The Rolling Stones – Blue and Lonesome (Virgin)

Antes de que The Rolling Stones se erigieran reyes desde la cumbre del rock and roll y de que pisaran el escenario de estadios rebosantes, Sus Satánicas Majestades tocaban blues. Aprendieron música con este género y se familiarizaron con las guitarras y la armónica practicando el sonido de Muddy Waters. Sus primeros discos fueron versiones de temas clásicos de blues hasta que, poco a poco, fueron moldeando su propia identidad que los convirtió en una de las leyendas de la historia del rock.

Aunque las últimas (y escasas) nuevas composiciones las tuvimos en el recopilatorio GRRR!, con “Doom and gloom” y “One more shot”, hacía 11 años que los Stones no sacaban un nuevo álbum de estudio, desde el rock and roll de A Bigger Bang. Ahora, los glimmers twins y compañía se remontan a sus raíces con un disco que se convierte en su primera obra completa de blues y que no fue buscado ni planeado. Blue and Lonesome no es el álbum que planeaban grabar, pero quizá la pasión y su amor por el blues fue demasiado grande como para resistirse a una sesión improvisada de clásicos del género que derivó finalmente en un nuevo álbum de versiones. Por este entusiasmo, esta espontaneidad, esta sinceridad y estas ganas de hacer blues, Blue and Lonesome destaca mucho más de lo que lo haría un mero disco de covers.

Es un sonido blues como el que producían antaño, pero diferente, como regocijándose en la eterna juventud que parecen poseer. Un sonido mucho más pulido, curtido tras medio siglo de experiencia, aunque sin esa crudeza propia del género, pero que demuestra una exquisita y cuidada producción detrás. La voz de Jagger sigue potente y remonta el vuelo rejuvenecida buscando protagonismo para cederle el turno a la fantástica armónica.

Es un álbum impulsivo que recoge el sonido Stone más puro envuelto en las canciones que les llevaron a convertirse en una banda. Han conquistado ya el rock and roll y ahora vuelven al sonido que los llevó a lo más alto, recuperan sus raíces como un agradecimiento tardío por convertirles en lo que son ahora, devolviendo el blues a una posición de importancia de la que ha carecido desde que lo desbancara el nuevo pop rock de los 60. Si el sonido vigoroso y explosivo de Blue and Lonesome es un avance del espíritu que vendrá en un próximo álbum de, por fin, nuevo material, no puede haber mejor presagio.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.