The Unthanks – Last (Rough Trade)

The Unthanks son un grupo británico de folk formado básicamente alrededor de la familia Keegan: las hermanas Rachel, Becky y Niopha, y el marido de Rachel, Adrian McNally. Consideraciones familiares aparte, lo importante es que The Unthanks están unánimemente considerados en las Islas Británicas como el grupo de folk más importante de los últimos años, y eso es algo a tener en cuenta.

La música de The Unthanks se basa en una curiosa mezcla de folk inglés clásico, arreglos orquestales mínimos y, sobre todo, una profunda y desasosegante sensación de anacrónica tristeza, de languidez eterna, de emocionalidad errante. Sensación acrecentada por la voz de las hermanas Rachel y Becky, triste, suave, casi fantasmal. Como un cruce entre Antony y Bjork.

Su cancionero se alimenta principalmente de temas tradicionales del folk inglés, pero allá donde Fairport Convention, Steely Span o Pentangle exploraban su vertiente más festiva y popular, The Unthanks se regodean en los temas más melancólicos. Incluso los que originalmente son más bailables, como “My laddie sits ower late up” o “Canny Hobbie Elliot”, son ralentizados (la primera sobre todo) y acompañados de una manera minimalista, como no atreviéndose a disfrutarlos, como buscando el pesar latente tras toda alegría.

También incluyen en sus álbumes versiones de temas más actuales tanto de folk (“Give away your heart”, escrita por Jon Redfern para protestar contra la intervención británica en Iraq) como de otros estilos algo más distantes. Las elegidas esta vez son “No one knows I’m gone” de Tom Waits, cuya tristísima letra encaja como un guante en la atmósfera melancólica del disco, y “Starless” de King Crimson, de la que realizan una genial versión que casi supera la original: una lacrimosa trompeta sustituye a la guitarra de Robert Fripp y convierte su melodía, ya angustiada de por sí, en algo más deprimente todavía. Un torrente de belleza.

La única canción original del disco, “Last”, no se queda atrás y mantiene perfectamente el nivel y el concepto del disco. Se nota que su estructura es más moderna, pero la melodía de piano y la conjunción de voces permiten al oyente seguir flotando fuera de toda concepción temporal.

Un disco para los amantes del folk británico que prefieran los pianos y los violonchelos a los acordeones, las mandolinas o las gaitas, pero perfectamente apto para todos los públicos. Sobre todo para los todavía busquen ternura, tristeza y emoción en una canción.

Escucha en Spotify: The Unthanks – Last

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.