El columpio asesino – El columpio asesino (Astro Discos)

El sexteto navarro El Columpio Asesino irrumpe con fuerza en el panorama musical con un disco de debut homónimo que, lo primero que deja ver es un afilado imperdible en su portada, tan afilado como sus riffs de guitarra, tan brillante como sus bases electrónicas y sobre todo, haciendo gala de una incontestable actitud punk, que en este disco llevan hasta las últimas consecuencias, sin ser, ni mucho menos un disco de punk.

¿Cómo consiguen esto?, pues mezclando con descaro y con una absoluta falta de prejuicios todos los estilos, creando atmosferas cargadas e hipnóticas, con ciertos tintes pseudocinematográficos en “The chemical lovers”, repletas de matices electrónicos, con una trompeta omnipresente (“Muerte de un trompetista”), o dejando asomar su buen gusto a la hora de incorporar cuerdas y vientos (“Lehiotik”).

El Columpio Asesino arrancan de manera espectacular con “Your man is dead”, rebosante de fuerza y energia, para pasar posteriormente de la dulzura y suavidad de “Lehiotik” al inquietante ritmo krautrok -siempre apoyado en un colchón electrónico- de “El evangelista”, que se radicaliza en el siguiente corte, “Castigadora”, acelerando los beats y jugando con el theremin y con las burbujas electrónicas más intesas del disco… un delirio.

Las melodías más marcadas llegan con “Motel” y “Ye ye yes”, los momentos más ambientales con “pistolero” (la que cierra), y la cúspide del disco la pone “Vamos”, una patada en el estómago, un guiño a los Pixies, con break beats demoledores, una voz salida del infierno y un riff arrebatador que va ganando terreno, distorsión, ruido, melodía, tensión, ¿dónde han estado El Columpio Asesino todos estos años?.

Señoras, señores, estamos ante uno de los discos -de debut o no- del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.