otros artistas, el norteamericano se prodiga sin ningún tipo de mesura por nuestras tierras.

Para esta ocasión, volvía a hacerlo junto a Duke Garwood de nuevo como invitado. Su colaboración conjunta nos regaló en su día Black Pudding (13), trabajo algo esquivo, de cariz acústico y bluesy. Personalmente, no es de lo que más me ha deleitado de su carrera, pero en vivo la fusión de ambos talentos prometía brindarnos una estimulante velada.

El propio Duke Garwoord, acompañado de su guitarra en solitario, fue el encargado de abrir la noche con un escueto show denso, intrincado y pantanoso. Estimulante para unos, aburrido para otros.

A los pocos minutos, llegó Mark Lanegan con su gesto adusto y su pose imponente, acompañado de sus más que eficientes guitarra y bajista en su última gira, junto al propio Duke Garwood en un discreto segundo plano.

La verdad es que los que disfrutamos de su fabulosa última gira del infravalorado Phantom Radio (14) hace un año (leer aquí), más aún si hemos visto al ex – Screaming Trees en multitud de ocasiones, no encontramos nada especialmente destacable en esta velada salvo el cambio de formato –sigo sin disfrutar esa suerte híbrida de concierto semi-eléctrico-acústico carente de batería sobre el escenario, una tierra de nadie en mitad de nada-.

Otros aspectos que en lo personal restaron puntos a esta cita –que no tienen por qué ser defectos en sí mismos, sino apreciaciones subjetivas- fueron las escasas variaciones de Mark Lanegan en sus repertorios (las contadas sorpresas esta vez fueron en forma de versiones) y ninguneos alarmantes a buena parte de su extraordinaria carrera (cero concesiones a cualquier canción anterior a Bubblegum (04), costumbre que se está convirtiendo en tristemente habitual).

Evidentemente, la profesionalidad, el estado de forma y la deslumbrante garganta de Lanegan impiden hablar en forma alguna de decepción, pero sí es verdad que algunos artistas de primer nivel se acomodan en unos determinados tics escénicos y manías que les convierten en predecibles para los fans más fieles (eso sí, no para aquellos que pasaban por allí “porque había que estar para que nos vean, que esto es un teatro”, considerablemente numerosos esta vez).

Aún así, momentos a retener los hubo, sobre todo aquellos que demostraron la valía de recientes composiciones como “Torn red heart” o “I am the wolf”, la intensa versión de “On Jesus’ program”, un estimulante “Mescalito” –del trabajo a pachas con Garwood– y, especialmente, una explosiva a la par que desnuda interpretación de “Halo of ashes”, canción que abría ese dechado de belleza atemporal que es Dust (96) de Screaming Trees.

2 comentarios sobre “Mark Lanegan + Duke Garwood (Teatro Lara) Madrid 25/05/16

  • el 27 Mayo, 2016 a las 2:55 pm
    Permalink

    Pero si toco Low y alguna de los Screaming (como decís al final), ¿cómo que no toca nada más viejo que Bubblegum?

    Respuesta
    • el 19 Junio, 2016 a las 3:54 pm
      Permalink

      Low, es ya un clásico que siempre toca, en cada concierto. Soy muy fan, lo he visto siempre que he podido, pero es cierto que se está haciendo demasiado predecible respecto al repertorio. De su actitud en el escenario, poca innovació se puede esperar, Lanegan es así, un tío con esa personalidad ni va a cambiar nunca y menos a estas alturas de su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.