Embassa’t [Festival Independent del Vallès] (Parc Catalunya) Sabadell 19-21/05/22

El festival Embassa’t es uno de los eventos con más solera del Vallès. Desde 2009 en este certamen se dan cita lo más granado de la escena emergente catalana, así como una buena cantidad de artistas de relumbrón dentro de los parámetros del indie que, cada año que pasa, le ha ido dando más prestigio.

El Parc Catalunya es un escenario idóneo para escuchar música al aire libre ya que es el “pulmón” natural más grande de la ciudad ocupando más de 45 hectáreas, y con una buena acústica. Allí nos reunimos una buena cantidad de público (5000 personas según la organización) en los tres días, ya que el cuarto estuvo destinado al público infantil (actuó El Pot Petit, grupo que se dedica a dar espectáculos con gran éxito por la comunidad catalana).

Mucha gente joven con ganas de divertirse, bastante treintañero tirando de carritos de bebé que no querían perderse el festival de su ciudad, y muy buenas vibras se respiraba en el ambiente. Además, en las tres jornadas nos aprovechamos de un tiempo estupendo.

El jueves 19 se inauguraba el Embassa’t en el escenario Principal con la mallorquina Maria Jaume. La artista cada vez tiene más tablas y se siente muy a gusto encima de un escenario. Acompañada de bajo y batería estuvo desgranando algunas de las canciones de su último disco Voltes y Voltes. Cadencias suaves, casi etéreas, entre ecos a Americana y pop de trazo miniaturista.

Tarta Relena merecen mucha más repercusión de la que están teniendo. Ofrecieron un set espléndido lleno de resonancias a la literatura clásica latina y griega, a Björk y a Maria del Mar Bonet, a la electrónica minimalista, y los experimentos vocales. Una revelación.

El plato fuerte del día eran Mishima. Con una expectación enorme salió al escenario la banda de David Carabén y compañía. Presentaban su nuevo y notable disco L’aigua Clara, y sonaron estupendos como siempre. Mishima son veteranos en el festival ya que actuaron en las ediciones de 2012 y 2018, y el público les respondió a su fidelidad coreando cada uno de los estribillos, o con silencio sepulcral si era menester.

El viernes 20 empezó en la carpa Club con el masajeo ambient de la dj Alicia Carrera (co-fundadora del sello Maga Circe junto a Donato Dozzy), y luego nos dirigimos al escenario Yeearphone a ver a Bonitx. Música con referencias ochenteras y R&B, así como letras de emancipación de género hicieron bailar a los que allí estábamos al solano. Mención aparte merece su versión de “Voy a Ser Mamá” de Almodóvar & McNamara, reconvertida en balada con mucho sentido y sensibilidad.

La sabadellense Santa Salut es una rapera de vieja escuela. Sus referentes hay que buscarlos en la música de Public Enemy, en Jungle Brothers y en la Daisy Age. Un concierto divertido, quizá demasiado naïf, pero la chica promete mejores logros.

Las Shego me parecieron irresistibles. Las cuatro amigas de Madrid tienen una actitud escénica que engancha. Ellas lo tienen, esa cosa que hace que te quedes embelesado mientras escuchas sus sencillas tonadas a base de riffs punk y aguerridos redobles de bombo.

Lo mejor del día -y de todo el festival para quien esto escribe- fue la actuación-performance de Rodrigo Cuevas. El ovetense presentaba “BARBIAN”, o su peculiar forma de fusionar zarzuela y cabaré con sonidos electrónicos. Compositores como Chapí o Sorozábal escribían canciones colmadas de personajes que parecían sacados del lumpen arrabalero, y Cuevas las interpreta creando una puesta en escena hibridando lo popular con lo queer. Magnífico.

Ladilla Rusa son un mundo en sí mismos. Ellos son simpáticos, aciertan con los estribillos, reivindican lo popular – y la chabacanería si es necesario-, y están en el negocio para divertirse y divertirnos con sus descacharrantes temas. Muchas risas, y mucho baile mientras coreamos “KITT y los coches del pasado”, ese himno sobre la liberación sexual cuyo video -curiosidades de la vida- se grabó en Sabadell, y muy cerca de mi casa.

El sábado 21 triunfaron las propuestas de Dani y Alizzz. Dani cuajó una actuación excelente repasando los temas de veinte. Tecnopop de fantasía, italopop, y una vitalidad que hizo bailar al más pintado.

Alizzz es otro artista con mucho talento como ha demostrado tanto en sus producciones como en su álbum de debut. Sonidos bailables y estribillos coreados a grito pelado. Además, subió -para sorpresa del personal que ahí estábamos – una risueña Amaia para interpretar “El Encuentro”. Todo bien, gracias. Hasta el año que viene.

Fotos: Embassa’t

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien