Entrevistamos a Delafé (Óscar D’Aniello)

Hace unos años un colega me habló de Facto Delafé y las Flores Azules y al escuchar el primer disco quedé impresionado. Luego me aficioné a sus canciones y, cada cierto tiempo, cuando sacaban algo nuevo, allá que andaba buscándolos. Han tenido varios cambios de nombre y, ahora, quien rige el mismo es Óscar D’Aniello, ¿Qué porqué se llama entonces Delafé? Lean la entrevista y entérense. Hacen un pop con reminiscencias raperas, pero es un rap no estridente ni de marca neoyorkina, sino de ese tipo que un pureta como el que os escribe puede escuchar sin poner mohines. Pasado el tiempo soltaron a Facto y hace poco a las Flores Azules. Ahora se presenta solo como Delafé, y acaba de sacar Hay un Lugar, un disco autoeditado con melodías magistrales y donde la falta de una voz femenina general es suplida con diferentes colaboraciones. Y le ha quedado tan guachidiflai que me puse en contacto con el chaval para hacerle unas preguntejas. Y accedió y todo, oye. Tiene la mañana hasta las trancas de entrevistas y nosotros somos los primeros muy de temprano. Puntuales como un inglés, a la hora acordado, me pongo en contacto y esta es la charleta que tuvimos. Parecíamos tan amiguis que hasta le hice bromas como las que hago entre colegas. A fin de cuentas somos de la misma generación, y eso pues tiene su cosa. Óscar es un buen tipo en el buen sentido de la palabra bueno. Con ustedes, Delafé.

“Solo colaboro con gente que admiro”.

¿Es este disco un ajuste de cuentas con el pasado?

A ver, no me lo he planteado así. Vosotros los de prensa musical sois muy intensos y yo estoy casi recién levantado. (La entrevista tuvo lugar a las 10 en punto de la mañana, que conste en acta). Este es el disco que necesitaba hacer y el que el cuerpo me pedía. El primero con el nombre de Delafé fue un poco salir del paso. Lo había planteado con Helena, pero tuve que acabarlo sin ella. Además, aquel se grabó deprisa y corriendo y en este he invertido mucho tiempo. Al principio tenía otra idea en la cabeza y vi que no me gustaba, por lo que viré a otro estilo. Está hecho a súper fuego lento; con decirte que en el anterior de Delafé tardé veinticinco días y para este he invertido dos años, hazte una idea. Cada canción tiene el sonido que necesita, requiere y pide. No hay ni un solo detalle del mismo sin múltiples revisiones. Por tanto, ni una sola canción de Hay un Lugar está ahí por estar.

Lo que me he dado cuenta es que casi todos los colaboradores forman parte de tu Delafé radio en Spotify, ¿buscas ahí quién canturree contigo?

No sería mala idea, pero no. En realidad solo colaboro con gente que admiro. La Bien Querida es mi artista preferida, todo lo hace con mucha clase, calidad, sus letras llegan y su voz más. Además es una persona inmensa, y sus composiciones tienen un vocabulario especial. Y como no podía hacer canciones con Helena, hablé con ella y me echó una mano. Ana es la esencia del pop en España, eso es así. (En todo lo que dice de ella yo voy asintiendo con la cabeza; pienso intiquito sobre LaBienQue). Al igual que Soleá Morente me servía para el tono flamenco que requería la canción. ¿Y qué decir de Carlos Sadness? Es un gran amigo, a la par de artistazo. Tal vez con quién dudé más fue con Delaporte. Al principio no sabía cómo encajarla, pero luego descubrí que era perfecto para la canción en la que aparece. Soy alguien que estudia mucho el tipo de música que hace el artista y cómo funciona su voz en esto o aquella melodía. La Bien Querida es muy fan de New Order, y por eso en la canción donde ella colabora la esencia del synth-pop es más agudizada.

A mi una churri me devolvió una casete en los 90 y, al final, grabó un “vete al carajo, puto friki”. A ti, sin embargo, te canta La Bien Querida; ¿era tu vida adolescente tan así o más bien un vete al carajo, puto friki?

Lo segundo, lo segundo, claro. Lo que pasa es que en las canciones uno suele idealizar todo. Pero yo era un tipo que le costaba horrores acercarse a las chicas. Me juntaba con varios colegas, igual de rarunos, y las mirábamos con cierto idealismo. ¿Sabes eso del amor platónico? Pues así. Coincido con el chico de la canción en que a ambos nos gustaba mucho un cierto tipo de música pero, por lo demás, a mí más bien me ha pasado lo que tú narras. Lo que se cuenta en Mixtape bien podría ser una secuencia de la nouvelle vague, no más; ya sabes, el amor del verano, el perdón, la chica arrepentida y todo muy modo bucólico.

 

 

Luego viene la versión modo OBK del “Si está bien” de Los Planetas, ¿es porque el tema cumple 25 años y ha envejecido bien?

Soy un superfan de Los Planetas. Es un grupo con el que he nacido y con el que empecé a escuchar algo más de pop español. Yo venía de los Pixies, los Pulp, The Cure y gente así y, de buenas a primeras, llega Jota y los suyos y sacan canciones que molan, escritas en castellano y con un sonido brutal. Entonces quedé enganchado a ellos. Y si esta canción cumple 25 años quiere decir que hace un cuarto de siglo que la considera un trallazo.

 

 

Yo también creo que es brutal, lo curioso es que, segundos antes, la mencionas en la letra de mixtape siendo la que cierra la casete que le regalas a la churri, ¿alguna conexión oculta?

Pues mira, muy bien hilado. Exactamente es lo que quería. Si te das cuenta cuando termina ese track digo “para ti esta canción” y no es la que ha terminado; le dedico a la chica justamente la versión synth-pop del clásico planetario. Y como hablo de que el amor duele tanto, qué mejor que hacerlo que con una melodía que empieza diciendo “Si todo va tan bien”, pues realmente quiero expresar la supervivencia en las situaciones conflictivas del amor. Es una deuda que el chico que escucha esa casete tiene con la chica a la que abandonó y, años después, descubrió, al encontrar esa cinta perdida, que la chica no lo había mandado al carajo, sino al contrario.

Casi un musical…

Sí, podría ser un musical hilvanando las canciones. Oye, estás muy al quite.

Chico, es que llevo levantado unas horitas. Otra cosa, a ver, veo que eres muy de enterrar el pasado. Lo hiciste con el documental ‘Ciao Pirla’ y ahora este disco donde entierras tu época más frívola.

Pues puede ser. Creo que este disco, más que un ajuste de cuentas con el pasado, es para hacer las paces con el presente. He ido, musicalmente hablando, a sitios donde nunca antes había viajado. En mi anterior disco había mucha oscuridad, mucha época de estar terriblemente jodido; la separación con Helena, la muerte de mi padre… Si lees las letras de ese disco te das cuenta que son modo Nacho Vegas. Sin embargo ya, en esta obra, voy a un lugar nuevo, por eso se llama así.

“Quiero expresar la supervivencia en las situaciones conflictivas del amor”.

¿Y con Helena entonces buen rollo?

Sí, sí, ella está casada, tiene dos hijos y la música ya no es su interés. ¿Qué le vamos a hacer?

La portada entonces…

Es un tipo que viene de una hecatombe y mientras detrás hay fuego, radioactividad, humo… delante todo es limpio y él camina hacia el frente, erguido, sin mirar atrás y con ganas de continuar. Le importa lo que ha quedado atrás, solo se esfuerza por caminar y salir de ahí. Ya tengo 42 años, y como todo cuarentón, ando muy ligado a la nostalgia. Pero también soy de los que me digo que hay que mirar hacia adelante.

Bueno, y con tanto artista invitado, ¿cómo planteas el directo?

Pues me he gastado un pastón y voy a llevar de gira conmigo a La Bien Querida, a Carlos Sadness y Soleá Morente.

 

 

¿En serio?

Es coña, ¡Ojalá!, pero no me lo puedo permitir. Por de pronto La Bien Querida está presentando su BRUJERÍA y lo va a petar, seguro. Se lo merece. Nosotros vamos a llevar a una corista, María Prades, de Barcelona, que canta genial y tiene un timbre de voz que encaja perfectamente con todas ellas.

¿Y eso de auto editarse mola?

Bueno, tiene sus cosas buenas y sus chungadas. La verdad que Warner no estaba muy por la labor de sacar algo nuevo porque el anterior trabajo tenía DVD, varias discos y no cumplió las expectativas. Entonces, como esto es negocio, he decidido sacarlo por mi cuenta. Lo bueno de esto es la libertad absoluta, claro. Lo malo, que todo te lo tienes que hacer tú y eso es un engorro que no veas, tanto la promoción, como hablar con festivales y demás, pero bueno, oye, a todo se hace uno. Y que conste que yo no tengo problemas ni quejas con Warner, eso que quede claro, pero he decidido hacer este trabajo de esta manera. No sé, lo mismo el siguiente vuelvo al hogar. O no. Quién sabe.

Lo que si te digo es que las canciones de este disco son geniales para el macarraque y la caidita de Roma; ¿lo sabías?

Pues no me lo había planteado, la verdad. Jajaja, pero me hace gracia que me lo digas. Lo que falla es que no tengo voz tipo Barry White, ¿sabes de quién hablo?

Yes, yes, pero te falta sudar un poquico.

Sí, y me sorprende porque mucha gente me lo ha comentado y te juro que he intentado hacer canciones menos sexy.

Bueno, es que eso a veces sale sin pensar. Por ejemplo, a mí me parece supersexy aquella del bulli

Venga ya.

Tal cual. Bueno, y no te quiero retener más… la última pregunta.

Pues me lo estoy pasando del carajo.

Para que veas. Y eso que ha sido tempranete. ¿lo de Delafé a qué viene? Si tú te llamas Oscar D’Aniello

Uy, pues es una historia que se remonta a la prehistoria. A ver, estuve viviendo en Londres entre 1999 y 2002. Cuando llegué allí pensé que iba a estar todo el tiempo que si Pixies, Suede, The Cure, los Pulp y gente así, pero resultó que no. Me tiré esos cuatro años escuchando soul, reggae, rap… Entonces, cuando retorné en 2003 me puse a escribir y quería hacer rapeo positivo. Había un grupo llamado Delasoul, ¿recuerdas?

“Fat fat, uh/ and along came pos/ fat fat” (Canturreo)

Esa gente. Y bueno, en vez de De La Soul me puse Delafé, como una modernura. Entonces otro colega dijo que él era Facto y cuando entró Helena dijo que ella sería Las flores azules.

Pues vaya batiburrillo, ¿no?

Te voy a confesar algo; si pudiese volver atrás no me llamaría así. Creo que el próximo disco lo sacaré como De y ya, al siguiente, como Prince; un símbolo y voy que chuta.

Jajaja, menudo truhán. Bueno, Delafé, Dscar, De, muchas gracias, y espero que vaya bonito.

A vosotros.

Te recordamos las próximas fechas de Delafé

14 NOV BARCELONA SALA APOLO 2

23 NOV GRANADA SALA ALIATAR

29 NOV LEÓN EL GRAN CAFÉ

30 NOV GIJÓN SALA ACAPULCO

28 DIC LA POBLA DEL SEGUR SALA CTRETZE

18 ENE GRANOLLERS LA NAU B1

Un comentario sobre “Entrevistamos a Delafé (Óscar D’Aniello)

  • el 11 Noviembre, 2019 a las 10:43 am
    Permalink

    Muy buena la entrevista, me ha gustado mucho

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.