Llum + Nick Garrie – Loco Club (Valencia)

 

Desde un punto de vista estrictamente egoísta, la de anoche fue una velada muy especial, magnífica, inmejorable. Supongo que los promotores (Hurrah!) no pensarán lo mismo, porque lo cierto es que daba cierta pena ver a dos tipos tan singulares como Jesús Sáez (Llum) y Nick Garrie actuando ante apenas unas 15 personas. Seguramente un jueves a las 20:30 no es la mejor hora para un concierto de estas características, aunque pensar qué hubiera sucedido otro día y a otra hora es simplemente hacer cábalas. En cualquier caso lo cierto es que a la salida, hacia las 22:30, pudimos (mi compañero Jorge Salas me acompañaba) observar como un considerable número de personas hacían cola esperando para entrar a ver la actuación del grupo 84, como parte de “Girando por salas”. En fin, ellos se lo perdieron, y nosotros nos lo ganamos.

Llum 01

En primer lugar actuó Jesús Sáez, presentando en solitario y en acústico su personal proyecto Llum ante una docena de personas sentadas y en absoluto silencio, algo muy de agradecer. Tal como anunció al empezar, Llum ofreció un espectáculo diferente, adaptado a la situación. A solas con su guitarra, repasó algunas de las canciones de su álbum de debut Limelight (Jabalina, 2012), intercalando jugosos comentarios entre ellas y llenando con su saber hacer y una interpretación impecable los huecos que dejaban la falta de otros instrumentos y, principalmente, la ausencia de los coros y los hermosos arreglos que pueblan su álbum. Tuvimos también la oportunidad, en uno de los momentos más emotivos de la tarde/noche, de escuchar la canción “Eixos dies, aquelles nits”, publicada hace unos meses en un single especial para la colección Delicatessen, de Jabalina. Llum aprovechó para presentar algún tema nuevo no grabado todavía, pero no puedo olvidarme de dos magníficas versiones que, ante el sepulcral silencio del poco público presente, nos pusieron la piel de gallina: la hermosa “San Diego Serenade” de Tom Waits, y una sorprendente “Baby” de Caetano Veloso y Gal Costa. Para cerrar su miniactuación volvió a echar mano de Limelight, acabando con el tema “Love me (prove that you will)”, convertido en una reivindicación del rock de los 50, con irónica mención a los tupés incluida.

Llum 03

Casi al mismo tiempo que Llum se bajaba del escenario, se subía al mismo Nick Garrie y arrancaba su actuación, también a solas con su guitarra, con la magnífica “Ink pot eyes”, incluida en su ahora mítico álbum de 1969 The Nightmare of J.B.Stanislas. Nick estuvo también muy hablador entre canciones, explicando pacientemente la génesis de muchas de ellas, relacionándolas con episodios de su vida, con sus viajes y con su estancia en París. Nos anunció que iba a repasar su vida a través de su música, y así lo hizo. Sorprendió su interpretación de “Wheels of fortune”, otro clásico de su debut, ante las esperadas complicaciones que supone llevar al directo una canción tan barroca y llena de arreglos, pero Nick salió airoso de la situación y llevó el concierto a un nivel de intimismo y delicadeza que me hizo sentir muy especial por estar allí, y me imagino que lo mismo les ocurriría a los otros 14 espectadores presentes en la sala.

Nick Garrie 01

Tras repasar varios de los temas de The Nightmare of J.B. Stanislas, Nick Garrie pasó a repasar su etapa parisina, de la que sonaron varios temas entre los cuales destacó “The Street Musician”, inspirado en una película de Charles Chaplin según contó a los asistentes. Tras alguna anécdota sobre la gira española que llevó a cabo junto a Leonard Cohen en los 80, le llegó el turno a su disco de 2009, 49 Arlington Gardens, del que sonaron dos de sus mejores canciones: “She hides behind the sun” y “Lovers”. También lo hizo una alegre “Stay `til the morning comes” para la que pidió la colaboración del público. Teniendo en cuenta lo exiguo del mismo hicimos lo que buenamente pudimos pero, tal como el propio Garrie comentó, “a veces hay una electricidad corriendo entre el artista y el espectador, y eso no depende de la cantidad de gente frente a la que estés actuando”, y precisamente eso pareció suceder junto en ese momento.

Nick Garrie 02

Tras una brevísima pausa, más bien un amago de finalización, tuvimos una exquisita sesión de bises, que empezó con su nuevo (en realidad es también una canción de los 80) single “Rainy Days in Sunny Sidney”, que continuó con la magnífica “Twilight” de su último álbum, con la rareza “I`m on your side” y que finalizó a lo grande encadenando otras dos joyas de su debut: “Little bird” y “Evening”.

Nick Garrie 03

Un concierto para disfrutar y para recordar. Para los promotores tal vez fue un fracaso, pero para la quincena de privilegiados que estuvimos allí, sencillamente será difícil de olvidar.
La gira de Garrie seguirá en las próximas fechas: Alicante (8 de marzo), Albacete (9 de marzo) y Madrid (Sala El Sol, 10 de marzo). Un consejo: aprovechad la ocasión y no cometáis el mismo error que cometió anoche Valencia.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.